Barritas de cacao altas en proteínas

Por Paula González Carracedo/Fotos: Virgina García
Barritas de cacao altas en proteínas
recipe.title

Ingredientes

  • 1 plátano mediano
  • 2 cucharadas de semillas de lino
  • 3 dátiles (opcional)
  • 120 ml de bebida de soja (sin azucarar y sin sabores)
  • 2 cucharadas de proteína de soja vegana en polvo (sin sabores)
  • 2 cucharadas de cacao desgrasado en polvo
  • Una taza de avena en copos
  • Media taza de nueces peladas
  • Un cuarto de taza de avellanas peladas
  • Un cuarto de taza de almendras crudas
  • Personas:
  • Tiempo: 40 minutos
  • Dificultad: fácil

Elaboración

1 - Pon en la batidora el plátano pelado y cortado en trocitos, las semillas de lino, los dátiles sin hueso y la bebida de soja y bátelo todo junto unos 2 minutos, hasta que la mezcla pase de líquida a viscosa.

2 - Déjalo reposar 10 minutos.

3 - Precalienta el horno a 180ºC con calor arriba y abajo y prepara un molde cuadrado o rectangular con papel para hornear.

4 - Pon la mezcla batida en un bol y añade la proteína de soja y el cacao. Mézclalo bien.

5 - Agrega la avena y vuelve a mezclar.

6 - Machaca con un mortero o a mano los frutos secos y añádelos también. Mézclalo.

7 - Pasa la mezcla al molde y estírala bien por todo el fondo con una espátula de silicona.

8 - Corta la masa con el tamaño que quieras que tengan las barritas, así después serán mucho más fáciles de cortar.

9 - Hornea la masa en altura media a 180ºC durante 30 minutos (hasta que veas que los bordes están secos).

10 - Sácala y deja que se enfríe antes de cortarla en barritas y probarlas.

Volver al indice de recetas

Buscador de recetas

* Intolerancias y alergias
Cada receta está marcada con una recomendación para personas que puedan tener algún tipo de intolerancia o alergia al gluten o a la lactosa, que sean diabéticos o que sigan una dieta vegetariana. Estas catalogaciones son recomendaciones de carácter general y si algún lector padece alguna patología, intolerancia o alergia diagnosticada por un médico, debe extremar las precauciones a la hora de confeccionar los platos, hasta el punto de llegar a consultar a su médico sobre la idoneidad de su consumo.