New Balance Fuel Cell Lerato; ¡placa de fibra de carbono para correr a diario!

Fernando Chacón (www.emotionrunning.com)

lerato3
lerato3

Hace años apenas existían 6-8 nichos de zapatillas, hoy en día son casi incontables. Si repasaramos qué marca fue la primera en crear tal o cual nicho seguramente el nombre de New Balance se repetiría. La actividad en la marca de Boston es frenética y es que aunque no inventaron la placa de carbono sí que contraatacan llevándola a una zapatilla de entrenamiento de gran empaque. ¿Ponerle una placa de carbono y un compuesto hiperreactivo a una zapatilla que pesa 339 gramos y que obviamente no se va a mover a velocidad de vértigo? Pues sí, porque a ese dueto de ingredientes se le pueden sacar muchos más usos.

A POR TODAS

Desde siempre ha habido matrimonios mal avenidos en esto de hacer zapatillas. Si querías una zapatillas estable debías huir de medias suelas muy blandas, si querías una zapatilla muy confortable por tacto lo llevabas mal para lograr una estabilidad sobresaliente y qué decir de obtener una respuesta medio decente en una zapatilla que lleva elementos para dar amortiguación y estabilidad por doquier. En New Balance le han dado vueltas a la cabeza y casi a modo de reto tecnológico han traido esta Lerato que viene a desmontar un poco estas premisas. Veamos qué lleva dentro la Lerato para ser tan sumamente competitiva en todo lo que hace.

lerato2
Suela de la nueva Fuel Cell Lerato



SUELA: No solo es compleja y trabajada sino que tiene un grosor y unos materiales que dicen a gritos para lo que está hecha, para entrenar largo y tendido. Nada de recortar durabilidad es pos de unos gramos menos en la báscula, contundencia y mucha elaboración. Ya en la zona de lap untera hallamos una generosa pieza de goma de una dureza y grosor considerables que a buen seguro aguantará lo que le echemos por mucho que sea. En la zona del antepie y flanqueada por dos estrías de flexión una pieza de tacto algo más suave pero igualmente contundente. Destaca que justo debajo del primer metatarso hay un pieza circular tiene una función muy específica, evitar el hundimiento del primer radio. En la zona medial, y eso es algo que empeiza a verse poco hoy día, dos piezas de cierta dureza, grosor y medidas generosas tapan la media suela de la que solo se ve el canal central. Se remata con una pieza de gran dureza en el talón. Sin duda es una suela hecha para durar una eternidad pero que no escatima prestaciones puesto que tracciona bien tanto en seco como en mojado, en asfalto o tierra.


MEDIA SUELA: Si la suela es compleja la media suela no lo es menos. Un generoso perfil de 33-25 mm del compuesto Fuel Cell solo puede significar amortiguación a raudales. El tacto de este Fuel Cell es el mismo prácticamente que el que tenemos en zapatillas como la Rebel o la Elite, esto es, muy blando. Seguramente sea la zapatilla de entrenamiento con el compuesto más blando de media suela. Ni que decir tiene que es altamente reactivo y que proporciona un tacto sublime pero logicamente no proporciona una gran estabilidad. Ahí es donde entra en juego el otro as que guarda la Lerato, su placa de carbono. En este caso no está ahí para que le saquemos segundos al crono, que también, sino para darle un chasis de verdadero lujo a la zapatilla. Se extiende hasta casi la puntera pero lo más interesante es que en el talón sobresale de la media suela adoptando forma de talonera para dar un soporte que ni las mejores pronadoras pueden ofrecer. Por si fuera poco por encima de esta placa que sobresale y acuna el pie tenemos una pieza que hace de contrafuerte del talón cuya dureza y contundencia a día de hoy no vemos en otra zapatilla. Esta combinación no solo consigue disimular la inestabilidad sino que elevan el umbral muy arriba.


Upper: Está confeccionado que un tejido sintético microperforado de altísima calidad, de los que no se suelen ver, y combinado con algunas partes de una densa malla de ingeniería. Todo en el upper relfeja mucho empeño y lujo. Hay tanta libertad para el pie como ajuste y todo ello sin que a priori veamos refuerzos. El tejido desde luego ofrece ya de por sí unas grandes prestaciones y el gran remate del collar hace el resto.

EN MARCHA

Son 339 gramos, sí, pero pocos te parecen cuando las calzas. Es una zapatilla con una chasis tan contundente y con una estabilidad y amortiguación que te da la sensación de "zapatón". Ciertamente no es la mejor sensación al ponerte una zapatilla pero pronto descubrirás que tiene su punto de gracia. Un poco mosca empiezas a rodar y lo de "zapatón" empieza a olvidarse porque el confort, la estabilidad y la amortiguación te encandilan. Estas tres cosas las hace de manera sublime pero entonces piensas que la Lerato y tu solo os vais a llevar bien cuando de rodar largo y tendido se trate. Desde luego si el cometido es comer kilómetros lo hace sin despeinarse lo más mínimo.

Acabas de llegar a casa y piensas que es una pena que solo te vayan a servir para ir lento. Ojeas el Gps y descubres que no has ido tan lento, es más es el mismo ritmo que llevas cualquier otro día que sales a rodar a ritmo normal. Crees que has tenido un día de gracia y es cuando decides apretarle y los números comienzan a hablar, no es un cohete pero tampoco se queda atrás con otras zapatillas de entrenamiento que tienen menos prestaciones. Esto empieza a gustarte cada vez más y aunque cuesta acostumbrarse a que la Lerato te lo filtra todo lo cierto es que las cuentas salen. Es, por decirlo de alguna manera, la sensación que tienes cuando vas en un buen coche por una autovía y hasta que no ves el velocímetro crees que vas a 80 kms/h. Son tan elevadas las prestaciones que nada parece alterarnos. La amortiguación a destajo, la estabilidad lleva el pie sobre raíles y todo parece tremendamente automatizado.

En resumen diría que la New Balance Fuel Cell Lerato es una zapatilla de altísimas prestaciones para corredores de pisada neutra e incluso con una leve pronación que busquen una zapatilla de entrenamiento intensivo. Destaca por su alta tecnología que le permite ofrecer estas altas prestaciones pero también una respuesta bastante digna para sus 339 gramos de peso.

PVP: 250 €
Peso: 339 gramos

OK:

1/ Amortiguación y estabilidad llevadas a otro nivel

2/ Rezuma calidad por los cuatro costados, nada está por casualidad.

3/ Durabilidad extrema

4/ Derroche tecnológico

K.O:

1/ Precio prohibitivo

2/ Aunque bien es cierto que no se ha escatimado en nada se agradecería una cuara de adelgazamiento de unos 30 gramos


Por Fernando Chacón, gerente de eMotion running Sevilla (www.emotionrunning.com)

La megacomparativa de zapatillas con placa de fibra de carbono


 

Relacionado

adidas estrena zapatillas con fibra de carbono

Relacionado

Probamos las Pegasus Trail 3, las zapatillas de montaña que arrasan en ventas

Los mejores vídeos