La farmacia de la naturaleza

Te presentamos las alternativas naturales a medicamentos de uso frecuente.
Mª Luz Arredondo -
La farmacia de la naturaleza
La farmacia de la naturaleza

Ya hace más de 4.000 años que se usaban plantas medicinales en Mesopotamia. Posteriormente los egipcios adoptaron y mejoraron estos conocimientos, luego recogidos por los griegos. En nuestro entorno podemos remontarnos a los celtas (cuyos sacerdotes eran los druidas), que mezclaban los efectos terapéuticos de las plantas con la magia asociada a los árboles (dendrolatría).

Imaginémonos por un momento que nos hemos convertido en auténticos druidas de los frondosos bosques de la Iberia prerromana y con nuestra hoz de oro vamos a recolectar esas plantas medicinales cuyos efectos hasta ahora sólo encontrábamos en la farmacia… Pero no debemos olvidar que este artículo es orientativo y no pretende sustituir nunca a los profesionales de la medicina, verdaderamente cualificados para el diagnóstico y tratamiento de las diferentes patologías.

Publicidad

 

  • Paracetamol

→ ¿Cuándo lo tomamos?

Con dolores no demasiado intensos (dolor de cabeza, dismenorrea, etc.), cuando tenemos fiebre y para aliviar los síntomas de la gripe. Existe en diferentes preparados, normalmente en comprimido o en sobre para diluir.

→ ¿Cómo actúa?

Inhibiendo unas enzimas (ciclooxigenasas) que intervienen en la síntesis de prostaglandinas. Actúan a nivel del sistema nervioso central, por eso no afectan a los tejidos periféricos y carece de actividad antiinflamatoria. Por otra parte, inhibe ciertas sustancias químicas relacionadas con el dolor y provoca sobre el organismo una vasodilatación, un aumento del flujo sanguíneo y sudoración, de efecto antipirético.

→ ¿Por qué lo podemos sustituir?

En los casos de dolor encontramos plantas como harpagofito, que contiene harpagósido, que junto con los iridoides y glucoiridoides presentan un efecto de disminución de la inflamación. Esta planta la encontramos principalmente en cápsulas. Podemos usar también boswellia de efecto similar a las fenilbutazonas, inhibiendo el paso de ácido araquidónico a leucotrienos (de efecto inflamatorio) y cúrcuma debido a la presencia de curcuminoides con actividad antiinflamatoria (inhiben la síntesis de prostaglandinas inflamatorias). Estas últimas en forma de extractos. Para el dolor de cabeza, parece más efectiva la matricaria que se comercializa como Tanacetum parthenium, con una sustancia llamada partenólido que actúa bloqueando la liberación de serotonina, de forma que previene la aparición de las crisis de jaqueca. Un tratamiento de tres meses hace disminuir, de forma muy efectiva, tanto la frecuencia como la intensidad de éstas.

Por último, en el caso de fiebre, utilizaremos plantas como saúco y tila, el primero contiene diferentes principios activos que interaccionan, como son flavonoides, glucósidos cianogenéticos, polifenoles, mucílagos, taninos que potencian su efecto febrífugo. La tila presenta un estimulo sobre el sistema nervioso parasimpático que provoca la sudoración, en este caso tomaremos una infusión de flores de tila y de sauco.

  • Ibuprofeno

→ ¿Cuándo lo tomamos?

El ibuprofeno es utilizado frecuentemente para tratar los síntomas asociados con el dolor de cabeza (cefalea), dolor dental (odontalgia), dolores musculares, molestias de la menstruación (dismenorrea), dolor neurológico de carácter leve, síndrome febril y dolor después de haber sufrido una operación. También se usa para tratar cuadros inflamatorios, como los que se presentan en artritis, artritis reumatoide y artritis gotosa. Se comercializa en cápsulas, suspensión oral, supositorios, etc.

→ ¿Cómo actúa?

Esta sustancia actúa de forma similar a las dos anteriormente estudiadas, impidiendo la formación de prostaglandinas por inhibición enzimática de la ciclooxigenasa.

→ ¿Por qué lo podemos sustituir?

En el caso del tratamiento de enfermedades de carácter reumático, podemos añadir a las plantas de los dos apartados anteriores una nueva, ashwaganda de efecto mayor que el acetilsalicílico, similar a la hidrocortisona, pero sin efectos secundarios. Otra planta interesante, aunque menos conocida, es pao d’arco, que se caracterizada también por sus propiedades analgésicas, antibióticas y antiinflamatorias que le confiere el lapachol, su principio activo más importante; se comercializa en forma de cápsulas o como extracto fluido.

