De sufrir un infarto a competir en solo un año

Hace poco más de un año en pleno esfuerzo físico Iñaki Domínguez sintió una sensación de fatiga algo diferente a las vividas los más de 35 años dedicado al deporte y actividad física. No podía intuir que estaba sufriendo una grave lesión cardiaca.

Iñaki Domínguez

Iñaki, al 4º día de su 'renacimiento', en plena monitorización cardiaca en ingreso en la Unidad Coronaria
Iñaki, al 4º día de su 'renacimiento', en plena monitorización cardiaca en ingreso en la Unidad Coronaria

La afección de Iñaki, una disección coronaria, le llevó a ingresar de urgencia, ser intervenido y guardar 9 días de convalecencia y varios meses de baja profesional. La primera vez que se acude a un hospital y hacerlo de aquella forma no entra en los planes de nadie, escuchar la palabra infarto, siendo deportista y acostumbrado a pasar controles médicos, tampoco.

Gracias al Servicio de Hemodinámica del Complejo Hospitalario de Navarra, la intervención de urgencia y recuperación los días posteriores fueron como se esperaba y, en unos días, ya estaba en casa. A partir de ese momento, al igual que con cualquier lesión deportiva, van sucediendo las diferentes fases cronológicamente. La primera la aceptación del hecho y análisis de lo acontecido, la segunda la toma de decisiones para abordar la recuperación. Es aquí donde se dan algunas circunstancias adversas. La más importante, la escasa evidencia de casos como este (una docena de eventos de similares características reflejados en la literatura científica) y otra no menos relevante: el encasillamiento en una patología como es la disección coronaria espontánea, que cursa con un origen diferente y que afecta a pacientes de características muy diferentes a las de Iñaki.

Iñaki Domínguez: un año de progresión en rehabilitación, del infarto a la competición.

Esto lleva a que las recomendaciones médicas sean de un tono excesivamente conservador y limitante, llegando a aconsejar el establecimiento de actividad cardiovascular a valores muy bajos y trabajos o ejercicios de fuerza a niveles muy bajos (como por ejemplo un máximo de 1 a 6 kg de carga en pesos según el protocolo del Hospital de Vancouver, referente en rehabilitación y disección coronaria).

Por el carácter inconformista, la búsqueda de razones sólidas y la ayuda de otros profesionales, Iñaki se fue forjando su propia recuperación, lejos del entorno hospitalario. Los ejercicios aeróbicos suaves, paseos en montaña, las sesiones de estiramiento y acondicionamiento con su entrenador de siempre en el gimnasio que le vio crecer y la práctica de halterofilia progresiva y monitorizada, fueron los pilares en los meses iniciales de recuperación.

Test específico físico con monitorización ecocardiográfica y electro con el Dr. Pedro Azcárate
Test específico físico con monitorización ecocardiográfica y electro con el Dr. Pedro Azcárate

Gracias a la asistencia de dos grandes profesionales expertos en cardiología se van dando pasos en la valoración y cuantificación de la mejoría. Entrando en marzo de 2020, en momentos de confinamiento, la capacidad física estaba restituida a un 50-60% de los valores iniciales. Este restablecimiento no está exento de miedos, de enfrentarse cara a cara con la preocupación de ajustar perfectamente la dosis ejercicio-intensidad adaptación, y de prejuicios por gran parte de la sociedad y entorno familiar (esa estigmatización de la enfermedad, transmisión de miedo, cuestionar sobre si lo que haces es adecuado o no, e ignorancia por parte de quien piensa que todo infarto acontece igual, sin saber que hay diferentes tipos de isquemia coronarias de diverso origen.

Una vez se pudo regresar a la actividad física tras el confinamiento, Iñaki retoma actividades físicas que le acompañaron a lo largo de su trayectoria deportiva, como es el patinaje de velocidad, y continúa con travesías de montaña algo más exigentes, gimnasio y halterofilia.

