Dulce vuelta a la rutina... ¡y sin traumas!

La vuelta al cole y a la rutina puede traer de cabeza a más de uno. Os damos las claves para que la vuelta al trabajo y al entrenamiento sea efectiva y con los menos traumas posibles
Patricia Ramírez Loeffler -
Dulce vuelta a la rutina... ¡y sin traumas!
Dulce vuelta a la rutina... ¡y sin traumas!

Septiembre es sinónimo de rutina y la rutina para muchos es falta de creatividad, hacer lo mismo, marchitarse. Pero rutina es orden y dentro del orden se puede vivir de forma intensa, creativa y divertida. Implica seguridad y control. El control nos permite predecir y anticiparnos. Y esto va asociado a la eficacia. De hecho, una de las claves de la eficacia es la correcta gestión del tiempo. Así que lo más triste de la rutina es malinterpretarla como si fuera esa compañera pesada que te aleja de la diversión, del espíritu innovador y aventurero y de tus actividades apasionantes.

Para que la rutina sea una aliada y sume en tu día a día:

Trata de tener unos horarios fijos para las actividades predecibles: el trabajo, los desayunos, comidas y cenas, tus horarios de deporte, las actividades de tus hijos u otras responsabilidades. Coloca todo esto en la agenda, a ser posible con un sistema de colores. Si no está escrito, no existe.

Deja hueco a la flexibilidad. Si encajas los horarios sin un margen de error entre uno y otro, siempre llegarás tarde a todo. El tráfico, una llamada, una actividad que se alarga diez minutos más. Cuenta con un margen de flexibilidad y tendrás los imprevistos previstos.

Sé creativo. Todos los días se desayuna, y solemos hacerlo a la misma hora, pero no tienes por qué desayunar todos los días lo mismo. De hecho, una de las ofertas que más nos atrae de unas vacaciones en un hotel es la idea de vagar por el buffet buscando qué desayunar diferente. Dentro de la mini variedad que podamos tener en casa, busca la manera creativa de sorprenderte tú y sorprender a los tuyos. Y esto es válido tanto para el desayuno como para tu sesión de ejercicio.
Disfruta del tiempo libre que permite tener una agenda bien organizada y gestionada. Una de las ventajas de la rutina es que agiliza todo. Sabemos qué hacer en cada momento. Así que si gestionas la agenda adecuadamente, tendrás huecos y espacios que en el desorden no encuentras. Aprovéchalos para disfrutar, leer, dedícatelos a ti. Hay personas que no dejan unos minutos entre actividad y actividad porque interpretan que si al final sobran, están perdiendo el tiempo. Pero cuando te encuentras con diez minutos libres, el hecho de respirar, meditar, desconectar de la actividad anterior para conectar con la siguiente, aumenta tu nivel de efectividad. Tu cerebro se relaja, le damos tiempo para el descanso y funciona con menos presión y sobreestimulación.

Trata de tener actividades placenteras dentro de la rutina. Asociamos los horarios al trabajo y al orden y la organización de la casa. Pero dentro de la rutina también pueden estar espacios placenteros, de tal forma que la rutina pierda su carácter formal y serio. Saber que a las ocho de la tarde se juega, sí o sí, hará que todos agilicen sus actividades escolares para estar preparados para una partida de vuestro juego favorito.
Valora lo ágil que se vuelve el cerebro y lo resolutivo que es, cuando tiene un punto de inicio y una hora de finalización. Tener tiempos establecidos para las actividades permite que la mente se organice. Lo contrario nos dispersa.

Deja un tiempo al día para la sorpresa y la improvisación. Puede ser el momento de la cena, el de qué ver en la tele cuando desconectas por la noche o qué ejercicio físico vas a realizar dentro de tus entrenamientos diarios. ¡Ya lo decidirás cuando llegues al gimnasio!

Y elimina de tu cerebro la idea de que ser joven, aventurero y sentirte vivo no está ligado con el orden y la rutina. La grandeza de vivir es sacar el jugo a cada momento, no el hecho de que los momentos empiecen a una hora determinada del día.

¿Te imaginas cómo sería una vida en la que nada fuera predecible? Nos haría sentir inseguros, desprotegidos y terminaríamos por cansarnos del factor sorpresa. De hecho, ese factor sorpresa sería parte de nuestra rutina. Así que, lo quieras o no, el orden y el desorden pueden ser parte de la rutina. La rutina simplifica nuestra vida, permite tener hábitos saludables y cuidar de nuestra salud, nos agiliza y nos aporta seguridad. ¡Utilicémosla para facilitarnos la vida!

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

En noviembre queremos que cuides de ti...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...