A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
S

Salmón ahumado

Salmón ahumado

El salmón ahumado no se diferencia nutricionalmente del salmón normal, excepto en su alto contenido en sal (desde el 1,8% hasta el 3,7% del producto). Como el salmón fresco, es un alimento rico en proteínas con 18 g de proteínas y solo 4 g de grasa por cada 100 gramos, con un perfil lipídico muy saludable, por su contenido en ácidos grasos monoinsaturados, como el oleico y en poliinsaturados, como el linoleico y el omega-3, estos dos últimos beneficiosos para la salud cardiovascular. Sus minerales más importantes son el yodo, el magnesio, el fósforo, el selenio y el potasio. También es una buena fuente de vitamina B3 y B12 y aporta cantidades modestas, de vitaminas liposolubles (A, D y E). El ahumado alarga la vida de los alimentos frescos y aporta un sabor característico que hace que muchas personas que no comen pescado se lo tomen con gusto. Es importante recordar que es un producto que se debe guardar en la nevera y que a medida que envejecen, los ahumados almacenan compuestos nitrogenados como la histamina que pueden provocar reacciones en las personas alérgicas, por lo tanto, consúmelo cuanto antes y no esperes a la fecha de caducidad.

Nutrientes x 100g (x pieza en caso de frutas)

Valor energético 180.72 kcal
Ácido Graso Monoinsaturado 3.39 g
Ácido Graso Poliinsaturado 1.44 g
Ácido Graso Saturado 1.36 g
Agua 67.68 g
Calcio 19 mg
Colesterol 35 mg
fosforo 250 mg
Grasas 8.7 g
Hierro 0.6 mg
Magnesio 32 mg
Potasio 420 mg
Proteina 25.4 g
Selenio 32.4 ug
Sodio 1880 mg
Vitamina A 15 ug
Vitamina B1 0.16 mg
Vitamina B12 3 ug
Vitamina B2 0.17 mg
Vitamina B3 13.7 mg
Vitamina B6 0.28 mg
Vitamina D 19 ug
Vitamina E 1.7 mg
Yodo 28 ug
Zinc 0.4 mg