Recetas paleo

Te enseñamos a cocinar como los hombres del Paleolítico para preparar auténticas recetas "paleo". No solo es muy divertido, también se trata de platos sanos y equilibrados para la nutrición del deportista.
Yolanda Vázquez Mazariego, basándose en el libro "Recetas Paleo", de Eudald Carbonell y Cinta S. Bellmunt, con fotografías de María Ángeles Torres/ Imágenes de recetas: María Ángeles Torres -
Recetas paleo
Recetas paleo

PALEODIETA  vs.  RECETAS PALEO

La paleodieta es una forma de alimentación que está muy de moda, basada en lo que comían nuestros antepasados durante el Paleolítico, en un momento en que el hombre era cazador-recolector. Sus defensores sostienen que el hombre está diseñado para alimentarse de grandes cantidades de proteína y grasas que obtiene de alimentos como la carne y el pescado.

La paleodieta tiene sus defensores y detractores, y no es el tema de este artículo, que va de lo que sí que sabemos que comían antiguamente y las recetas que se pueden preparar con los alimentos de ahora, basándonos en los descubrimientos sobre el Paleolítico.

Lo que Eudald Carbonell y Cinta S. Bellmunt proponen en su libro Recetas Paleo, no es paleodieta en sentido estricto.  Son "platos" inspirados en lo que se comía en la prehistoria atendiendo a los productos que los homínidos del Paleolítico encontraban en su entorno. Cocina muy natural, muy poco elaborada y normalmente variada.

¿Sabías que nosotros como Homo sapiens podemos consumir cualquier tipo de alimento? Durante el 99,9% de nuestra historia como especie hemos sido cazadores-recolectores. Nuestra etapa de agricultores y ganaderos solo tiene 8.000-10.000 años de historia. Alimentos tan tradicionales como el aceite de oliva, la cerveza, el queso, el vino, etc., son muy nuevos para nuestro sistema digestivo.

¿Qué comían las personas de la prehistoria?

Sabemos cada vez más sobre lo que comían nuestros antepasados gracias a los análisis de los yacimientos del Paleolítico: de lo que encontramos en sus "basureros", del desgaste dental y de los instrumentos que usaban para cortar y cocinar. Comían básicamente lo que encontraban, todo era aprovechado: verduras, hierbas, frutas, huevos, semillas, setas y frutos secos, algas,  carne, aves, moluscos y pescado de vez en cuando.

Alimentando el cerebro

Como nos cuenta Eudald Carbonell, se piensa que todas las especies de Homo han sido omnívoras, y que hemos ido modificando nuestra dieta adaptándonos a los cambios climáticos en función de la latitud en la que hemos vivido. Eso hizo que nuestro sistema digestivo evolucionara con rapidez, reduciendo sus dimensiones, lo que trajo a su vez crecimiento progresivo del cerebro, el órgano más costoso de mantener.

El problema de la paleodieta antigua es que era muy rica en carnes ricas en grasas, lo que en una cultura sedentaria como la actual puede llevar al sobrepeso, la obesidad y las enfermedades que se asocian a ellas, como diabetes, cardiovasculares, etc.

 

RECETAS PALEO

Este artículo está basado en el libro "Recetas Paleo" (Libros Cúpula) escrito por el paleontólogo y catedrático de Prehistoria de la Universidad Rovira i Virgili, Eudald Carbonell, junto a la periodista y arqueóloga Cinta S. Bellmunt. Sus páginas, repletas de fotografías de gran calidad y color, incluyen 60 recetas que nos revelan lo que realmente comían nuestros antiguos.

17,95 €

www.planetadelibros.com

Los homínidos tenían un desgaste físico muy grande que no tenemos actualmente. Comían cuando podían, según los recursos de que disponían en su entorno o de la suerte que habían tenido aquel día para conseguir una pieza de carne. Habría días que cazarían mucho, pero quizás luego estaban semanas que no encontraban nada contundente. Siempre contamos que la paleodieta es muy recomendable si luego haces muchas horas de ejercicio, pero si no, no tiene sentido.
Cinta S. Bellmunt, arqueóloga, periodista y coautora de “Recetas Paleo”.

