Alimentos 2014

Te contamos lo que se lleva este año en nutrición y cuáles son los nuevos "súperalimentos" que estamos empezando a ver en el mercado.
Yolanda Vázquez Mazariego -
Alimentos 2014
Alimentos 2014

Si te gusta estar al día y probar alimentos nuevos para mejorar tu rendimiento deportivo y tu salud, aquí tienes lo que viene pegando fuerte en alimentación. Las últimas tendencias en alimentación con frutas y verduras exóticas, dietas, suplementos nuevos o vitaminas y minerales que se imponen por sus propiedades a las demás y muchos otros alimentos, algunos desconocidos y otros que siempre han estado ahí y ahora se redescubren porque aportan algo especial. Así que, ha tocado hacer un trabajo de investigación y espionaje para saber lo que nos viene pisando fuerte y ponernos al día con lo que se va a llevar esta temporada 2014 en la mesa y en el mercado.

Repasando, repasando, los alimentos nuevos no son tan nuevos, en realidad hay muchos alimentos que se han consumido en Europa desde la antigüedad y que su consumo ha caído en desuso como ocurre con la remolacha, que ahora sólo se encuentra en conserva, y hay que encargarla en la verdulería para comerla fresca y natural. Otros alimentos son también tradicionales pero muy caros y solemos utilizar las alternativas más baratas como ocurre con el azafrán y el condimento alimentario. Y como todos los años, nos llegan alimentos de lugares remotos y nombres exóticos y difíciles de pronunciar, pero que son tradicionalmente consumidos en esa zona porque son saludables y un alto contenido nutricional, y hasta que los investigadores no han empezado a trabajar con ellos, encontrar sus principios activos y demostrar científicamente al mundo médico que son realmente beneficiosos, no se han hecho famosos en el resto del mundo.

  • Aceite de coco

En clase de nutrición nos enseñaron que el aceite de coco era una de las peores grasas, por su contenido en ácidos grasos saturados, a pesar de ser una grasa vegetal. Ahora resulta que los expertos estaban equivocados, y como pasó con el aceite de oliva, el de coco ha pasado de ser malo a ser muy recomendable. Y es que la grasa de coco es rica en Ácidos Grasos de Cadena Media (MCFA’s) y no de cadena larga o muy larga como los de las carnes grasas. Los hawaianos ya lo sabían, por eso no dejaron de usar su aceite de coco y ahora gozan de buena salud. El aceite de coco tiene efecto antibacteriano, antiviral y antifúngico por su contenido en ácido láurico, capricho, caprílico y caproico. Se ha puesto de moda por la dieta que siguen algunas celebrities para adelgazar que incluye aceite de coco, 2-3 cucharadas al día, por su efecto acelerador del metabolismo. Y es que el aceite de coco no sólo aporta menos calorías que otros aceites vegetales, es que además, a pesar de ser una grasa, ayuda a perder peso porque el tipo de ácidos grasos no se acumula en las células de reserva en forma de grasa, sino que se metaboliza directamente en el hígado para producir energía. Para las personas deportistas el aceite de coco es una fuente de energía en forma de grasa con sabor dulce y peculiar que se puede utilizar para hacer barritas caseras, galletas y bizcochos con sabor a coco y un efecto termogénico y energizante.

  • Pandahai

Es una semilla que infusiona al contacto con el agua hirviendo abriéndose como una flor. Se bebe la infusión y se come el Pandahai. Protege el organismo, ayuda a adelgazar, mejora las funciones del intestino, tanto en caso de diarrea como de estreñimiento, reduce el colesterol, refuerza el hígado, ayuda a prevenir y curar las inflamaciones del sistema urinario, alivia el dolor de garganta, la tos y protege los pulmones. Es muy rica en minerales como calcio, magnesio y potasio. Prueba a llevarla en el bidón para hidratarte durante los entrenamientos añadiendo zumo de limón o de naranja para darle un toque ácido y refrescante.

