De la comida basura al entrenamiento de un atleta

Los primeros meses sólo corría 30 minutos, 3 ó 4 veces a la semana. En verano empezó a tomarse en serio el deporte, haciendo pesas, montando en bici, corriendo, nadando. Alternaba 5 días a la semana, duración variable, corría 30 minutos, montaba en bici hora y media, según el día.
Yolanda Vázquez Mazariego -
De la comida basura al entrenamiento de un atleta
De la comida basura al entrenamiento de un atleta

Nombre: Alberto Hernández

Edad: 28

Altura: 1,78

Trabajo: Redactor Jefe de Runner"s World

Peso en junio de 2004: 95 kg

Peso actual: 70 kg

IMC (Índice de Masa Corporal): 22.36

Talla: 38-40 a 30 en vaqueros

Kilos perdidos: 25 kilos

Tiempo que ha tardado en perderlo: 6 meses

Tiempo que lo ha mantenido: 3 años

Tu historia: Con 18 años pesaba 64 kilos y corría habitualmente. A los 20 lo dejé y empecé a comer peor y a hacer burradas con la comida, no entrenaba, empecé a trabajar, comer fuera de casa, muchos viajes, no podía seguir una dieta sana. Mi problema es que mi alimentación era muy caprichosa, podía empezar una comida con unas bravas, seguir con los tres platos del menú, repetir postre y acabar pidiendo dos bollos. Un día me dije que no podía seguir así tenía que volver a correr y quitarme los kilos de una vez.

Dieta: Cuando me planteé adelgazar hablé con Yolanda Vázquez la responsable de nutrición de Sport Life y Runner"s World, me propuso una dieta mediterránea y me sorprendió que me dijera que no me iba a poner a dieta para perder peso, me iba a enseñar a comer sano, así cuanto empezara a correr y a comer bien adelgazaría sin darme cuenta. Cuando leí su dieta no me parecía un sacrificio, podía comer de todo controlando las cantidades y la forma de cocinar y evitando los alimentos prohibidos. Al principio intentaba no picar entre horas y no abusar de las grasas. No puedo decir que he sido estricto, he comido de todo, si salía probaba la pizza, o las tapas, pero a diario procuraba comer sano, controlando la cantidad y la variedad. También intenté quitarme los postres, bollos, dulces, pero no de una forma estricta

Deporte: Los primeros meses sólo corría 30 minutos, 3 ó 4 veces a la semana. En verano empecé a tomarme en serio el deporte, haciendo pesas, montando en bici, corriendo, nadando. Alternaba 5 días a la semana, duración variable, corría 30 minutos, montaba en bici hora y media, según el día. En septiembre había adelgazado 10 kilos. A finales de octubre empecé a correr más tiempo, entrenando más de 45 minutos y a partir de ahí me propuse hacer la dieta en serio; me quité los dulces, hacía las comidas en casa para llevar al trabajo y pedí un plan de entrenamiento a Rodrigo Gavela, que me puso series, más tiempo de rodajes, fortalecimiento de tobillos, etc. En 8 semanas de entrenamiento adelgacé 15 kilos sin pasar hambre, comiendo bien. También voy al gimnasio a hacer pesas 2 ó 3 días por semana.

Claves

-La dieta mediterránea hace que no sienta ansiedad por los dulces, bollos y comida basura, el cuerpo me pide alimentos sanos, como hasta fruta con placer y me preparo ensaladas más nutritivas y ligeras.

-Desayuno en casa y así aguanto mejor la mañana sin tentaciones a la hora del café.

-Volver a correr como antes y entrenar con otros compañeros ha hecho que me enganche de nuevo a correr y que entrene para nuevos retos como el maratón.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...