Bizcocho de yogur y uvas

Es un bizcocho casero con ingredientes naturales, mucho mejor que la bollería industrial con conservantes. Al añadir uvas moradas tienes un aporte extra de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes.
Bizcocho de yogur y uvas
recipe.title

Ingredientes

  • 3 huevos
  • Un yogur natural
  • Aceite de oliva virgen extra (una medida del envase del yogur)
  • Azúcar (1-1,5 de medida de yogur)
  • Harina de repostería (3 medidas de yogur)
  • Un sobre de levadura (16 g)
  • 16 uvas moradas
  • Ralladura de limón
  • Una cucharada de azúcar glas
  • Personas:
  • Tiempo: 30 min + cocción en el horno
  • Dificultad: fácil

Elaboración

1 - Prepara la masa

Casca los huevos, colócalos en un bol grande con el azúcar y bate bien. Añade el yogur y el aceite y sigue batiendo con movimientos envolventes. Limpia el limón y con un rallador, incorpora la cáscara encima.

2 - Tamiza

Tamiza (pasa por el colador para que coja aire), la levadura y la harina, sobre la masa y mezcla bien.

3 - Incorpora las uvas

Selecciona unas cuantas uvas, trocéalas y retira las pepitas y añádelas a la masa, y el resto las añades enteras al final rebozadas en harina, para que al ponerlas en el molde sobre la mezcla no se vayan al fondo. Así nos las encontraremos de vez en cuando dentro del bizcocho, como una “dulce” sorpresa.

4 - ¡Al horno!

Unta un molde con un poquito de aceite, espolvorea con harina y vierte dentro la masa y hornea a 180º durante 40-45 minutos, o hasta que te quede el dorado a tu gusto. Apaga el horno, retira el bizcocho y deja que se temple. Pasa un cuchillo por los bordes del molde para sacarlo fácilmente y desmóldalo. Espolvorea el bizcocho de yogur con un poco de azúcar glas… ¡y disfruta!

Volver al indice de recetas

Buscador de recetas

* Intolerancias y alergias
Cada receta está marcada con una recomendación para personas que puedan tener algún tipo de intolerancia o alergia al gluten o a la lactosa, que sean diabéticos o que sigan una dieta vegetariana. Estas catalogaciones son recomendaciones de carácter general y si algún lector padece alguna patología, intolerancia o alergia diagnosticada por un médico, debe extremar las precauciones a la hora de confeccionar los platos, hasta el punto de llegar a consultar a su médico sobre la idoneidad de su consumo.