  • Remolacha

Fueron los romanos los que extendieron su cultivo allá por donde iban conquistando tierras. Ahora se cultiva para obtener azúcar de mesa, y es bueno volver a recuperar el consumo de remolacha cruda porque es una raíz con muchas propiedades nutricionales y medicinales y este año 2014 se convertirá en uno de los alimentos favoritos e alimentación deportiva, porque en los últimos meses se han publicado varios estudios con deportistas en los que se comprobó que los corredores de fondo podían correr hasta un 5% más rápido después de comer remolacha durante varias semanas y los ciclistas podían pedalear durante más tiempo y a alta intensidad después de tomar jugo de remolacha fresca. Las propiedades de la remolacha se deben a la mezcla de nutrientes poco habituales: en su composición predominan los carbohidratos y fibra, por lo que es un alimento energético y de bajo IG, que proporciona energía de larga duración y es saciante y te ayuda a no pasar hambre si estás perdiendo peso. Destaca su contenido en vitamina C antioxidante y antiinflamatoria y en folatos, un tipo de vitamina B que ayuda a regenerar las células y prevenir la anemia. Y es buena fuente de minerales como el manganeso, sodio y magnesio. Pero lo que realmente es interesante de la remolacha son los nutrientes poco habituales que contiene, y es que aporta altos niveles de nitratos, que se convierten en ácido nítrico en nuestro cuerpo, e induce a la relajación de la musculatura lisa, dilatando los vasos sanguíneos (disminuye la presión sanguínea) aumentando el flujo sanguíneo. Esto se traduce en que llega más oxígeno y nutrientes a los tejidos, especialmente a los músculos activos durante el ejercicio, por eso se llama a la remolacha ‘EPO’ natural. También es una fuente de betaína, un nutriente que le da el color rojo morado intenso, y que protege al hígado, ayuda a depurar este órgano de toxinas y los daños por dieta rica en grasas y azúcares y alcohol, hasta evita que se depositen grasas en el hígado previniendo el hígado graso. Y la betaína también ayuda a reducir la concentración de homocisteína, un marcador de inflamación celular y daño cardiaco. No te asustes si tus heces y orina son de color rosado después de comer remolacha cruda, esto se conoce como beeturia, y es normal. Tan sólo debes tener precaución por su alto contenido en oxalatos, que pueden favorecer la formación de piedras en el riñón y vesícula y disminuir la absorción de calcio.

Publicidad
  • Dátiles

Es otro alimento que es conocido, pero poco utilizado, se asocia a las bandejas de frutos secos de Navidad y poco más, pero viene pegando fuerte porque es uno de los alimentos energéticos que puedes tomar antes y durante los entrenamientos, por su alto contenido en azúcares de liberación lenta y fibra, junto a vitaminas B3 y B5, que intervienen en el metabolismo energético, por lo que no sólo te ayudan a  mantener el ritmo y evitar la "pájara" en el ejercicio de larga duración, también evitan que pases hambre y como aportan potasio, tienen efecto diurético y te ayudan a "afinar". 

Son alimentos para tus músculos y nervios por su contenido en magnesio, mineral que ayuda a mantener la función muscular y nerviosa, por eso se utiliza para prevenir los calambres musculares y evitar la fatiga. Aporta hierro y cobre vegetal que te ayudan a prevenir las anemias y a mejorar el aporte de oxígeno a los músculos.  L

  • Judías Adzuki

Son unas judías rojas de origen asiáticos con un gran contenido en antioxidantes, fuente de carbohidratos, fibra, proteína vegetal y potasio y zinc. Su contenido en fibra soluble y potasio ayuda a equilibrar los niveles de colesterol y a reducir la presión sanguínea. El aporte de zinc ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre controlados y protege las articulaciones de la inflamación.

  • Bayas incas

También se conocen como goldenberries o gooseberries, son la fruta fresca o seca de la uchuva o Physalis, familia del tomate.  La fruta fresca es una baya amarilla de sabor ácido y refrescante y que vienen envueltas en una cápsula que parece papel, muy exóticas. También se encentran como pasas amarillas, de sabor dulce y ácido. Esta fruta es originaria de América, y se utiliza mucho en repostería pero ahora viene pisando fuerte porque contiene altos niveles de antioxidantes, bioflavonoides antiinflamatorios, vitaminas A y C en altas dosis y minerales como el calcio, hierro y fósforo, combinados con proteína vegetal.  Las bayas incas cuidan la vista, son detoxificantes,  y ayudan mantener el peso por su contenido en fibra, su efecto diurético y también porque estimulan el metabolismo.

