El español va al gimnasio para "estar bueno", la principal motivación para pagar la cuota

Un 64,3 % de los encuentados afirma estar apuntado al gimnasio para lucir buen tipo, frente a un escaso 15,7% que afirmar hacerlo para estar más sano, ¿algo estamos haciendo mal? ¿Es normal que la principal motivación deportiva para apuntarse al gimnasio sea una cuestión estética?
Lidia Castillo/ Fuente Acierto.com y Anuario de estadísticas deportivas 2017 (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte)/ Imagen: Acierto.com -
El español va al gimnasio para "estar bueno", la principal motivación para pagar la cuota
El español va al gimnasio para estar bueno, la principal motivación para pagar la cuota

Un 64,3% de los españoles afirma que su principal motivación para apuntarse al gimnasio es lucir tipo, es decir, lo que coloquialmente se conoce como estar más buena o más bueno, esto implica generar una motivación puramente estética en su relación con la vida activa; en cambio solo un 15,7% lo hace por motivos de salud y muy de cerca le siguen los del 14% que lo hacen para adelgazar.

Estos datos, además de sorprendernos, nos han entristencido un poco porque apunta a que algo estamos haciendo mal los que nos dedicamos a prescribir sobre lo maravilloso que es convivir día a día con la actividad física si lo que te motiva a pagar tu cuota del gimnasio no es aprender y ser más feliz mejorando tu salud y tu cuerpo, un cuerpo que te permitirá afrontar retos que una vida sedenteria te negaría y que a la vez será más equilibrado emocionalmente; sino que caminas a diario hacia tu sala de fitness o box de CrossFit solo para que el reflejo de tu espejo se asemeje cada día más al "canon que marca Instagram". 

Si seguimos buceando en los datos del estudio de Acierto.com todavía es más preocupante que un 57,5% de los encuestados entre 18 y 65 años afirmen ser sedentarios y que un 23% afirme no realizar nada de actividad física, ni siquiera caminar. Nos hartamos de recordar tanto en Train Hard como en Sport Life que el sedentarismo solo trae enfermedad y mal humor, y que la ciencia ha demostrado estudio tras estudio que no moverse solo lleva a caer en la obesidad, la depresión, patologías cardiovasculares, cáncer, reduce la esperanza de vida hasta 7 años y además hace que seas menos eficiente en el trabajo. En defnitiva, el sendentarismo te ayuda a ser más infeliz, poco saludable y a ver la vida desde una óptica negativa que puede llevarte a la depresión y a estar menos motivado con tus deberes laborales, de ahí que esta cifra nos parezca todo un disparate y un peligro para el bienestar y la salud de las futuras generaciones si no hacemos nada por modificarla, pero por ahora solo el 21% de los menores de 10 años hace deporte, el 81% de los adolescentes en edad escolar no se mantienen lo suficientemente activos y un 80% de los niños solo practica deporte en el colegio.

Aquí te explicamos cómo la fuerza puede ayudarte a conservarte joven mucho más tiempo

Reglas antiedad para mantenerte joven

El entrenamiento de la "eterna juventud"

¿Por qué es tan negativo relacionar estética y motivación deportiva?

Si entre las millones de razones que te pueden motivar a hacer deporte los españoles escogen la perspectiva estética, es que realmente no están comprendiendo la importancia y las posibilidades que te ofrece tener una vida activa. No decimos que no sea legítimo querer estar más guapo y sobre todo gustarse más a uno mismo, la utoestima es maravillosa y muy necesaria y es cierto que el deporte te ayuda a desarrollarla más que una madre y dos abuelas juntas; es solo que relacionar ir al gimnasio como una necesidad que solo va a satisfacer la perspectiva superficial y narcisista de la existencia es lo mismo que subestimar la actividad física. 

Hasta que los españoles no entendamos que la vida será activa o no será, es decir, que si queremos llegar a viejos sanos, felicies, con menos achaques y con una salud emocional fuerte o cogemos unas cuantas pesas a la semana, rodamos bien las zapatillas, atravesamos senderos sin parar, viajamos con bicicletas y sobre todo, vemos el deporte como una necesidad vital y existencial prioritaria, estaremos desperdiciendo las posibilidades de ser una mejor comunidad y de ser mejores individuos, nos estaremos acostumbrando a vivir por debajo de nuestras posibilidades y también conformándonos con una parte muy pequeña de lo que nos puede ofrecer la vida.