  • Acetilcisteína-Carbocisteínaambroxol


→ ¿Cuándo lo tomamos?

La acetilcisteína la ingerimos cuando tenemos un catarro con mucosidad que nos cuesta expulsar debido a su viscosidad. De efecto similar son el ambroxol y la carbocisteína. Estos componentes aparecen en sobres, comprimidos efervescentes, cápsulas, jarabes, etc.

→ ¿Cómo actúan?

Rompiendo los enlaces disulfuro de las secreciones haciéndolas de consistencia menos viscosa y ayudando a su eliminación; fluidificando la mucosidad y por tanto facilitando su eliminación.

→ ¿Por qué lo podemos sustituir?

Entre las plantas con propiedades mucolíticas encontramos, eucalipto, hisopo, polígala y violeta. El eucalipto, estimula las células secretoras de la mucosa bronquial y tiene un efecto pectoral que se debe principalmente a que el aceite esencial que contiene se elimina a través de los pulmones, ejerciendo además un efecto antiséptico, balsámico y febrífugo. El hisopo, contiene marrubina de efecto fluidificante de las secreciones bronquiales y por tanto también cierto efecto antitusígeno. La polígala contiene saponósidos que irritan la mucosa bronquial y por estimulación refleja aumentan la producción de mucus, y además fluidifica las secreciones.

La violeta contiene mucílagos y saponinas, ambas sustancias son interesantes como pectorales fluidificando y eliminando el exceso de mucus.

Publicidad

 

  • Ácido acetilsalicílico


→ ¿Cuándo lo tomamos?
Es una sustancia de múltiples aplicaciones terapéuticas: analgésica, antiinflamatoria, antipirética y antiagregante plaquetario. Además la encontraremos comercializada en muchos y diversos preparados.

→ ¿Cómo actúa?

Sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias son parecidas a las de otros antiinflamatorios no esteroídeos. El ácido acetilsalicílico es utilizado en el tratamiento de numerosas patologías inflamatorias y, como analgésico, actúa impidiendo la formación de prostaglandinas y tromboxanos, inhibiendo la ciclooxigenasa, tanto a nivel del sistema nervioso central como periférico.

→ ¿Por qué lo podemos sustituir?

En la naturaleza encontramos dos plantas de las que primeramente el hombre extrajo los salicilatos, el sauce y la ulmaria (Spiraea ulmaria), de donde deriva el nombre de aspirina. Las flores de ulmaria son ricas en flavonoides y glucósidos, que por acción de una enzima presente en la propia planta originan salicilato de metilo. El sauce en su corteza contiene glucósidos fenólicos, que tras ser metabolizados se transforman en ácido salicílico, Ambas plantas las podemos encontrar en preparados ya comercializados o como planta a granel y preparar nosotros mismos nuestras decocciones o infusiones.

  • Relajantes musculares



Se nos presenta dolor generalmente asociado con espasmos musculares, tras un gran esfuerzo físico, una mala postura, dolor de espalda o una simple tortícolis.

→ ¿Cómo actúa?

Algunas de las sustancias que tomamos como el carisoprodol, metocarbamol, actúan bloqueando los impulsos nerviosos. Otras sustancias, del grupo de las benzodiacepinas, facilitan la unión del acido gamma amino butírico con su receptor que provoca una inhibición del funcionamiento de ciertas zonas del cerebro, disminuyendo la ansiedad y aumentando la relajación.

→ ¿Por qué lo podemos sustituir?

Podemos encontrar, plantas que disminuyen la contracción, como valeriana, de efecto antiespasmódico, siendo muy útil para tratar espasmos y contracturas musculares; junto a esta se puede utilizar kava-kava, rica en enólidos kawaínicos que ejercen un efecto depresor el sistema nervioso central (en dosis elevadas puede ser narcótica). En cápsulas, extracto, etc.

La práctica de estiramientos o yoga, junto con infusiones de plantas relajantes y baños, nos ayudarán. Una buena mezcla puede ser melisa, espino blanco y pasiflora, y para el baño esencias de lavanda, sándalo, ylang-ylang, rosa, geranio y naranja. Por último, en algunos casos de contracturas musculares los masajes con esencia de romero son muy eficaces ya que activan la circulación de esa zona y contribuyen a que las fibras musculares recuperen su posición y cese la contracción excesiva de estas.

Publicidad

 

  • Dextrometorfano-Codeína-Cloperastina


→ ¿Cuándo lo tomamos?

