Dime qué te duele y te dire qué tomar

Te enseñamos a curar las lesiones deportivas de forma natural.
Roberto Prado -
Dime qué te duele y te dire qué tomar
Dime qué te duele y te dire qué tomar

 

Medicina Natural es mucho más que una moda entre las deportistas o las mujeres que optan por una vida sana con una alimentación natural. Evitar tomar medicamentos sin necesidad es una buena costumbre, cada vez más habitual entre las personas preocupadas por su salud. En el caso de los deportistas, las lesiones van y vienen y necesitan ser tratadas de forma eficiente pero sin efectos secundarios, por eso la fitoterapia es una de las medicinas complementarias más habituales entre deportistas de élite y populares. Nada mejor para un cuerpo deportista que las plantas y sustancias que nos da la Naturaleza.

Los remedios naturales son muy beneficiosos para las deportistas, tienen la ventaja de que se llevan aplicando desde hace miles de años y muchos son reconocidos por el personal médico por sus beneficios. No suelen presentar efectos secundarios, tienen fácil aplicación en casa y las mejoras son sorprendentes.

→ Golpes, contusiones

En los deportes de contacto como fútbol, baloncesto, balonmano, artes marciales, etc. es frecuente que se produzcan contusiones no sólo durante el juego o combate, al movernos somos más propensos a caídas simplemente por montar en bicicleta o correr por la montaña. Las contusiones se pueden definir como pequeños golpes con objetos u otras personas que no llegan a ocasionar herida exterior de la piel. Se caracterizan por síntomas como: dolor local, inflamación y hematomas. El primer tratamiento se basa en aplicar frío local usando hielo, paños con agua fría, contacto con objetos fríos, etc. para rebajar la inflamación.

→ ¿Qué solución encuentras en el herbolario?

Para los golpes y contusiones puedes aplicarte, dos o tres veces al día, en la zona afectada, preparados elaborados con árnica: tintura, aceite, ungüentos, cremas, etc. El árnica ayuda a reducir los síntomas de la contusión y a acelerar la recuperación. Sin embargo, no debe aplicarse sobre heridas abiertas por su toxicidad.

→ Tendiditis

Las tendinitis son una de las afecciones más frecuentes en los deportistas, pocos se libran de tenerla en algún momento. Se producen por el uso continuado de los tendones en sobreesfuerzos siendo las rodillas, los codos y los hombros las articulaciones más habitualmente lesionadas. Los síntomas son: dolor, cuando se comprime la zona y con el movimiento, e inmovilidad de la articulación como respuesta al dolor. Es importante tratarlas correctamente porque son lesiones que pueden cronificarse y recidivar. El reposo y la aplicación de fricciones con hielo o con objetos helados (guisantes congelados), que se adapten bien a la forma de la articulación, son los tratamientos más indicados para reducir la inflamación.

Dentro del tratamiento se recomienda la práctica de ejercicios de estiramientos y fortalecimiento de los músculos de las articulaciones dañadas. El masaje de fricción transversal profundo podría emplearse para mejorar la evolución de la lesión junto con el masaje muscular para reducir las contracturas secundarias al dolor.

→ ¿Qué solución encuentras en el herbolario?

Se pueden utilizar plantas medicinales antiinflamatorias como el harpagofito y el sauce ingeridos en forma de cápsulas, infusiones, extractos, etc.. o, también, se pueden aplicar localmente como ungüentos y pomadas mezcladas con árnica.

Publicidad

 

→ Micosis

El llamado "pie de atleta" y el intertrigo son dos afecciones de la piel que pueden darse con frecuencia en los deportistas. El "pie de atleta" se localiza entre los dedos de los pies provocando picor, enrojecimiento y descamación, incluso, a veces, se asocia a mal olor. El intértrigo, además de tener a los hongos como responsables, también se puede deber a una infección por bacterias y levaduras. Suele afectar a los pliegues inguinales y axilares y se manifiesta por: cambio en el color de la piel desde rojo hasta marrón, picor y en ocasiones, si la zona permanece húmeda, mal olor. Ambas lesiones de la piel se asocian a que esta permanece húmeda durante bastante tiempo por el sudor o un mal secado de los pliegues durante el ejercicio y tras la ducha.

El tratamiento consiste en secar bien los pliegues de la piel. Se puede conseguir dejando que la piel se airee con un calzado abierto o utilizando un secador de pelo con aire frío tras la ducha o el baño. Además se pueden emplear antifúngicos.

→ ¿Qué solución encuentras en el herbolario?

Dentro de las plantas medicinales con este efecto podemos utilizar el aceite obtenido de la destilación de las hojas del árbol del té. Las propiedades de este aceite son: bactericidas, antifúngicas y antivíricas. Otras plantas que se pueden emplear por estos efectos son: ajo, orégano, tomillo pudiéndose emplear los aceites esenciales de estas plantas mezcladas con aceites emolientes como los de avellana, almendras o cicatrizantes como el de caléndula. Por último el vinagre de manzana aplicado sobre la piel reduce el crecimiento de los hongos al modificar el pH cutáneo.

→ Contracturas musculares

Es una de las lesiones más comunes entre las deportistas, y es que a pesar de lo entrenadas que estemos, pueden aparecer en cualquier momento de sobreesfuerzo. El tratamiento y prevención de las contracturas musculares se puede hacer planificando el calentamiento y los estiramientos de los músculos antes y después la práctica deportiva.

Otros tratamientos indicados y que se pueden combinar son el masaje y los baños y chorros de agua caliente a presión y la sauna o el baño turco.

→ ¿Qué solución encuentras en el herbolario?