Las recetas paleo más deportistas

Hemos escogido 4 recetas del libro de Recetas Paleo, de entre los 60 platos que nos proponen sus autores, que como buenos científicos, han utilizado sus conocimientos del Paleolítico para enseñarnos cómo se preparaban al estilo paleo y cómo se pueden adaptar al gusto actual. 



Huevos de avestruz a la losa con cebollino

Para que te hagas una idea (y porque nos gusta cuidar a los más puristas) si quieres que este plato sea auténticamente paleo, debes prepararlo también al modo paleolítico: deberías buscar un nido de avestruz recién puesto en primavera, romper el huevo en una plancha de piedra de esquito recalentada y cocinarlo aliñando con hierbas de la zona para comerlo después directamente de la losa. Tranquilo, si esto es demasiado para tu mentalidad urbanita (lo comprendemos) te proponemos también una preparación adaptada a la vida moderna.

En la era paleolítica los homínidos eran cazadores y recolectores, vivían en campamentos estacionales y la movilidad era una de sus estrategias más importantes. Tenían una constitución, en general, muy fuerte y poca grasa. La obesidad no existía tal y como la conocemos.
Eudald Carbonell, paleontólogo, catedrático de Prehistoria y coautor de “Recetas Paleo”

�¿SABÍAS QUE…?

Se han encontrado huevos de avestruz con grabados de 8.600 a 6.680 años de antigüedad en la región de Ouargia en Argelia.  

Los huevos de avestruz tienen niveles más bajos de colesterol que los huevos de gallina.

Hamburguesa de caballo con falsos kétchup, mostaza y cebolla

�¿SABÍAS QUE…?

El caballo era una de las especies cazadas más abundantes en yacimientos del Pleistoceno. Junto con el ciervo y los bóvidos, era la carne más consumida.

Caracoles tetrrestres con menta

�¿SABÍAS QUE…?

En la Cova de la Barriada en Benidorm se ha descubierto el yacimiento paleolítico con consumo de caracoles terrestres más antiguo de Europa, datado de hace unos 30.000 años.

No es cierto que salir a cazar (o a entrenar) en ayunas sea lo más natural. Los homínidos en el Paleolítico ya  utilizaban snacks, llevaban con ellos pequeñas porciones de alimentos. ¡La caza sin desayunar no es recomendable!
Eudald Carbonell, paleontólogo, catedrático de Prehistoria y coautor de “Recetas Paleo”

Hígado de cabra a la piedra con laurel

¡Para los que anden faltos de hierro o quieran prevenir anemias!


Paleo-consejos

01\ Las verduras juegan un papel importante en la paleodieta. Deben ser lo más frescas posible. Tener un huerto para cultivarlas es una opción cada vez más popular.

02\ Las frutas deberían ser de temporada, los homínidos las cogían directamente de los árboles y las desecaban en algunos casos para llevar en los viajes.

03\ Es importante que las carnes y pescados sean de buena calidad, de alimentos criados en condiciones sanas y en entornos naturales.  

04\ Puedes utilizar hierbas aromáticas y especias para aliñar los platos, por su sabor y por su carácter medicinal.

05\ La sal era un condimento caro y escaso. La palabra ‘salario’ viene de sal, ya te imaginas como se cotizaría en las zonas lejanas a la costa…

06\ Las setas han formado parte de nuestros platos y puedes encontrarlas en otoño y primavera en bosques y prados, además de en el supermercado.

07\ Recupera la tradición de recolectar bayas, como las moras y frambuesas, y  frutos secos como las almendras y las nueces que se pueden encontrar en cada estación en tus paseos por el campo.

08\ Cocina de la forma más sencilla posible, los antiguos comían muchos alimentos crudos o cocinados al calor del fuego, utilizando recipientes sencillos, piedras u hornos de fabricación casera.

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

El espíritu de la maratón más internacional...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...