Batido de naranja y zanahoria para controlar tu apetito

Un batido rico en fibra y proteínas para saciarnos con pocas calorías. Por Virginia García y Sergio Esìnar, especialista en nutrición deportiva (www.sergioespinar.com)
Batido de naranja y zanahoria para controlar tu apetito
recipe.title

Ingredientes

  • 2 vasos de zumo de naranja recién exprimido
  • 2 zanahorias medianas peladas y cortadas
  • 2 higos (secos o frescos) pelados
  • Una ciruela morada (sin hueso y pelada)
  • Una cucharada de coco rallado
  • Una cucharadita de semillas de lino
  • Un bloque de silken tofu
  • Personas: 1
  • Tiempo: 10 minutos
  • Dificultad: fácil

Elaboración

1 - Controlar tu apetito

Para saciarnos con pocas calorías, debemos formular batidos que sean ricos en fibra y proteínas. Las frutas tenemos que usarlas enteras, con su pulpa, así que no los hagas en una licuadora, utiliza una batidora. No te preocupes por la textura porque al batirlo todo no notarás pieles ni restos. También podemos usar verduras con buen contenido de fibra como los tomates secos, zanahoria, puerro, cebolla, guisantes, coles de Bruselas, espinacas, brócoli, endivias, hinojo, achicoria... Si quieres un batido dulce, elige mejor hinojo (además es anisado) y zanahoria, o de sabor más neutro como las espinacas, guisantes y endivias. Añade frutas como naranja, plátano, higos, ciruelas, dátiles, orejones, pasas, aguacate y coco rallado, y como líquido utiliza leche de soja, leche de avena, yogur de soja o silken tofu. Si haces bebidas vegetales caseras, te vendrán bien las de avellanas, almendras y nueces para tus batidos

2 - ¿Cómo se hace?

Bate primero las zanahorias con los higos y la ciruela hasta que se forme un puré. Después añade el resto de ingredientes y bátelo hasta que no haya apenas trozos perceptibles. Si lo quieres más líquido, añade más zumo de naranja. Guárdalo en botellitas en la nevera.

Volver al indice de recetas

Buscador de recetas

* Intolerancias y alergias
Cada receta está marcada con una recomendación para personas que puedan tener algún tipo de intolerancia o alergia al gluten o a la lactosa, que sean diabéticos o que sigan una dieta vegetariana. Estas catalogaciones son recomendaciones de carácter general y si algún lector padece alguna patología, intolerancia o alergia diagnosticada por un médico, debe extremar las precauciones a la hora de confeccionar los platos, hasta el punto de llegar a consultar a su médico sobre la idoneidad de su consumo.