Mucho más que capacitados

Discapacitados no creamos que sea la palabra que se ajuste para definir al equipo español de deportistas paralímpicos. Hemos tenido la oportunidad de hablar con David Casinos, Ricardo Ten, Israel Oliver y Juanjo Méndez
Fran Chico / Fotos: Rafa Gómez. En foto de portada: Ricardo Ten, nadador paralímpico, quinto puesto en 100 m braza en Río -
Mucho más que capacitados
Mucho más que capacitados

Hoy he tenido el lujo de acudir a la recepción que ha hecho Liberty Seguros (por cierto, preciosa su campaña #sesalen) de esos grandes deportistas que son la selección que nos ha representado en los Juegos Paralímpicos. No solo hablamos de que sea gente que ha conseguido salir adelante y marcarse objetivos superando grandes obstáculos por un accidente de la vida o muchos incluso de nacimiento, es que son grandes deportistas que lo dejan todo en la competición. Hablar de estos deportistas como discapacitados a mí me da vergüenza porque en el deporte están mucho más que capacitados.

Es cierto, como decía Enrique Huerta, consejero delegado del grupo Liberty Seguros, que "todavía queda mucho por hacer para que sean reconocidos por nuestra sociedad al nivel que sus méritos y su nivel competitivo merecen, pero estamos avanzando". Es verdad que en estos Juegos estas verdaderas estrellas del deporte han tenido más espacio en la prensa y nosotros hemos visto en primera persona como los artículos que escribíamos en sportlife.es tenían un gran seguimiento cuando los poníamos en las redes sociales.

 

 

Hoy hemos podido charlar en persona con algunos de esos deportistas que tanto nos han inspirado en los últimos 10 días con su lucha en los Juegos Paralímpicos de Río. Como siempre, ha sido muy especial charlar con David Casinos que nos contaba que "aunque esta vez de bronce, la medalla era muy especial por ser la quinta seguida en unos Juegos Olímpicos y por ser la primera ya con mi hija en la familia".

Esta leyenda del deporte nos contaba que "lo de pasarme a la bicicleta para Tokio es complicado, pero me gustaba mucho el remo y lo mismo os doy una sorpresa grande y soy el próximo Craviotto". David nos volvía a dejar como despedida su lema: "Primero os voy a contar cómo surge. Fue lo que le dije a mi madre cuando me desperté en el hospital y ya no veía nada: "Todos los días sale el sol y si no, ya me encargo yo de sacarlo, no te preocupes mamá". LECCION DE VIDA CON MAYÚSCULAS

Pudimos tocar la doble medalla que colgaba del cuello del nadador Israel Oliver que nos confesaba que después "de muchos años nadando 40 km a la semana este era mi sueño. Ahora tengo que reflexionar y buscar otro nuevo".

El nadador canario, de 28 años compite en la categoría S11 (ciegos totales) y se llevó el oro en 100 mariposa y en los 200 m estilos, pulverizando además el récord de Europa en esta última modalidad. Israel no ha sido novato en estos Juegos de Río, ya en los de Atenas 2004 consiguió dos metales: plata en el relevo de 4x100 estilos y bronce en 100 mariposa.

 

También subieron al podio el tándem formado por Joan Font e Ingacio Ávila,  plata en fondo en carretera. "Tuvimos cerca la medalla de oro. En el repecho duro que había en el circuito nos destacábamos pero luego nos cogían en el llano. Al final fuimos segundos en el sprint". Nos contaba que "la compenetración es clave. Yo tengo que tener una confianza ciega, nunca mejor dicho, en mi piloto. Imagínate que bajamos puertos a 80 km/hora y yo siempre pienso que está tomando las mejores decisiones".

Especial fue la charla que mantuvimos con Juanjo Méndez, 52 años,  uno de los veteranos del equipo (ya fue medalla en Atenas 2004 y ha sido séptimo 12 años más tarde en Brasil). "Mi carrera en los Paralímpicos comenzó precisamente en Barcelona 92. Yo sufrí un accidente de moto y me dieron por muerto. Estaba tapado con la manta que ponen a los fallecidos cuando un Guardia Civil se dio cuenta de que me movía. Perdí un brazo y una pierna y cuando me desperté en el hospital precisamente se estaban celebrando los Paralímpicos. Fueron mi inspiración para seguir adelante. Yo engordé mucho, pasé incluso de 100 kilos, y un amigo, Bernard Moreno, fue el que me animó a volver a subirme a  la bici. Aún se me ponen los pelos de punta al recordar la primera pedalada que dí en el velódromo de Horta. Al principio era mortal. Mientras yo iba en la bici, Bernard iba andando y aún así él iba más deprisa que yo. Nadie puede imaginarse lo que significa hoy para mí salir con la bici con mi grupo de amigos. No tiene precio".

¡Lástima que no tuviéramos más tiempo de seguir charlando con estos deportistas que realmente #sesalen!

 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...