¿Qué ocurre en mi cuerpo cuando no estoy bien hidratado?

La sed es un indicador para regir lo que tenemos que beber, pero a veces la sed aparece cuando ya existe una cierta deshidratación. Descubre qué le ocurre a tu cuerpo cuando no está bien hidratado.
Sport Life -
¿Qué ocurre en mi cuerpo cuando no estoy bien hidratado?
¿Qué ocurre en mi cuerpo cuando no estoy bien hidratado?

 

El European Hydration Institute (EHI), fundación que promueve la hidratación humana y sus efectos para la salud, advierte de la importancia de mantener una adecuada hidratación. Según Lluís Serra-Majem, miembro del Comité Científico Asesor del EHI: "las consecuencias de no estar correctamente hidratados en la salud pueden ser de dos tipos: agudas, que pueden aparecer en horas o a los pocos días de beber pocos líquidos, como dolor de cabeza, falta de concentración, sed o incluso pérdida de conciencia, o crónicas, como estreñimiento, falta de rendimiento, o incluso en enfermedades más graves. Hay que prestar especial atención de cara a la operación salida, si viajamos en avión, o en coche especialmente. Mientras viajamos en transporte público o privado debemos tener unas pautas de hidratación particulares, sobre todo cuando vamos al volante: sería conveniente, al menos, beber cada dos horas, no mientras conducimos sino parar, hacer ejercicio y beber líquido. La deshidratación aumenta el riesgo de accidentes de tráfico".

Otro factor a tener en cuenta es el aire acondicionado aumenta el riesgo de un estado de hidratación inadecuada convirtiendo el aire en seco y menos húmedo, por ello debemos beber más para no sufrir los efectos de la deshidratación.
 
El aporte hídrico de una correcta dieta proviene de: un 50% en forma de agua, un 30% de otras bebidas, y un 20% a partir de otros alimentos. Sin embargo las necesidades de hidratación varían según la edad, en hombres, mujeres y niños, así como las condiciones físicas, y medio ambientales. "Aproximadamente se deben beber unos 2l. - 2,5l. al día, a partir de variedad de bebidas, y alimentos. Una buena recomendación es ingerir aproximadamente 8 vasos al día", cuenta el profesor Serra.  "Es muy importante equilibrar las ingestas, lo que bebemos, con lo que perdemos, básicamente las pérdidas se producen por orina, por sudoración o incluso por transpiración, y el mantener este equilibro nos garantiza una buena hidratación".

La sed es un indicador para regir lo que tenemos que beber, pero sin embargo: "A veces la sed aparece cuando ya existe una cierta deshidratación… hay ciertos grupos de edad donde esto no funciona… en niños y personas mayores, el signo de sed es tardío o inadecuado, muchas veces no responde a una necesidad real…", advierte Lluís Serra- Majem.

Aparte de la sed, existen ciertos indicadores que, con un simple gesto, nos pueden señalar nuestro estado de hidratación. Uno de ellos es el color de nuestra orina: "si son claras indican un aumento de hidratación, y orinas más oscuras indican una cierta deshidratación… por eso lo ideal es tener colores intermedios";  y otro la pérdida de peso: "cuando se realiza una actividad física intensa o incluso  dormidos, la pérdida de peso es un síntoma de pérdida de agua", apunta el experto.

Si quieres saber más de la ciencia de la hidratación entra en www.europeanhydrationinstitute.org/es

Te recomendamos

Compacto, potente, vanguardista, con un diseño muy personal, lleno de tecnología y co...

Mi Empresa Es Saludable presenta la publicación que resume los planes saludables gala...

Unas zapatillas cómodas y versátiles para llevar en tu día a día y presumir de look d...

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

Así es New Balance 2018 TCS New York City, la colección oficial que se inspira en el ...