Canelones de verdura y pollo

Autor: Yolanda Vázquez Mazariego
Canelones de verdura y pollo
recipe.title

Ingredientes

  • 12 láminas para canelones
  • 2 pechugas de pollo
  • 1 zanahoria
  • 2 puerros
  • 1 manojo de espinacas
  • 1 cebolla
  • 1 tomate
  • 80g de queso parmesano
  • 1 cucharada de harina
  • 1 vasos de leche entera
  • Aceite de olvia
  • Nuez moscada
  • Pimienta
  • Personas: 4
  • Tiempo: 2 horas y 30 minutos
  • Dificultad: media

Elaboración

1 - Poner a hervir las pechugas de pollo con piel y agregar al agua las verduras, la zanahoria, el puerro, las hojas de laurel y las 2 ramas de apio y cocina todo a fuego mínimo durante unas 2 horas aproximadamente.

2 - Reserva el caldo y quítale la grasa cuando esté frío.

3 - Trocea el pollo y las verduras en taquitos.

4 - En una sartén dora la cebolla y agrega el tomate, el pimentón, la zanahoria, el puerro y las acelgas picadas en juliana junto con el pollo.

5 - Salpimentamos al gusto y agregamos el parte del caldo. Ponemos todo a fuego lento y dejamos reducir.

6 - Prepara la bechamel con la leche, el aceite de oliva el queso rallado, la harina, y una pizca de sal, nuez moscada y pimienta.

7 - Cuece las láminas de canelones en una olla con agua y un poco de sal.

8 - Mezcla la mitad de la bechamel con todas las verduras y rellena los canelones con la mezcla.

9 - Coloca los canelones en una fuente y pon el resto de la bechamel por encima. Mientras tanto precalienta el horno a 180º.

10 - Mete la fuente en el horno durante 15 minutos, gratinando los últimos dos minutos.

Volver al indice de recetas

Buscador de recetas

* Intolerancias y alergias
Cada receta está marcada con una recomendación para personas que puedan tener algún tipo de intolerancia o alergia al gluten o a la lactosa, que sean diabéticos o que sigan una dieta vegetariana. Estas catalogaciones son recomendaciones de carácter general y si algún lector padece alguna patología, intolerancia o alergia diagnosticada por un médico, debe extremar las precauciones a la hora de confeccionar los platos, hasta el punto de llegar a consultar a su médico sobre la idoneidad de su consumo.