Yoga para todos los deportes

El yoga es una disciplina que ayuda a tonificar y equilibrar el cuerpo, a aumentar la capacidad pulmonar y a fortalecer la mente. Su práctica regular asegura un mejor rendimiento en cualquier deporte, al mismo tiempo que evita lesiones y enseña a dosificar esfuerzos.
Xuan-Lan / Fotos: Jordi López -
Yoga para todos los deportes
Yoga para todos los deportes

En el cuerpo humano existen numerosas cadenas musculares que relacionan las distintas partes del cuerpo, si estas no se encuentran equilibradas es fácil que nos lesionemos. Cuando se practica un deporte como la carrera, el ciclismo, la natación, u otros de manera habitual, tendemos a forzar determinadas articulaciones y músculos en detrimento de otros, algo que desequilibra dichas cadenas.

A nivel físico, el yoga fortalece, tonifica y equilibra todos los músculos, tendones y articulaciones del cuerpo, lo que ayuda a reducir el riesgo de lesiones drásticamente y facilita una pronta y fácil recuperación tras cualquier entreno. La práctica continuada de yoga aumenta la capacidad pulmonar, y al trabajar la respiración con conciencia, el yoga posibilita obtener más oxígeno y aprender a dosificarlo, lo que asegura un mayor rendimiento en cualquier disciplina con necesidad de menos esfuerzo.  

A nivel mental, la práctica constante de yoga proporciona una mayor focalización y el aumento de la concentración, lo que reduce el estrés o la tensión ante campeonatos, carreras o eventos deportivos importantes, así como en la vida diaria.

 

Adho mukha svanasana

(Postura del perro boca abajo)

A gatas, con las  rodillas debajo de las caderas y las manos debajo de los hombros, eleva las rodillas y ve llevando poco a poco los isquiones y nalgas hacia el techo. Empuja desde las manos, alejando el peso de los hombros, estirando la espalda y acercando el tronco a las piernas. Puedes mantener las rodillas ligeramente dobladas o estirarlas. Lleva todo el peso de tu cuerpo hacia los talones, tratando de que estos toquen el suelo. Relaja la cabeza, abre los hombros. Para salir de la postura, vuelve a apoyar las rodillas en el suelo con una exhalación.

Tiempo: respira profundamente de cinco a diez veces.

¿Qué te aporta? Esta postura facilita un increíble estiramiento de todos los músculos de la parte posterior del cuerpo (espalda, piernas, gemelos etc.)  

¿Para qué deportes se recomienda? Cualquier deporte, especialmente para carrera, ciclismo y natación.

 

 Uttanasana
(Postura de la pinza)

Coloca los pies separados el ancho de las caderas y activa las plantas de los pies hacia el suelo. Estira las piernas o dóblalas ligeramente si notas tensión para proteger los isquiotibiales y/o estirar mejor la espalda. Inhalando, alarga la espalda paralela al suelo, exhalando flexiona hacia delante desde las caderas, abriendo el pecho y tratando de llevar el torso hacia las piernas y la coronilla hacia el suelo. Si no llegas a tocar con las manos los pies, prueba la variante para principiantes con las manos apoyadas en las tibias y la cabeza mirando al suelo.

Tiempo: respira profundamente de cinco a diez respiraciones.

¿Qué te aporta? Abre y fortalece los isquiotibiales.

¿Para qué deportes se recomienda? Carrera, ciclismo y natación.

 

 

Anjaneyasana
(Postura de la luna creciente)

Separa las piernas aproximadamente a un metro de distancia una de la otra. Dobla la pierna delantera para que quede la rodilla a un ángulo de 90 grados sobre el tobillo. Puedes doblar la otra rodilla hacia el suelo o estirarla completamente llevando el talón hacia atrás. Alarga la espalda y proyecta el pecho ligeramente hacia delante. Si puedes, lleva los brazos por encima de la cabeza.

Tiempo: respira profundamente de cinco a diez veces y cambia de pierna.

¿Qué aporta? Alarga, tonifica y fortalece los cuádriceps, isquiotibiales, la banda iliotibial, el psoas y las caderas además de abrir el pecho y estirar los brazos.

¿Para qué deportes se recomienda? Carrera, ciclismo y natación.

 

 


Virasana

(Postura del héroe)

Siéntate sobre tus rodillas con los empeines apoyados en el suelo. Mantén las rodillas juntas y abre los pies un poco más que el ancho de tus caderas, sentándote en el hueco que dejan tus pies, sobre tus isquiones. Coge con las manos tus gemelos y sácalos hacia fuera, manteniendo los dedos de los pies mirando hacia detrás. Apoya las manos en tus rodillas e inspira alargando la coronilla hacia el techo.  
Importante: si en algún momento sientes dolor en las rodillas, coloca una manta o un almohadón debajo de tus glúteos.

Tiempo: respira profundamente de cinco a diez veces.

¿Qué aporta? Estira tobillos, rodillas, cuádriceps, muslos y caderas. Alivia el cansancio de las piernas.

¿Para qué deportes se recomienda? Carrera y ciclismo.

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

El espíritu de la maratón más internacional...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...