  • Fenogreco

Es una semilla aromática que en nuestras tierras se conocía como alholva, y es  ingrediente de muchas recetas tradicionales de cocina árabe, china e india Nuestras abuelas la utilizaban para "engordar" a los niños flacos y sin apetito, porque es una planta digestiva y antiinflamatoria y con un alto contenido en carbohidratos y mucílagos. En su composición hay muchos fitoquímicos como esteroides, taninos, flavonas y saponinas que ayudan a ganar masa muscular, equilibran el colesterol y triglicéridos, previenen y curan los resfriados y dolores de garganta y además alivian los dolores menstruales y los síntomas de menopausia. Como también regulan los niveles de glucosa en sangre y ayuda a evitar la diabetes, las semillas en pasta o en barritas caseras son un buen alimento para comer antes y durante el ejercicio y evitar las "pájaras" en los entrenos largos.

  • Algarroba

Otro alimento de post-guerra, conocido como el "chocolate de los pobres", que ahora ha vuelto como súperalimento por su alto contenido energético, con un 50% de contenido en carbohidratos, vitaminas B1, B2, B3 y betacaroteno, y minerales como el potasio, fósforo, magnesio, calcio, silicio y hierro. Contiene taninos antioxidantes y un alto contenido en fibra que alivia los problemas digestivos. La harina de algarroba es perfecta para las personas celiacas para hacer galletas y barritas energéticas, bizcochos y hasta helados, por su textura para hornear y su sabor y color a chocolate.

  • Semillas de chía

Ya suenan y se encuentran más fácilmente, lo mismo ya las has probado. Destacan por su alto contenido en ácidos grasos omega-3, son la alternativa a estas grasas saludables si no te gusta o no quieres tomar pescados, y así te ayudan a reducir los niveles de inflamación, mantener la energía y mejorar la salud cardiovascular y proteger el cerebro del envejecimiento. También aportan fibra soluble, proteínas vegetales, carbohidratos de bajo IG, minerales como el calcio, hierro, selenio y zinc, y a pesar de su alto valor calórico te ayudan a evitar ganar peso porque se comen en pequeñas cantidades y son saciantes y reconstituyentes. Puedes comerlas solas, una cucharadita al día, pero te recomendamos que las tengas a mano para añadirlas a ensaladas, sopas y muesli, y utilizarlas para hacer barritas energéticas caseras y espolvorearlas en los panes y postres caseros.

Publicidad
  • Mango africano

Este tipo de mango proviene de la costa Oeste de África, y se ha puesto de moda porque según un estudio científico, el extracto y las semillas de esta variedad de mango ayudan a acelerar el metabolismo de forma natural, incrementando la quema de grasas de reserva. Como todos los mangos, tiene un alto contenido en vitamina A y fibra soluble que también ayuda a reducir el apetito. Es difícil de encontrar por su origen, pero se puede encontrar como suplemento en extracto de semillas.

  • Miel Manuka

Este tipo de miel proviene del polen de las flores del árbol de Manuka (Leptospermum Scoparium), originario de Nueva Zelanda, utilizada por los maoríes para curar infecciones y heridas.  Es una miel muy especial, porque tiene doble poder antiséptico, ya que además de contener la enzima que producen las abejas para elaborar la miel y que produce el peróxido de hidrógeno antiséptico, también contiene los fitoquímicos antisépticos del néctar de la flor de Manuka, que han recolectado las abejas. Su valor y eficacia se mide con el factor UMF (valor mínimo 10), porque hay una reglamentación para evitar fraudes ya que es muy escasa. Es un alimento que funciona como antibiótico, con una gran efecto para prevenir y eliminar infecciones de hongos, bacterias y virus. También es una miel digestiva y antiinflamatoria, se utiliza para curar la úlcera péptica, ya que elimina la bacteria Helicobacter pylori, y es eficaz para tratar infecciones por estafilococos y E. Coli. Y se puede utilizar para aplicar en la  piel, especialmente en heridas que no cicatrizan y quemaduras.

  • Espirulina

Es un algo azul-verdosa que se toma como suplemento y es muy conocida entre las persona vegetariana por ser una de las mejores fuentes de proteína vegetal con un 65% de proteína con los 8 aminoácidos esenciales. También se han encontrado que contiene más de 100 nutrientes que ayudan a reforzar el sistema inmunológico, a aumentar la energía con efecto "taza de café", pero sin cafeína. Equilibra los niveles de colesterol y azúcar en sangre, disminuye la presión sanguínea y hasta te protege de tumores y te ayuda a perder peso porque reduce el apetito al ser un alimento muy completo.

