¿Cuándo entrenas? Ajusta el reloj a tus comidas

Por mucho que entrenes, no rendirás si no llevas una dieta adecuada. Pero no es sólo lo que comes, también en que momento lo comes. Descubre en este artículo cómo debes comer en función de la hora de tu entrenamiento.
Sport Life -
¿Cuándo entrenas? Ajusta el reloj a tus comidas
¿Cuándo entrenas? Ajusta el reloj a tus comidas

Por mucho que entrenes, no rendirás si no tienes una dieta adecuada en cantidad y calidad. Pero no sólo importa lo que comes, sino también cuándo lo comes.

  • Si entrenas antes de desayunar:

Si estás bien entrenado y haces una actividad aeróbica de una hora de duración como máximo, puedes entrenar en ayunas sin problemas. Eso sí, es muy importante que te hidrates bien y resulta imprescindible haber realizado una cena equilibrada la noche anterior con un buen aporte de carbohidratos y proteínas. Por ejemplo, un plato de judías verdes con patatas y pescado.

Y después de entrenar, asegúrate de hacer un buen desayuno rico en proteínas que repare los daños musculares que puede producir el entrenamiento en ayunas.

  • Si entrenas después de desayunar.

Si eres de los que no pueden entrenar con el estómago vacío, aunque lo hagan a primera hora de la mañana, divide tu desayuno en dos. Haz uno ligero previo al entrenamiento, por ejemplo, un zumo natural, una tostada pequeña con aceite y un té. Después de entrenar y ducharte, puedes tomar un aporte de proteínas que te ayude a regenerar tu masa muscular, como unos huevos revueltos.

  • Si entrenas aprovechando la hora de la comida

No puedes hacerlo con la energía que te quede del desayuno… necesitas hacer un buen almuerzo a media mañana. Puede ser un bocadillo de pan integral con un filete de pollo a la plancha, lechuga y tomate. No le eches mahonesa, está buenísimo con un chorrito de aceite de oliva virgen. Después de entrenar puedes tomar una ensalada con algo de proteína y una fruta.

  • Y si entrenas al final del día

Ocurre lo mismo con la merienda. Prueba un cuenco de yogur griego desnatado con frutos secos tostados (no fritos), una gota de miel y una fruta. Después de entrenar te bastará con una cena ligera y rica en proteínas para recuperar tus músculos.

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

El espíritu de la maratón más internacional...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...