Publicidad

No, tú no vas al gimnasio o sales a correr para ser más guapo, simplemente lo haces porque es necesario

A los ya iniciados plantearse que uno hace el deporte que hace simplemente para estar más guapo nos desatará más de una risotada, porque uno no sale a correr con lluvia o pasa horas en el gimnasio aprendiendo la técnica correcta del peso muerto, el levantamiento turco o la sentadilla solo para ser más estético, quizás para eso haya métodos menos sufridos. Uno va a mazarse, sale a correr, se pierde con la bici por senderos imposbiles o aprende a subir la cuerda porque simplemente lo necesita. El ser humano nació por y para moverse y lo que es inconcebible es que en pleno siglo XXI y con la información que la ciencia aporta sobre los "milagros" que hace la vida actividad siga habiendo personas formadas capaces de asumir miles de obligaciones en otros ámbitos que no conciban que hacer deporte también es una obligación con uno mismo y con su bienestar. El bienestar y el sendentarismo son palabras incompatibles y si queremos que la sociedad envejecida hacia la que nos encaminamos no esté formada por personas con una movilidad muy limitada, tanto las instituciones públicas, los medios de comunicación como las familias y los amigos tenemos la obligación de prescribir esta medicina, y te digo algo, ¡ojalá todas las medicinas supieran tan bien y motivaran tanto!

Probablemente el 48% de las personas que afirman en este estudio no haber pisado jamás un gimnasio (al menos como socio) y el 31% que estuvo afiliado a uno por última vez hace más de tres años supiera que la ciencia está demostrando que uno de los principales remedios contra el envejecimiento es el entrenamiento de fuerza, que la pérdida de masa muscular es uno de las principales síntomas del inicio de la vejez y que esta se puede retrasar con un entrenamiento apropiado de fuerza que se acompañe adaptado durante toda la vida, vería tan necesario estar abonado a un gimnasio, o tener elementos en casa para trabajar la fuerza al menos, como para ellos es tener un seguro dental o ir a revisiones ginecológicas. Desgraciadamente, a las administraciones y a los medios de comunicación todavía nos queda mucho por prescribir para conseguir cambiar esta perspectiva y concienciar de lo vital que es llevar una vida activa que introduzca tanto disciplinas aeróbicas como entrenamiento de fuerza.

Hay razones para ser ligeramente optimistas

Aunque los datos de Acierto.com sobre el sendentarismo y las motivaciones para la prácitca deportiva son todo un mazazo, si leemos el Anuario de Estadísticas deportivas de 2017 podemos observar que aún hay espacio para la esperanza. En él se puede observar como desde 2011 la práctica deportiva de los españoles no ha hecho más que crecer: en 2015 el 53,5% de la población de  15  años  en  adelante  practicó  deporte  en el último año. La mayor parte de ellos, el 86,3% de ellos con gran intensidad, al menos una vez a la semana; mientras que en 2011 solo un 37% afirmaba haber practicado deporte en el úlitmo año. El mayor crecimiento se ha producido entre las mujeres, que pasarón de un 28,8 % a un 42,1%, aunque no llegan a duplicar la cifra, les ha faltado poco a las españolas. Los deportes más practicados por los españoles son la gimnasia, la carrera a pie, la musculación, el ciclismo, la natación y el fútbol.

Padres activos, niños activos

Predicar con el ejemplo siempre ha sido la mejor forma de conseguir adhesión hacia un modo de vida y el Anuario del Ministerio parece confirmarlo ya que entre las personas que hacen deporte en la vida adulta un 34,2% manifiesta que al menos uno de sus padres practica o ha practicado esta actividad. Por otro lado, los padres parecen cada vez más concienciados con la importancia de involucrarse en el hábito deportivo de sus hijos y 41,6% de padres con hijos menores de 18 años analizados por esta encuesta afirma haber hecho deporte alguna vez con sus hijos, 42,2% suele acompañarlos a sus entrenamientos y 35,2 % a sus competiciones.

La financiación pública al deporte sigue bajando

El peor dato de esta encuesta ha sido precisamente el comprobar que desde 2011 la inversión pública, tanto estatal y autonómica como municipal, no ha hecho más que bajar. Si queremos luchar contra la lacra de la obesidad y concienciar con lo necesario que es incorporar la práctica deportiva a tu día a día es fundamental que desde las administraciones públicas se tomen en serio inversiones tanto para divulgar como para facilitar la práctica deportiva. Un dato positivo que nos trae 2018 es que la Junta de Andalucía se está tomando muy en serio la tasa de obesidad infantil del 23% y quiere establecer en 2 años un mínimo de 5 horas semanales de actividad física en los colegios, aunque puede que esto tampoco signifique que se establezcan 5 horas semanales de Educación Física reglada (pincha aquí si quieres más información sobre esta noticia).

Aquí podrás ver el estudio completo de Acierto.com

Publicidad
Te recomendamos

En su aniversario la GEL-KAYANO 25 se pone al día en cuanto a confort, materiales y r...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

Oxígeno y Costa Rica te invitan a un nuevo evento en la sierra de Guadarrama...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

Historia, gastronomía y muchos caminos rodeados de fértiles bosques donde poner a pru...

Las sentadillas son un ejercicio clave para el trabajo muscular de piernas y glúteos....