El dextrometorfano es un medicamento que usamos para eliminar la tos, generalmente cuando esta es no productiva, es irritativa o de naturaleza nerviosa. La codeína es utilizada cuando existe tos y un dolor de garganta de leve o moderado. La cloperastina se utiliza cuando latos tiene cierto componente alérgico o asmático, ya que presenta ciertas propiedades antihistamínica y de reducción de los espasmos bronquiales.

→ ¿Cómo actúa?

El dextrometorfano actúa sobre el centro nervioso que regula la tos, en dosis terapéuticas, actúa sobre el sistema nervioso central para inhibir la tos sin afectar la actividad de los cilios, se diferencia de la codeína en que no produce efecto depresivo sobre el sistema nervioso central. La codeína actúa sobre el sistema nervioso concretamente sobre el centro medular de la tos, a su vez se utiliza para calmar el dolor reduciendo los efectos de las endorfinas, transmisoras del dolor, tiene cierto efecto depresor del sistema nervioso, provocando somnolencia. Por último, la cloperastina, actúa a nivel del sistema nervioso central, teniendo a su vez cierta propiedad antihistamínica.

→ ¿Por qué lo podemos sustituir?

Existen muchas alternativas naturales a estos medicamentos: amapola, malva, malvavisco, hibisco, gordolobo, llantén, regaliz, tusilago y drosera. Veamos cómo actúan cada una de ellas: el tusilago, la malva, el malvavisco, el gordolobo y el llantén contienen mucílagos de efecto antitusivo, emoliente y espasmolítico, debido a su poder de absorción del agua y por tanto de la formación de geles o soluciones coloidales. Estas sustancias muy hidratadas actúan como demulcentes, disminuyendo la irritación de la faringe y de la mucosa bronquial y calmando la tos. Por tanto, para que ejerzan bien su efecto dichas plantas, si se toman en forma de preparados comerciales se tomara bastante líquido, por ejemplo zumos que regeneran las mucosas por su contenido en vitamina C y A; o mejor tomaremos infusiones de dichas plantas.

La amapola cuyos componentes son antocianinas y alcaloides isoquinoleicos, que le confieren propiedades sedantes especialmente a nivel bronquial, hacen disminuir la tos, además contiene pequeñas cantidades de mucílagos que convenientemente hidratados suavizan las irritaciones. La composición de la drosera es rica en flavonoides y en naftoquinonas, que le dan propiedades antitusivas, actuando a nivel local y a la que se asocia ciertas propiedades antibacterianas. Normalmente se comercializa en forma de preparados, asociada a otras plantas que potencian su efecto. El regaliz, contiene glicirrina sustancia que junto con los flavonoides le dan propiedades que activan la tos y reduce las secreciones bronquiales.

  • Antihistamínicos


→ ¿Cuándo lo tomamos?

Utilizamos estas sustancias cuando presentamos síntomas de rinitis alérgica, conjuntivitis, alergias estacionales, pruritos, conjuntivitis, urticarias, picaduras, etc. Existen muchas
sustancias entre ellas encontramos cetirizina, difenhidramina, prometazina, loratadina, etc.

→ ¿Cómo actúa?

Estas sustancias en su mayoría actúan bloqueando los receptores H1 de la histamina que se encuentra en ciertas células (mastocitos), que cuando reaccionan ante un estimulo liberan dicha sustancia uniéndose a los receptores H1 que provocan un aumento del flujo sanguíneo y la producción de otras sustancias, que como consecuencia producen inflamación de tejidos, escozor, congestión, disminución de la luz de las vías respiratorias y todos los síntomas típicos de alergias.

→ ¿Por qué lo podemos sustituir?

Entre las plantas más utilizadas con propiedades antihistamínicas encontramos, el helicriso que interviene estimulando la secreción interna de hidrocortisonas, por su contenido en helicrisina y derivados, por lo tanto de efecto antiinflamatorio e inmunosupresor, puede tomarse en forma de infusiones, extracto o jarabe. El grosellero contiene flavonoides que actúan inhibiendo la liberación de histamina por parte de los mastocitos; estimulan la secreción de catecolaminas, consideradas hormonas antiinflamatorias e inhiben una enzima encargada de la destrucción de las sustancias citadas.

El uso de escutelaria (Scutellaria baicalensis L.) que se presenta en forma de extracto, ya que es una planta procedente de la medicina tradicional china, posee un efecto antihistamínico al inhibir las reacciones dependientes de la inmunoglobulina E, por tanto reduce el picor nasal, estornudos y la congestión nasal que acompaña a la rinitis alérgica.