Al año de la lesión, en octubre de 2020 y tras verificar con pruebas de valoración una restitución plena de la función cardiaca (ecocardiogramas, TAC coronario, Prueba de esfuerzo específica de fuerza), el estado de forma física es igual al precedente. Un gran logro tras una lesión de semejante gravedad.

De un INFARTO a la vuelta a la competición

Tal ha sido la capacidad de mejora y recuperación que el pasado mes de noviembre tomaba parte en los Campeonatos de Europa y Copa de España de halterofilia categoría máster, logrando la victoria en ambas pruebas en la categoría Master 45-73 kg.

El hecho de competir se hacía con datos monitorizados y sin dejar nada al azar. El puesto, evidentemente, era lo de menos. El mayor logro era demostrarse a sí mismo que volvía a estar donde lo dejó, algo que muy pocos podrían afirmar un año atrás.

Entrenamiento de pierna, julio 2020
Entrenamiento de pierna, julio 2020 

Mentalidad y psique deportiva, dos caras de la misma moneda

Una de las cosas que destaca Iñaki en esta experiencia vital es que, la mentalidad de un deportista y algunas características psicológicas determinadas hacen que, del mismo modo que se tiene la capacidad de sacrificio para la consecución de metas y logros…éstas pueden jugar en tu contra ante señales que puede dar tu cuerpo de exceso de entrenamiento, o relación inadecuada carga - descanso. Tras lo acontecido, Iñaki comenta que posiblemente se lesionó una semana atrás del evento, acusando molestias y dolencias indicativas de daño cardiaco pero sin ser consciente ni conocedor de ello. Ni tan siquiera el día del ingreso tuvo un episodio de infarto a lo “Hollywoodiense”, con parada cardiorrespiratoria, mano al pecho y ambulancia, etc. Iñaki en un esfuerzo intenso de unos 20 minutos, se empezó a encontrar con menos capacidad de la habitual…pero… haciendo alarde de gran auto exigencia y nivel competitivo, concluyó dicho esfuerzo. Su mensaje es muy claro:

“Aconsejo prudencia a todo deportista por muy revisado y cuidado que se crea. No desestimes los sobreesfuerzos, y escucha las señales que manifiesta tu cuerpo” y “huye de caer en tópicos que se ven actualmente en RRSS “otro entrenamiento que suma”, “casi muero… pero conseguí acabar”… porque nos puede llevar a sobrepasar una fina línea muy peligrosa.

En extenuación tras esfuerzo el día del ingreso
En extenuación tras esfuerzo el día del ingreso

Caso Clínico a publicar

Iñaki, Diplomado en Dietética y Nutrición (UN 95) y Grado en Fisioterapia (Upna 14) ha sido siempre estudioso, inquieto, curioso y ansioso por aunar conocimiento y experiencia. En esta ocasión, una vez estudiados los casos clínicos, la posible etiopatología del suyo en concreto, así como el tratamiento no convencional adoptado (ejercicio físico prematuro, soporte nutricional desde ingreso en planta hospitalaria y posterior supresión de medicación standard antes del tiempo previsto) se dispone a escribir un “case report” (caso clínico) basado en su caso, esperando con él dar luz a la comunidad científica y a quien lo requiera ante eventos de similares características.

Vida y muerte

“Tras un suceso de estas características se establece un antes y un después. La fragilidad de la vida así como que la muerte es parte de ella y el precio que pagamos por vivirla, quedan latentes. Pero, precisamente por eso, cada nuevo día es saboreado como el primero, cada amanecer se valora como si fuese uno de los últimos. La escala de valores y prioridades se resetea, del mismo modo que las personas que estaban, están o no a tu lado. Una experiencia vital, no recomendable, pero a la que con el tiempo…a buen seguro, estaré agradecido, como parte de la vida que me ha tocado vivir”

Iñaki Domínguez, Pamplona 24/12/2020

Con el equipo Anaitasuna, en el Campeonato Navarro de Clubes 2020: vuelta a la competición tras 12 meses
Con el equipo Anaitasuna, en el Campeonato Navarro de Clubes 2020: vuelta a la competición tras 12 meses

 

Archivado en: