Por un año nuevo más saludable: claves para conseguirlo

Nuestra psicóloga deportiva, Patricia Ramírez Loeffler, nos da las claves para que el nuevo año 2017 sea más saludable
Patricia Ramírez Loeffler -
Por un año nuevo más saludable: claves para conseguirlo
Por un año nuevo más saludable: claves para conseguirlo

Uno de los propósitos de año nuevo es tener una vida más saludable. Y una manera de conseguirlo es haciendo más ejercicio. Pero, ¿cómo empezar?

1. Elige el deporte. Este punto es importante. Busca algo que se adapte a tu estilo de vida, a tus horarios y que te pueda gustar. Quien no está acostumbrado a hacer ejercicio desconoce qué puede apasionarle. Así que igual tienes que probar varias cosas. Pero a priori, siempre hay alguna actividad que nos llama más la atención.

2. Planifica, pero a largo plazo. No planifiques de cara la semana siguiente o al próximo mes. Piensa en cómo es tu agenda, cómo son tus compromisos, y con ello saca conclusiones con lo que es viable y lo que no. Como ahora estás muy motivado, hacerle hueco es fácil. Pero tratemos de pensar qué será sencillo dentro de unas semanas como cuando tengas una punta de trabajo.

3. Facilítate el momento. ¿Cuál es tu hora cómoda? ¿Te da pereza el frío o te da pereza los desplazamientos en coche de tu casa al gimnasio? ¿Te da pereza lavarte el pelo todos los días y secártelo? Entonces no elijas la natación. Haz una lista de aquello que te cuesta vencer para que no empieces con el deporte equivocado. Hay mucha gente que ve correr a otros a las 6 y media de la mañana y cree que ellos no tienen fuerza de voluntad para hacerlo. Pero no es así, claro que tienen fuerza de voluntad, pero por el motivo que sea, su ritmo de sueño, tener hijos pequeños o sus horarios de trabajo, este momento no les encaja. Para ellos las 6 y media no es fácil. A pesar de que un cambio nos saca de la zona confortable, siempre podemos hacerlo un poco más confortable si buscamos la facilidad.

4. Renuncia a tu comodidad. Primero piensa cuál es: el sillón, pasar más horas delante del ordenador, jugar al Candy-crash, engancharte a una serie. Y ahora decide a qué vas a renunciar, porque es en ese hueco en el que tienes que sustituir tu momento cómodo por la actividad física.

5. La pereza es normal. Todo cambio necesita un periodo de adaptación. Ahora te cuesta, a todo el resto de los humanos también. La pereza no es una excusa, no es una etiqueta que te descalifica para crear un nuevo hábito. La pereza es una palabra. Hazme el favor de borrarla de tu diccionario particular. Cada vez que pienses "qué pereza", trata de sustitúyelo por "qué máquina soy, me como el mundo y este es mi momento". Aunque no te creas la nueva expresión, siempre te hará sentir más fuerte que la alternativa que te califica de perezoso. Mira a ver si le buscas una musiquilla animada para decirte esas palabras con un poquito de alegría.

6. ¿Quién se apunta? Busca compañía. Estoy segura de que ahí fuera hay más como tú esperando que otro les motive o les acompañe. La fuerza del grupo es mayor que la tuya propia. No se trata de depender de alguien para ser capaz de cambiar un hábito. Se trata de que ese momento sea compartido, divertido y motivador. Nos gusta estar con gente y empezar una nueva rutina con amigos puede ser una gran fuente de satisfacción.

7. Refuerza cada paso, por pequeño que sea. Si hay algo de lo que careces al principio, es de habilidad. Pero como todo se entrena, en nada estarás ejercitándote con una buena técnica, notarás tus músculos más fuertes, serás más flexible, más rápido y aguantarás mejor. Todos tenemos capacidad de aprendizaje, infinita. Otra cosa es el talento, que sinceramente, no siempre está justamente repartido. Pero independientemente de lo que la naturaleza te haya dado para realizar esta actividad deportiva, cuanto más entrenes, más fácil será y más orgulloso te sentirás de ti mismo. No te compares. Lo que importa son tus logros, tus cambios y tus objetivos.

8. Haz público tu objetivo. Coger un compromiso social, obliga. Nos cuesta defraudar a los demás. Así que habrá veces que por el mero compromiso, te levantarás del sillón. Un caso espectacular es el de Javier, que tiene un Instagram en el que va relatando su cambio de pérdida de peso. Se llama @_defatnessafitness Desde que comparte con sus seguidores su alimentación, sus horas de gimnasio, sus dificultades, sus ganas de tirar la toalla y sus éxitos, se siente mucho más comprometido con su meta que antes de tener este proyecto de compromiso público.

9. Comparte tus éxitos con los demás. Los que te quieren se alegran por ti y te lo hacen saber. Cuando compartes tus avances los demás te felicitan. Si no los compartes es difícil que ocurra porque nadie es adivino. Así que diles que estás siendo constante, que te ves fenomenal, que te sientes feliz y capaz y ya verás cómo te llueven los elogios. El elogio no debilita. Al contrario, nos da seguridad y nos hace sentir bien.

10. Paciencia. Aquí no se trata de todo o nada. Se trata de un cambio en tu estilo de vida. Así que tienes todo el tiempo del mundo para ello. Se trata de algo que empieza hoy y no acaba. Así que fallar hoy no equivale a “pues si no soy capaz, paso y lo dejo”. Sencillamente, mañana vuelves otra vez.

 

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

El espíritu de la maratón más internacional...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...