El empleo de aceites con acción rubefaciente que aumenten la vascularización de la zona reduce y calma los efectos asociados a las contracturas de los músculos. Algunos de estos aceites se elaboran con esencias de plantas como romero, espliego u orégano y se pueden aplicar varias veces al día. Las contracturas en numerosas ocasiones están relacionadas con factores emocionales, al entrenar bajo condiciones de estrés, los músculos están tensos y son comunes las contracturas. Si es tu caso, prueba a utilizar plantas medicinales relajantes y sedantes en forma de infusión, jarabes o tinturas, antes de ir a entrenar. Las más recomendables para ayudar a relajar la musculatura son valeriana, pasiflora, melisa, azahar o tila.

→ Quemaduras solares

Al practicar deportes al aire libre no solemos protegernos, bien porque en invierno nos olvidamos de usar cremas con protector solar por las bajas temperaturas, o porque pensamos que al tener la piel morena no necesitamos protección. Al final, da igual que tengas piel clara u oscura, siempre has de proteger tu piel, pues una exposición excesiva puede ocasionar la aparición de quemaduras que normalmente suelen ser leves. Otro de los riesgos al entrenar siempre al aire libre es que aumentan las probabilidades de padecer un cáncer de piel o las insolaciones en épocas calurosas. Para prevenir
estas patologías, en especial en aquellas personas con la piel poco pigmentada y en los niños, se recomienda en primer lugar reducir el tiempo de exposición solar, evitar las horas del día más soleadas, la protección física de la piel con ropas y gorros y por último el empleo de cremas que filtren los rayos UVA del sol. En la composición de estas últimas podemos encontrar cremas elaboradas con óxido de titanio, que actúa como filtro físico y crea una buena pantalla protectora.

→ ¿Qué solución encuentras en el herbolario?

El aceite de sésamo y el aceite de jojoba se aplican sobre la piel para aumentar su eficacia en la absorción de los rayos UVA. También puedes aumentar la dosis de carotenos tomando frutas y verduras de colores amarillos o naranjas intensos y aplicar el jugo de aloe vera fresco o en gel después de la exposición al sol para hidratar la piel y favorecer los procesos de reparación de las células dañadas.

Publicidad

 

→ Infecciones respiratorias, bajada de defensas

Aunque el deporte es una actividad que estimula el sistema inmunológico y es una de las recomendaciones para las personas que padecen frecuentemente infecciones respiratorias, también, especialmente cuando se entrena con frío, viento, niebla, o cuando se enfría en exceso la piel por permanecer demasiado tiempo en contacto con las ropas húmedas. Esto puede provocar la aparición de infecciones respiratorias de vías altas como: faringitis, laringitis, sinusitis o de vías bajas como bronquitis.

→ ¿Qué solución encuentras en el herbolario?

La toma de plantas medicinales como la echinacea o del propóleo, un producto elaborado por las abejas al que le llaman el antibiótico natural, en forma de cápsulas, extractos, jarabes, cuando aparece la dolencia o de forma preventiva durante el invierno es muy eficaz para evitar estas infecciones. Otras plantas mucolíticas y antitusígenas son: hisopo, llantén, pino, malvavisco, flor de loto y drosera. Se emplean administradas en infusiones, extractos y jarabes. Otra terapia indicada es la oligoterapia como el manganeso-cobre o el cobre-oro-plata, eficaces para el tratamiento

→ Alergias respiratorias

Las alergias respiratorias pueden condicionar la práctica del deporte en determinadas épocas, como la primavera, asociadas al aumento de polen en el aire. Los síntomas son muy conocidos: destilación nasal, estornudos, lagrimeo, picor en ojos y nariz y, en ocasiones, espasmos bronquiales.

→ ¿Qué solución encuentras en el herbolario?

El tratamiento se basa en el uso de antihistamínicos y dentro de la fitoterapia podemos usar: grosellero negro, perilla, fumaria, helicriso y llantén cuando ocurran los primeros síntomas para neutralizarlos. Dentro de la oligoterapia se usan, sobre todo, el manganeso y el azufre. Se puede también emplear los lavados nasales con suero fisiológico así como la sauna y el baño turco con probados efectos antihistamínicos. Algunos naturópatas recomiendan la ingesta de polen durante el
invierno para vacunarse y prevenir estas crisis primaverales.

→ Anemia
La anemia se produce cuando hay un descenso importante del número de glóbulos rojos o de hemoglobina. La consecuencia es que las células del organismo reciben menos cantidad de oxígeno y esto puede afectar, especialmente, a aquellas personas que requieren mayor cantidad de él para
producir energía como somos las deportistas. Es común que aparezca anemia en mujeres deportistas en edad fértil por la pérdida de sangre durante la menstruación. La anemia por falta de hierro es una de las causas más comunes de bajo rendimiento deportivo, cansancio y fatiga. Hay que realizar controles periódicos o al menos una vez al año revisar los niveles de hierro y ferritina con una analítica sanguínea para poder prevenir y curar bien la anemia, antes de que se convierta en algo crónico.

→ ¿Qué solución encuentras en el herbolario?

Se trata con complementos dietéticos ricos en hierro como la levadura de cerveza o sales como el quelato de hierro o gluconato ferroso. La absorción de hierro es pobre y mejora cuando se asocia la ingesta de estos complementos con vitamina C, por lo que se recomienda tomarlos, por ejemplo, con zumo de naranja o de limón. Un producto natural muy recomendable es el verde alfalfa, rico en clorofila, vitaminas y minerales que fortalecen el sistema circulatorio y mejoran la oxigenación. También es importante aumentar la dosis de vitaminas del grupo B que intervienen en la generación de glóbulos rojos o en la formación de hemoglobina, también es muy recomendable tomar alga espirulina. Otras anemias requieren la valoración médica para su tratamiento.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...