Pensamientos, emociones y conductas: la tríada psicológica

Son la "santísima trinidad" de la psicología y de la pugna y relación de estos tres conceptos va a depender nuestro equilibrio personal y deportivo. Hablamos de pensamientos, emociones y conductas
Patricia Ramírez Loeffler -
Pensamientos, emociones y conductas: la tríada psicológica
Pensamientos, emociones y conductas: la tríada psicológica

No hay nada más fácil de entender que la composición psicológica del ser humano: pensamientos, emociones y conductas. Harina de otro costal es coordinar los tres elementos para vivir de forma serena. Las personas somos pensamientos, emociones y conductas. Nada más. El lío viene de la interconexión que se genera entre los tres. Si ya lo dice el dicho…tres son multitud.

El trío está siempre presente en nuestras vidas, veinticuatro horas al día. Incluso cuando duermes, piensas, te mueves y sientes. Y si no, recuerda lo que uno puede llegar a sufrir durante una pesadilla e incluso al despertar de la misma. Así que la triada también es protagonista en el deporte. Incluso de forma muy intensa. Porque en el deporte se viven emociones de alegría extrema y de frustración absoluta; en el deporte se ejecuta, que sería la conducta, y en el deporte, se piensa, tanto para sumar como para restar.

¿Cómo se definen cada uno de los tres?

- Los pensamientos son todas las ideas que conviven con nosotros, en nuestra mente. Los pensamientos pueden ser positivos, negativos, útiles, inútiles, catastróficos, ambiciosos, pueden tener cientos de adjetivos. Todo el día estamos pensando, de forma consciente o no consciente. A pesar de que muchas ideas parecen intrusas, y de que tengamos la sensación de que no las podemos controlar, lo cierto es que podemos elegir en qué pensar y en qué focalizar la atención. Y esto nos da libertad. Los pensamientos que suman en el deporte son aquellos que nos permiten estar atentos a la tarea y los que nos motivan. "Estás preparado, has entrenado bien", "puedes hacerlo, va, metido", "es tu momento", "despacio, fluye y disfruta", "juega fácil". El mensaje que cada uno elija darse debe de estar en función de las necesidades del momento. Por ello, antes de elegir el anclaje, que sería la palabra, frase o expresión que tendrías que repetirte para conseguir tu objetivo, piensa en qué necesita tu objetivo de tu mente.

- Las emociones hacen referencia a todo lo que sentimos. Alegría, tristeza, frustración, miedo, ansiedad, envidia, rabia. Las emociones son un motor, nos hablan y debemos aprender a escucharlas y con ello saber qué nos transmiten. Ninguna es buena ni mala, todas tienen un sentido evolutivo. A pesar de que algunas nos hagan sufrir, como el miedo o la frustración, la mayoría de las veces ese sufrimiento es el inicio de algún cambio que tenemos que dar en la vida. La frustración te dice que igual no tienes que tomarte tu running tan en serio, que debes correr para disfrutar y no para estar continuamente superándote. Y si no la escuchas, igual un día terminas tan enfadado con el running, que lo abandonas. Así que antes de que llegue ese momento, escucha qué dice tu emoción. Las emociones, en gran parte, dependen de cómo nos relacionamos con nuestros pensamientos. Si te hablas con duda, si no te tratas bien y te criticas, lo normal será que te sientas triste. Estar feliz, en equilibrio o seguro, depende de los mensajes que te des a ti mismo. Para gestionar emociones como la ansiedad y el miedo, conviene tener un hábito de meditar, respirar o practicar alguna técnica de relajación muscular.

- Las conductas en el deporte las definimos como ejecución deportiva. Son cualquier movimiento que realizamos: correr, nadar, un saque, un salto, respirar. La ejecución deportiva depende de tu destreza, del entrenamiento, de los mapas que se generan en tu mente a través de técnicas como la visualización. Las conductas, igual que los pensamientos y las emociones, necesitan entrenamiento, y con ello, paciencia. Nada sale correcto a la primera. Tus movimientos serán más seguros y técnicos, cuanta más seguridad muestres a nivel mental. Nadie ejecuta un movimiento con fluidez si su mente está pensando en que tiene dudas, que no está al cien por cien o si está recordando algún error. Una forma de entrenar la ejecución deportiva es a través de la imaginación. Visualizar mejora la parte técnica de un movimiento.

La triada está interconectada entre sí y se influye continuamente. Si eres capaz de cambiar tus pensamientos, tus emociones también cambian, y con ello, el movimiento que realizas en tu deporte. Y todo, todo, se entrena.

Puedes consultar todos los artículos de Patricia Ramírez Loeffler en su blog ENTRENÁTE PARA LA VIDA

 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...