Crema de brócoli y calabacín

Una crema de verduras facilísima de hacer, que aguanta hecha en la nevera 4 días y que podrás llevar a la oficina o en tu táper a todas partes para disfrutar de un primero lleno de vitaminas. 
Crema de brócoli y calabacín
recipe.title

Ingredientes

  • 200 g de brócoli
  • 200 g de calabacín
  • Un manojo de albahaca
  • 100 ml de agua (embotellada a ser posible)
  • 20 g de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • Pipas de calabaza para añadir al final
  • Personas: 4
  • Tiempo: 10 min
  • Dificultad: fácil

Elaboración

1 - Prepara las verduras

Lava y corta a rodajas de 4 centímetros el calabacín. Lava el brócoli entero y retira los 200 g que vayamos a usar. Pon abundante agua en una cazuela con sal al fuego, una vez empieza a hervir añadiremos primero el brócoli que requiere de una cocción de 7 a 8 minutos. Una vez hayan pasado los primeros 4 minutos de cocción, añadiremos el calabacín que solo necesita 4. Escurriremos las verduras y enfriaremos rápidamente con abundante agua fría.

2 - ¡A por la crema!

Pon en una batidora de vaso las verduras cocidas, añade el agua, aceite, el manojo de albahaca y salpimenta. Tritura durante 7 minutos. Conseguiremos una textura muy cremosa.

3 - Tú eliges si fría o caliente

Esta crema se puede tomar fría, a temperatura ambiente o caliente. Es muy sencilla, pero eso no quita que sea una crema de lo más deliciosa y nutritiva.

4 - ¿Qué me aporta?

100 g de crema de brócoli y calabacín te aportan 89,8 g de agua, 41kcal, 2,49 g de proteínas, 2,08g de hidratos de carbono, 2,55 g de lípicos y 2,05 g de fibra

Volver al indice de recetas

Buscador de recetas

* Intolerancias y alergias
Cada receta está marcada con una recomendación para personas que puedan tener algún tipo de intolerancia o alergia al gluten o a la lactosa, que sean diabéticos o que sigan una dieta vegetariana. Estas catalogaciones son recomendaciones de carácter general y si algún lector padece alguna patología, intolerancia o alergia diagnosticada por un médico, debe extremar las precauciones a la hora de confeccionar los platos, hasta el punto de llegar a consultar a su médico sobre la idoneidad de su consumo.