 

  • Azafrán

El azafrán auténtico, no el colorante naranja que lo sustituye, proviene de los estigmas color naranja de la flor azul-violeta: "Crocus sativus", que como ya indica su nombre latín, es una planta medicinal por su contenido en carotenoides como la crocetina, crocina, picrocrocina, antocianos como la delfinidina y aceites esenciales como el safranal. Todas estas sustancias con nombres raros tienen efectos muy saludables que hacen del azafrán un alimento antioxidante, sedante, expectorante, digestivo, antiinflamatorio, antitumoral y hasta afrodisíaco, y es que es estimula las contracciones uterinas, de ahí que no se recomiende tomar en los embarazos.

  • Kale o col rizada

Es una verdura con hojas rizadas, que ya empieza a verse en los mercados por sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y detoxificantes. Aporta sólo 34 calorías por plato y tiene muchas propiedades. En realidad es una "vieja conocida" que tiene mucha historia: la trajeron de Asia los romanos, y se consumió en Europa habitualmente, servía para todo, ¡hasta decían que podía curar los envenenamientos con setas venenosas! Considerada comida de "pobres", se cultivó en los jardines de los ricos durante la segunda guerra mundial, ahora ha vuelto a las mesas "redescubierta" por los chef televisivos de EE.UU. y Reino Unido por su alto contenido en vitaminas A, K, C y B6 , y minerales como el cobre y potasio. Es una buena fuente de calcio vegetal pero, a diferencia de otras verduras, es pobre en ácido oxálico, una sustancia que interfiere en la absorción del calcio, así que ayuda a mantener los huesos fuertes y prevenir la osteoporosis. Como prima hermana en la familia del brócoli y coles, es una verdura rica en compuestos azufrados que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y la aparición de tumores, y protegen de infecciones, y es más popular que el resto de las coles porque no desprende el olor a "repollo" al cocinarla. La col rizada se suele consumirse cruda como ensalada o en jugo,  ligeramente cocida.  También se hornean las hojas para hacer unas "chips" verdes crujientes que se pueden desmenuzar como polvo para espolvorear en los platos y se conocen con el nombre de furikake, un condimento más fácil de digerir con alto contenido en calcio.

  • Kelp

Es un alga marina con altos niveles nutritivos que incluye las vitaminas A, B, C, D, E y K, así como minerales, proteínas y fibra. Su consumo regula las funciones cerebrales, digestivas y circulatorias, de acuerdo con la Universidad de Hokkaido, Japón.

Publicidad

Según la compañía Innova, en la última feria Europea en Frankfurt de Ingredientes y Alimentación, las tendencias y los superalimentos para el 2014 se basan en "volver al pasado para conseguir la salud del futuro". Que como diría mi abuela se resume en que: "todo está ya inventado". Aquí te dejo las tendencias y el "fondo de armario" de lo que se va a "llevar" en nutrición este año que empieza:

1. Menos es más. La crisis ha dado la vuelta a la compra semanal, ahora hay que mirar los precios y no desperdiciar comida, por eso los consumidores han de reducir sus gastos y comprar comida de calidad, a buenos precios.

2. Reducir la comida basura de una vez y recuperar el placer de la comida lenta y compartida. Acabar con la comida fácil y empaquetada que se ha extendido por todo el mundo es una norma en muchos hogares, especialmente cuando hay niños que alimentar, y por fin los gobiernos de muchos países están cambiando las normas porque los efectos del consumo de comida rápida están saliendo muy caros en gastos  sanitarios. Recuperar las recetas tradicionales, para sentarse a la mesa con amigos y familiares es lo que se va a llevar.

3. Alternativas a las alternativas. Si los edulcorantes sustituyeron al azúcar, los alimento Light a las grasas saturadas y la leche de soja a los lácteos, ahora se vuelve a dar la vuelta a la tortilla para sustituir de nuevo a los sustitutos que no han resultado tan buenos como se pensaba y se buscan nuevas alternativas naturales como la stevia para dar sabor dulce, o las leches vegetales de almendra, arroz, avena, etc.  Al final… ¡volveremos al principio!

