PROBAMOS A FONDO LA SAUCONY KINVARA 7

 
Francisco Jesús Chico -
PROBAMOS A FONDO LA SAUCONY KINVARA 7
PROBAMOS A FONDO LA SAUCONY KINVARA 7

 

De todos es conocido que encajarme a mi una zapatilla de “natural running” no es tarea fácil y puesto a probar unas a fondo ya que me pongo lo hago con la que es santo y seña en esto: La Saucony Kinvara. No solo fue una de las primeras zapatillas que vio la luz en el mercado “natural” sino que tras la gran crisis de éste ha sido de las pocas que ha sobrevivido y lejos de perder fuelle hasta parece que lo ha ganado. Tiene mérito porque lejos de esconderse o remodelarse ha mantenido sus señas pero ha ido sirviéndose de los adelantos técnicos para lograr sobrevivir y a la vista esta que lo ha conseguido.

La Kinvara 7 en versión chico

DISIMULADA ESENCIA

Si cuando salió al mercado la Kinvara presumía de flexibilidad y ligereza, de ser como un calcetín ahora lo sigue siendo pero prefiere sacar pecho de otras cualidades como la amortiguación y hasta incluso la durabilidad que ha salido muy reforzada con los últimos cambios. Para los más puristas diré que resulta difícil de encuadrar porque le falta algo de pegada para ser mixta aunque su peso es incluso inferior al de estas, su amortiguación es mayor y linda con las zapatillas de entrenamiento pero su durabilidad y forma de hacerte correr es bien distinta. Una vez que no te quede otra tendrás que aceptar que más allá de una moda el natural es un nicho de mercado.

DE ARRIBA ABAJO

Aunque se parece bastantes a sus versiones anteriores más próximas es con mucho la que más cambios ha recibido y aunque no sean perceptibles son sus entrañas las grandes beneficiaras de esta pequeña revolución que Saucony le ha hecho a una de sus zapatillas más vendidas.

Conoce los principales cambios:

Upper: Con muy pocos refuerzos y todos termosellados no solo salva el tipo sino que gracias también en parte a unas cotas de chasis no muy generosas el pie queda muy sujeto. El milagro es atribuible a un viejo conocido en la marca llamado Flex Film que son una serie de capas superpuestas. En cuanto a comodidad la nota es muy alta pero quizás sí he notado que se recalienta un poco a altas temperaturas (eso en Sevilla es fácil de testar).

Media suela: Una de las razones por las que sí me he atrevido con estas Kinvara y no con otras es precisamente porque Saucony ha metido una media suela de mi confianza, con SSL. Este material puede que lleve una década debajo de mis pies pero me sigue pareciendo de los mejores del mercado. Lo he visto hacer de todo y nunca mal, con distintas durezas y casi siempre con agrado. Aquí es el protagonista casi absoluto de la media suela y aunque tiene un tacto algo firme le da a la zapatilla una consistencia que antes no tenía ni por asomo. Dije que tenía casi todo el protagonismo porque en el talón Saucony ha metido una pequeña cuña de su novedoso Ever Run. Es la zona donde quizás menos se deja notar pero en silencio suma.

 

 

La versión de mujer de las Kinvara 7 La versión de mujer de las Kinvara 7

 

suela: Como a gran parte de sus modelos Saucony impone la suela Tri flex buscando mayor tracción sobre todo y un punto de efecto palanca. Es este un punto controvertido porque los fieles de la Kinvara buscaban quizás esa zapatilla hiperflexible que ahora busca un parecido más razonable a las mixtas de toda la vida. El compuesto de suela varía según zonas. En el talón el más duro, el XT 900, en la puntera y medio pie teñido de color el IBR+ que contribuye a un buen tacto. El resto está compuesto por EVA+ un material que hasta ahora se utilizaba para amortiguar la media suela.

 

 

EN MARCHA

Cuando salieron las zapatillas con dropp 4 me eche las manos a la cabeza ya que con aquellas primeras Saucony con dropp 8 me costaba correr. Aparte de mi evolución he de decir que las marcas cada vez disimulan mejor y hoy en día ni siquiera con estas te ves obligado a puntear de manera agresiva. Pasa esto porque entre otras cosas por fin han entendido que la cosa no consiste solo en poner un buen antepie a la zapatilla sino dar la opción de talonear sobre un buen talón. La Kinvara 7 lo tiene, si quieres exprimirla y tu técnica te lo permite ahí está pero si el cansancio te vence también. Para mi es la clave, por fin muchos corredores tradicionales la van a poder mirar con tranquilidad. El tacto de la zapatilla se aleja del que fue en sus primeras versiones, ahora con el SSL es mucho más firme lo que permite que la Kinvara 7 sea bastante estable incluso para no llevar pieza rígida medial.  El recorrido de la amortiguación es bajo, el tacto incluso seco pero la cantidad de amortiguación sorprende para bien. Lo que sorprende un poco es que precisamente Saucony tiene una batería de medidas para hacer una zapatilla de tacto suave pero claramente no han querido porque ni tan siquiera lleva doble plantilla y el Ever Run del talón incluso bien escondido.

 

Metidos ya en faena llama la atención que yendo tranquilo la zapatilla no pide guerra y ni tan siquiera, a pesar de su dropp de 4 mm, te invita descaradamente a puntear. Casi que pasaría por una rodadora si no fuera porque la horma, un tanto estrecha al estilo de las zapatillas mixtas y rápidas, te recuerda que los modales de señorita los tiene pero que lo suyo es la guerra. Invitados por su exiguo peso de 221 gramos decido meterle alegría y es ahí donde mejor se mueve, en ritmos altos pero no máximos. Si la cosa se pone seria de verdad a mi gusto le falta pegada. No se mueve mal pero carece de ayudas para sentir una impulsión fuerte. Ha querido el destino que la climatología haya puesto a prueba uno de esos puntos que la Kinvara siempre tuvo complicado debido a su suela y es la adherencia. Sobre asfalto como se esperaba bastante bien, sobre mojado salva el tipo también con suficiencia. Sobre tierra, quizás su punto débil de siempre, sin ser un prodigio al menos no pierde tracción en seco aunque en mojado ya es otro cantar y acusa la falta de grip y compuestos más propios. En definitiva yo recomendaría la Kinvara 7 como una zapatilla neutra polivalente bien de entrenos o mixta/competición según peso que puede resultar muy útil a atletas que por su historial de lesiones (lesiones de rodilla y cuádriceps) puedan beneficiarse de un dropp bajo.

PVP: 129.95 €

Peso: 221 gramos en 9 USA

 

Por Fernando Chacón Gerente de Emotion Running Sevilla. http://emotionrunning.com/

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

El espíritu de la maratón más internacional...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...