Hambre física vs hambre emocional

¿Tienes hambre o ganas de comer?
Sara Alvarez -
Hambre física vs hambre emocional
Hambre física vs hambre emocional

De nada sirve ponerte a dieta si antes no identificas los motivos que te impulsan a veces a perder el control sobre lo que comes. El hambre real, física, aparece poco a poco y se siente en el estómago. El hambre emocional, por el contrario, aparece de repente y es más bien la necesidad inmediata de llenarte de algo. Además, continúas comiendo mucho después de estar saciado físicamente y acabas sintiéndote culpable y avergonzado. Estos son algunos que los consejos que nos da Miriam Tara, cofundadora de KilosOut, para controlarla:

  • Respira profundamente antes de empezar a comer. Ese instante te permitirá pensar qué quieres realmente saciar y reflexionar sobre si realmente tienes hambre, si necesitas un segundo plato o de verdad te apetece lo que vas a comer.
  • Mantente bien hidratado. A veces confundimos la sensación de sed con el vacío que provoca el hambre física.
  • Muévete. Haz otra cosa o cambia de lugar, verás cómo al cambiar tu foco de atención, calmas las ganas de comer. Además, la sensación de haberlo afrontado sin comer reforzará tu autoestima.
  • No te sientas culpable. El estrés y los remordimientos aumentan tus niveles de cortisol, lo que hará más fácil que el ciclo de antojos se inicie de nuevo.
  • Asume tu responsabilidad. Puedes permanecer en la parálisis o afrontar esta situación como una oportunidad para cambiar. Sé sincero contigo mismo y profundiza en querer ver “qué” te está provocando comer de forma emocional.
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Repasamos lo que funciona y lo que no a la hora de organizar nuestras rutinas nutrici...

Los mejores consejos de Tu Visión Gafas Deportivas para la adquisición de tus nuevas ...

Porque tus articulaciones son las bisagras responsables del movimiento... Deberías cu...

Así es el "número 7" de Suunto, un pulsómetro que combina las prestaciones de un smar...

AñosLuz sortea un viaje a Marruecos, ¡no te lo pierdas!...