Pizza de brevas, jamón, mozzarella y albahaca

Una pizza casera y saludable que mezcla la parte crujiente del horno con unos ingredientes frescos, ¡buenísima!
Pizza de brevas, jamón, mozzarella y albahaca
recipe.title

Ingredientes

  • Masa de pizza casera (harina de fuerza, aceite de oliva, agua, sal y levadura)
  • Bola grande de queso mozarella
  • 2 tomates rojos maduros
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 3 cucharadas de vinagre
  • Sal, pimienta y orégano
  • 8 tiras finas de jamón serrano
  • Unas hojas de albahaca fresca
  • 4 brevas frescas
  • Personas: 4
  • Tiempo: 40'
  • Dificultad:

Elaboración

1 - ¡Masa de pizza casera!

Te recomendamos hacer la masa de pizza en casa con harina de fuerza, aceite de oliva, agua, sal y levadura, basta amasar bien los ingredientes y dejar reposar una hora tapada con un paño húmedo, a temperatura ambiente para que actúe la levadura.

2 - A por la salsa de tomate

Mientras esperas a que suba la masa puedes hacer la salsa de tomate, cortando y batiendo los tomates maduros con el aceite de oliva virgen extra, el vinagre de manzana, la sal y el orégano.

3 - Añade salsa y mozzarella

Cuando la masa de pizza haya crecido, amasas de nuevo y la aplanas con rodillo para dejar la base al grosor que más te guste. Colócala sobre una bandeja redonda para el horno y reparte encima la salsa de tomate fresca y el queso mozarella cortado en rodajas finas, repartiendo las tiras finas de jamón serrano, enrolladas por encima.

4 - ¡Y al horno!

Hornea a temperatura alta entre 10 y 20 minutos, según el grosor de la base, para que quede bien cocinada. Saca del horno y reparte sobre la pizza las hojas de albahaca frescas y las brevas cortadas en cuartos justo antes de servir.

Volver al indice de recetas

Buscador de recetas

* Intolerancias y alergias
Cada receta está marcada con una recomendación para personas que puedan tener algún tipo de intolerancia o alergia al gluten o a la lactosa, que sean diabéticos o que sigan una dieta vegetariana. Estas catalogaciones son recomendaciones de carácter general y si algún lector padece alguna patología, intolerancia o alergia diagnosticada por un médico, debe extremar las precauciones a la hora de confeccionar los platos, hasta el punto de llegar a consultar a su médico sobre la idoneidad de su consumo.