Por último, hablaremos del orégano francés, planta originaria de las regiones tropicales de Asia oriental y cultivada desde hace años en Cuba, esta planta impide la síntesis de los mediadores alérgicos y de su liberación por tanto de propiedades antialérgicas con carácter preventivo, normalmente se presenta en forma de extracto. Quizás las dos más accesibles para su uso cotidiano sean las dos primeras.

Publicidad

 

  • Antibióticos


→ ¿Cuándo los tomamos?

Ante una infección provocada por bacterias, ya sea de vías respiratorias altas y bajas, infecciones genito- urinarias, odontoestomatológicas, de piel, etc. Entre estos podemos encontrar muchas sustancias como cefalosporinas, cloranfenicol, penicilinas, antibióticos glucopeptidicos, rifampicina, quinolonas,etc.

→ ¿Cómo actúan?

El modo de actuación de cada antibiótico es muy variado, desde los que impiden que las bacterias puedan sintetizar su pared, los que impiden las síntesis de proteínas, inhibiendo el crecimiento y desarrollo, impidiendo la reproducción, bloqueando la síntesis del material genético, etc.

→ ¿Por qué lo podemos sustituir?

Entre las plantas de propiedades antisépticas, encontramos el ajo y la cebolla, que contienen componentes sulfurosos en su esencia; el tomillo (rico en timol), la esencia del árbol de té (contiene terpineno y cineol), árbol de neem, el romero (cineol), que contienen esencia de propiedades antisépticas. Además de estas plantas encontramos productos de la naturaleza como el propóleo, que por su composición rica en aceites esenciales, minerales y oligoelementos, hacen que sea muy útil en procesos infecciosos pues actúa frente a un amplio espectro de bacterias, virus y hongos. No debemos olvidarnos de dos esencias ricas en eugenol (que es muy eficaz en las infecciones de oído o de muelas) como son el clavo y la albahaca.

Pero, es más importante no tener que tomarlos y para ello veamos cómo aumentar las defensas:Hay plantas como la echinacea, rica en echinacósidos que tiene un efecto de estimular la producción de leucocitos y producir polisacáridos de propiedades antivíricas; otra planta es la uña de gato, que au enta la actividad fagocítica de los granulocitos neutrófilos y macrófagos, y estimula la producción de linfoquinas (polipéptidos fabricados por los linfocitos para estimular a otras células defensivas) y también como antiviral. Otras plantas son el astrágalo de actividad inmunoestimulante por incremento de la actividad de los macrófago con producción de citoquinas; y ashwagandha, reguladora del sistema inmune. A estas podemos añadir el hongo conocido como reishi (Ganoderma lucidum) cuyos extractos pueden funcionar como inmunorestauradores en individuos con supresión inmunológica suave a moderada.

  • Antidepresivos


→ ¿Cuándo lo tomamos?

Los tomamos cuando hemos sido diagnosticados de dicha patología, y es difícil su sustitución. Aplica la alternativa natural cuando notes los primeros síntomas.

→ ¿Cómo actúa?

Existen muchas clases de antidepresivos, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, inhibidores de recaptación de serotonina y norepinefrina, inhibidores de monoaminooxidasa,
inhibidoras de recaptación y bloqueadoras de receptores combinados, etc. Estas sustancias se relacionan con los niveles de serotonina y noradrenalina, ya que al elevar su concentración mejora el estado de ánimo.

→ ¿Por qué lo podemos sustituir?

Entre las plantas medicinales que nos pueden ayudar encontramos, hierba de san Juan, también conocida como hipérico. Esta planta que se comercializa de muy diferentes formas, generalmente en cápsulas, actúa de forma similar a los antidepresivos, contiene una sustancia la hipericina que provoca una inhibición de la monoaminooxidasa y por tanto un aumento de los niveles de serotonina, que mejora el estado anímico.

Otras plantas interesantes son, el ginkgo biloba cuyo efecto se basa en un aumento de la microcirculación cerebral y por tanto de la oxigenación que mejora el estado anímico; kavakava que gracias a su contenido en kavanolactonas parece ser que actúan inhibiendo también la monoaminooxidasa. Ambas las podemos encontrar en diferentes preparados comerciales, comprimidos, extractos, cápsulas, etc.

Además podemos encontrar algunos alimentos que nos pueden ayudar por su aporte en ciertos oligoelementos que mejorarán nuestro estado anímico, como son: alimentos ricos en vitamina C (cítricos), en triptófano como el chocolate, en ácido fólico (lechuga) y en calcio (nueces, almendras). Junto a esto, el ejercicio físico provoca que nuestro cuerpo fabrique endorfinas, que contribuyen a aumentar la sensación de felicidad y disminuyen el dolor.

Publicidad
Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

En noviembre queremos que cuides de ti...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...