Ensalada de escarola, granada y nueces

Una ensalada de invierno que introduce la escarola como base vegetal, una verdura crujiente y con un inconfundible sabor que además es fuente de fibra, betacarotenos, vitamina C y manganeso, ¡para preparar tus ensaladas más deportivas!
Ensalada de escarola, granada y nueces
recipe.title

Ingredientes

  • 100 g de escarola (unas 4 tazas)
  • Un diente de ajo
  • Una taza de nueces peladas
  • Los granos de una manzana madura
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Un pellizco de sal gorda marina
  • Opcional: añade unos gajos de mandarina o queso curado o feta cortado en taquitos para un plus de sabor
  • Personas: 4
  • Tiempo: 5'
  • Dificultad: fácil

Elaboración

1 - Lava y trocea

Lava bien las hojas de escarola, escurre y trocéala a tu gusto.

2 - Dale el toque picante

Corta el diente de ajo en dos mitades y pásalas por las paredes de la ensaladera para que se impregne de su sabor y aroma.

3 - Monta tu ensalada y disfruta

Añade la escarola troceada, las nueces y los granos de escarola y aliña con el aceite de oliva AOVE y la sal gorda.

4 - ¿Qué me aporta?

Una ensalada nutritiva a la vez que ligera y muy fácil y rápida de hacer. Como puedes ver, un plato aporta 257 calorías y llena mucho por su contenido en fibra. La mezcla con las nueces y la granada enriquece la escarola con vitaminas A, C, K y del grupo B (B1, B6 y folatos) y minerales como el magnesio, fósforo, potasio, cobre y manganeso. También es una fuente de ácidos grasos omega-3 cardiosaludables de las nueces. No requiere una salsa especial, la mezcla de sabores y texturas crujientes con el aliño de un buen aceite de oliva virgen extra y el aroma de ajo satisface al paladar. Si además añades gajos de naranja o mandarinas de temporada a esta ensalada, te sorprenderá el contraste invernal del amargo de la escarola con el cítrico de la naranja.

Volver al indice de recetas

Ingredientes relacionados

Buscador de recetas

* Intolerancias y alergias
Cada receta está marcada con una recomendación para personas que puedan tener algún tipo de intolerancia o alergia al gluten o a la lactosa, que sean diabéticos o que sigan una dieta vegetariana. Estas catalogaciones son recomendaciones de carácter general y si algún lector padece alguna patología, intolerancia o alergia diagnosticada por un médico, debe extremar las precauciones a la hora de confeccionar los platos, hasta el punto de llegar a consultar a su médico sobre la idoneidad de su consumo.