Hamburguesa de caballo

Extraída del libro “Recetas Paleo”, de Eudald Carbonell y Cinta S. Bellmunt, con fotografía de María Ángeles Torres
Hamburguesa de caballo
recipe.title

Ingredientes

  • 150 g de carne de caballo picada
  • 2 huevos
  • Hojas de rúcula
  • Aceite de oliva
  • Pimienta y sal
  • 200 g de frutos rojos y 40 ml de agua
  • Mostaza en polvo o en grano y agua
  • Una pera
  • Personas:
  • Tiempo: 20 min
  • Dificultad: fácil

Elaboración

1 - Elabora el falso kétchup calentando en agua puesta a hervir los frutos rojos como frambuesas o fresas y cuando estén blandos, pasa por la batidora para tener una salsa fina.

2 - Elabora la falsa mostaza batiendo los granos o el polvo de mostaza con agua para hacer una pasta. Ten cuidado porque pica mucho más que la de bote.

3 - Elabora la falsa cebolla lavando la pera, y cortándola en cuatro trozos sin corazón para laminarla muy fina, justo antes de servir el plato.

4 - Para la hamburguesa, mezcla en un bol la carne picada con los huevos, la sal y la pimienta. Haz varias bolas y aplástalas para hacer círculos de 1 a 2 cm.

5 - Calienta una plancha con unas gotas de aceite de oliva a fuego fuerte y coloca las hamburguesas para que se hagan a tu gusto, normalmente se dejan doradas por fuera y rojas por dentro.

6 - Monta el plato intercalando las hamburguesas con las láminas de pera, y encima coloca las hojas de rúcula con las salsas de falso kétchup y mostaza.

7 - CÓMO PREPARARLA AL ESTILO PALEO Consigue carne de caballo y trocéala en tiras no muy gruesas para cortarlas en tacos pequeños. Machaca los tacos hasta obtener una pasta compacta y dale forma con las manos. Mientras, prepara un buen fuego para calentar las hamburguesas sobre unas láminas de piedra. Y con los frutos secos y el agua prepara el falso kétchup a mano, y repite el procedimiento con el agua y la mostaza.

Volver al indice de recetas

Buscador de recetas

* Intolerancias y alergias
Cada receta está marcada con una recomendación para personas que puedan tener algún tipo de intolerancia o alergia al gluten o a la lactosa, que sean diabéticos o que sigan una dieta vegetariana. Estas catalogaciones son recomendaciones de carácter general y si algún lector padece alguna patología, intolerancia o alergia diagnosticada por un médico, debe extremar las precauciones a la hora de confeccionar los platos, hasta el punto de llegar a consultar a su médico sobre la idoneidad de su consumo.