4. Conoce lo que comes. Ya empezamos a exigir saber mucho más de lo que compramos: no sólo la lista de todos los ingredientes, colorantes y preservante, sino las cantidades, de donde vienen, si son orgánicos, transgénicos, ecosostenibles, de mercado justo y quién los cultivó. La nueva corriente es comer lo que se cultiva cerca de donde vivimos y conocer al agricultor o al ganadero que te proporciona el alimento para tener plena confianza en su trabajo y evitar intermediarios.

5. Come lo que has visto crecer. No hay mejor forma de asegurarse que la comida es orgánica que si plantas tus propio huerto o tienes tus propias gallinas…, aunque sea en la terraza, como ya se hace en las azoteas de Londres y Nueva York. Es una tendencia que ya han empezado nuestros jubilados españoles con la crisis, cultivando en pequeñas parcelas en el pueblo o en huertos urbanos. No sólo es barato, te mantiene en forma y fomenta el ‘trueque’ entre los amigos y vecinos que también tienen su propios huertos.

6. Ayunos controlados para adelgazar. La nuevas dietas para adelgazar se basan en periodos de ayuno intermitente como la "fast diet" o dieta 5:2 que nos viene de Inglaterra. Es una dieta en la que se puede comer normal durante dos días a la semana, pero hay dos días en los que sólo se puede comer 600 calorías al día. La idea es volver a recuperar la sensación de hambre y sacrificio, y los que la siguen no solo dicen que han adelgazado sin sufrir mucho, si no que se encuentran con más vitalidad y energía y que hasta tienen mejores niveles de colesterol y de azúcar en sangre. Habrá que esperar a los estudios médicos, pero es lo que nos viene este 2014, aunque a los deportistas ya nos suena el concepto de entrenar en ayunas y pasar hambre para acostumbrar a los músculos a utilizar las reservas de glucógeno y glucosa durante el ejercicio. Habrá que probarla.

7. Hidratación sin azúcares con bebidas sencillas. Las bebidas para deportistas han pasado a tener colores llamativos y envases de diseño, pero lo cierto es que pagamos mucho por agua con azúcares, vitaminas y minerales. Ahora queremos volver a la simplicidad, tenemos claro que no solo necesitamos agua para hidratarnos, pero no queremos que nos compliquen la vida, queremos bebidas más simples, formuladas con lo último en suplementación deportiva, lo mejor, pero naturales y sin tanto marketing que encarece el producto.

8. Cafeína al alza. Cada vez más estudios demuestran las propiedades antioxidantes de este alcaloide. No sólo el café y el té te ayudan por su capacidad revitalizante, que ayuda a aumentar el estado de alerta y prolongar la resistencia física, también porque tiene efectos saludables, ayuda a quemar grasas, previene algunos tipos de tumores y hasta retrasa el envejecimiento. Eso sí, mejor controlar la dosis y tomar cafeína con moderación para evitar problemas de hipertensión y alteraciones del ritmo cardiaco.

9. Preocupación por los "abandonados" en la alimentación. La infancia y la tercera edad van a ser los nuevos nichos de mercado para diseñar alimentos funcionales adaptados a las poblaciones no adultas con necesidades tan especiales como diferentes. Los niños necesitan hacer más ejercicio y comer alimentos sanos y sabrosos para evitar el problema de obesidad infantil que existe, y los "abuelos", ya no llevan bastón, están mejor que nunca. Se estima que para el 2050 el planeta estará poblado por personas mayores de 60 años, y saben que para estar sanos en forma, necesitan una nueva nutrición adaptada a sus necesidades.

10.  Apps para comer mejor. Las aplicaciones en los smartphones, tabletas y ordenadores ya nos simplifican la vida, pero también pueden ayudarnos a comer mejor y en el 2014 vas a encontrar que alimentarte mejor es más fácil si te descargar la app que te ayuda a perder peso, hacer la compra semanal con lo que tienes que comer si quieres correr un maratón, o te calcula las calorías que has gastado con el entrenamiento y qué alimentos te van mejor para recuperarte. Todo esto y mucho más, puedes encontrar en tu dispositivo digital. Un mundo nuevo combinado con las redes sociales para encontrar amigos para entrenar o intercambiar recetas, los mapas que te localizan los restaurantes o tiendas donde encontrar estos nuevos superalimentos, y por supuesto… la revista Sport Life digital para tenerla siempre a mano y ponerte al día.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...