Risotto de remolacha

Autor: Yolanda Vázquez Mazariego
Risotto de remolacha
recipe.title

Ingredientes

  • 4 remolachas sin pelar
  • 250 g de arroz
  • 1 cebolla
  • 1/2 taza de vino blanco
  • Caldo de pollo
  • 50 g de queso parmesano
  • 2 dientes de ajo
  • Ralladura de una naranja
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • Piel de una naranja
  • Personas: 4
  • Tiempo: 1 hora y media
  • Dificultad: media

Elaboración

1 - Precalienta el horno a 200º C.

2 - Coloca las remolachas sin pelar, con los dientes de ajo y la corteza de naranja en un trozo de papel de aluminio y envuélvelo.

3 - Hornea durante una hora o hasta que la remolacha esté suave, pínchala de vez en cuando para saber cuando está lista.

4 - Saca el envoltorio del horno, ábrelo, elimina el ajo y las cortezas de naranja y cuando estén suficientemente frías las remolachas, quítales la piel.

5 - Tritúralas junto con el vino hasta que obtengas una mezcla homogénea y resérvala. Sofríe la cebolla en el aceite de oliva hasta que esté pochada.

6 - Agrega el arroz, sofríelo ligeramente, vierte media taza de caldo y remueve hasta que el arroz absorba casi todo el líquido.

7 - Continúa cocinando de esta forma, agregando cada vez media taza de consomé hasta que el arroz comience a suavizar.

8 - Incorpora el puré de remolacha y la ralladura de naranja.

9 - Continúa cocinando y agrega media taza de consomé cada vez que el arroz lo absorba, hasta que esté al dente, es decir, suave pero ligeramente firme en el centro del grano.

10 - Añade el queso parmesano y ajusta la sal y la pimienta. Decora con el perejil y sirve de inmediato.

Volver al indice de recetas

Buscador de recetas

* Intolerancias y alergias
Cada receta está marcada con una recomendación para personas que puedan tener algún tipo de intolerancia o alergia al gluten o a la lactosa, que sean diabéticos o que sigan una dieta vegetariana. Estas catalogaciones son recomendaciones de carácter general y si algún lector padece alguna patología, intolerancia o alergia diagnosticada por un médico, debe extremar las precauciones a la hora de confeccionar los platos, hasta el punto de llegar a consultar a su médico sobre la idoneidad de su consumo.