Probamos a fondo las Saucony Liberty

Nos metemos de lleno a probar una de las zapatillas más expectativas más altas del mercado. La Liberty es, por así decirlo, la hermana estable de la Freedom que, dicho sea de paso, si de algo padecía era de falta de estabilidad. ¿La zapatilla perfecta corregida en su único defecto?
Fernando Chacón. -
Probamos a fondo las Saucony Liberty
Probamos a fondo las Saucony Liberty

Hay que rememorar lo que es la Freedom, una zapatilla que a pesar de su alto precio consiguió cierta agitación y ventas. La clave fue una amortiguación excelsa a base de una media suela y doble plantilla a base de Ever Run con un acompañamiento de un upper sublime. La suela innovadora, como todas las de Saucony, era excelente. Aunque rozaba la perfección por aquello de tener la media suela de Ever Run (derivada del poliuretano) no era la más estable del mundo. En esto que Saucony anuncia un nuevo modelo con una pieza de estabilidad y a muchos se nos encendió una sonrisa.

A simple vista y pieza a pieza tanto la Freedom como la Liberty son exactamente iguales salvo por la susodicha pieza rígida. Ocurre que la inserción de esta pieza condiciona algo el tacto, sobre todo del talón lógicamente, que pasa a ser más firme. La pieza en si no se nota pero si que el recorrido de la media suela es más corto. La suela es idéntica, que no es mala cosa, pero Saucony ha querido darle un aspecto más clásico aparcando las transparencias que veíamos en la Freedom. El upper sigue los mismos esquemas y tecnologías, esto es, estructura de ISO FIT integrada dentro de la misma malla de ingeniería. El comportamiento sí que tiene algo más que matices, es bastante más consistente que el de la Freedom.

 

EN MARCHA

He querido ser parco en la descripción tecnológica porque creo que lo realmente importante es el cómo funcionan. Sin duda podríamos hablar largo y tendido de semejante portento tecnológico pero la Liberty es una zapatilla de sensaciones.

La primera sensación, no olvidemos que estamos ante una zapatilla con un precio de 180 €, lógicamente es de bastante comodidad. El tacto es mullido y el upper muy suave. El primer pero que hay que ponerle es cuando pasamos a ajustar los cordones. Tan bien hace su trabajo el sistema de ajuste ISO FIT que tendremos que andar con tiento al apretar los cordones. Es bastante fácil pasarse de rosca y hacernos daño. Diré que el ajuste es bueno sí, pero nada fácil de encontrar. Seguramente que nos hayamos parado a aflojarlas y ahora sí estamos en disposición de hacer kilómetros.

Ya en marcha sorprende como un perfil tan bajo y una zapatilla tan ligera filtra tan bien el terreno. El Ever Run se muestra como una amortiguación muy compacta, con poco hace mucho. Eso lo que sorprende porque lo que no es que rebota mucho y tiene un tacto blando, que no chicloso. Al igual que sentencié con el Boost para mí el Ever Run tiene la virtud de democratizar eso del rebote, incluso el más torpe lo notará, pero si eres un atleta eficiente y rápido pedirás algo más firme para hacer palanca.

Comienzan a pasar los kilómetros y la zapatilla gusta pero hay un par de frentes que, con diversidad de opiniones eso sí, quedan abiertos: El dropp y el control de estabilidad. A mi entender no son correctos no porque no funcionen sino dejan a la Liberty enfrentada con la Freedom en un duelo fratricida. De este duelo seguramente salga beneficiada la Liberty por la sencilla razón de que su pieza de estabilidad le da un punto extra que para nada afectará al corredor neutro sino que más bien le dará argumentos a favor. El principal es que con la Liberty el talón gana muchos enteros y se puede utilizar de manera más continua, es una zapatilla que exige menos que la Freedom y aunque tenga un tacto más seco sigue siendo muy mullida. El segundo problema viene un poco unido con el primero. La Liberty mantiene un dropp de 4 milímetros que al menos a mí, pronador de escuela, me siguen pareciendo algo exigentes. Seguramente con 6 o incluso 8 milímetros mi tibial posterior llevaría mejor el paso de los kilómetros.

Le hemos exprimido kilómetros a la Liberty y ha respondido con cierta solvencia hasta ritmos medios-altos pero en los altos como decía me gustan más otro tipo de amortiguaciones. Como rodadora es realmente cómoda pero bastante exigente en los apoyos. De todos esos kilómetros y sensaciones el resumen que puedo hacer es que la Liberty al igual que su hermana la Freedom son excelentes zapatillas pero seguramente demasiado enfrentadas y parecidas. Si Saucony quería unas Freedom para pronador quizás debería haberla personalizado más con un dropp más alto y una guía de pisada más marcada.

 

En resumen recomendaría la Saucony Liberty a corredores de 75 kilos para abajo con pisada neutra a leve pronadora que busquen una zapatilla de entrenamiento ligera pero con gran amortiguación y estabilidad.

 

PVP: 180 €

Peso: 275 gramos

 

Ok:

1/ Amortiguación ligera pero compacta y eficiente

2/ Suela magistral

3/ Versatilidad de usuarios

 

K.O:

1/ Le falta control para ser una zapatilla de estabilidad

2/ Dropp demasiado bajo para pronadores

3/ El ajuste es bueno pero poco intuitivo

 

Por Fernando Chacón.https://emotionrunning.com/

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

En noviembre queremos que cuides de ti...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...