Vitamina D y actividad física, ¿cómo se relacionan?

Si quieres mejorar tu rendimiento deportivo, la Vitamina D es uno de los nutrientes que no puedes ignorar
Noelia Hontoria -
Vitamina D y actividad física, ¿cómo se relacionan?
La vitamina D ayuda a los músculos y los huesos.

La vitamina D está estrechamente relacionada con la salud muscular pero también con la salud ósea. De ahí que sea tan importante si realizamos deporte o si queremos mejorar nuestro rendimiento físico.

De hecho, vigilar que consumimos las cantidades diarias recomendadas de vitamina D nos favorecerá en diferentes procesos relacionados con el rendimiento pero también con la recuperación tras la actividad deportiva.

¿Por qué la vitamina D es tan buena para los deportistas?

En primer lugar, la vitamina D nos puede ayudar a prevenir lesiones debido al fortalecimiento óseo y al refuerzo muscular, dos factores que se incluyen en su lista de beneficios. Obviamente, debemos evitar realizar movimientos o posturas que puedan provocarnos una lesión, pero contar con unos huesos y músculos sanos y fuertes también es importante.

Vitamina D y actividad física, ¿cómo se relacionan?

Los lácteos y el pescado azul suelen contener dosis altas de vitamina D.

Por otro lado, también nos ayudará a combatir la fatiga y a estar más vitales y enérgicos. Y a esto se une que la vitamina D es importante para asimilar otros nutrientes, como el calcio y el fósforo. El primero de ellos, vuelve a poner de manifiesto la importancia de esta vitamina sobre la salud ósea, mientras que el segundo favorece la concentración y la energía.

Publicidad

Otro beneficio de la vitamina D es su influencia sobre el sistema inmunitario, gracias a la cual conseguimos prevenir gripes, resfriados y otras enfermedades similares.

Tres formas de consumir vitamina D

Hay tres formas fundamentales de consumir la vitamina D: mediante la alimentación, a través de ciertos suplementos o absorbiéndola por la piel gracias al sol.

  • La alimentación es clave para tener una buena base nutricional. En este caso, el pescado azul, los huevos y el queso son tres fuentes de vitamina D. Los lácteos, en general, son ricos en vitamina D y, además, al tener un alto contenido de calcio, hacen que la asimilación de ambos nutrientes sea más efectiva en nuestro organismo.

  • Los suplementos alimenticios son otra opción si tenemos carencia de vitamina D o no la sintetizamos bien. Estos nos los debería recomendar un médico, en función de nuestro historial clínico, aunque muchos de ellos se venden sin receta y no son perjudiciales, por lo que puede ser el propio farmacéutico quien nos aconseje cuál tomar.

  • Por último, una de las formas más agradables de generar y absorber vitamina D es tomando el sol. Con el contacto de la piel con el sol, nuestro organismo es capaz de crear esta vitamina. Eso sí, recuerda tomarlo siempre con precaución y evitar las horas centrales del día para que tu piel no sufra.

Publicidad
También te puede interesar

Sobre todo en el mundo del deporte las grasas tienen una mala fama que oculta que realizan funciones imprescindibles en nuestro organismo. ¿Sabías por ejemplo que son las mejores “guardaespaldas” de algunas vitaminas? En concreto, de las vitaminas liposolubles, A, K, D y E, que se llaman así porque se disuelven en las grasas y se ingieren a partir de alimentos ricos en ellos.

Te recomendamos

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

Otro de los grandes pilares para que no te fallen tus músculos: la hidratación. Repas...

Porque hay un desayuno óptimo para cada tipo de deportista, aquí te dejamos 4 propues...

Lo que no le puede faltar nutricionalmente al buen corredor antes, durante y después ...

¡Estrenamos reto con Noemí de Miguel y Herbalife! El objetivo de la periodista es cla...

El objetivo del desayuno para el corredor es aportar nutrientes esenciales sin entorp...