Cómo prevenir el codo de tenista

El codo de tenista o epicondilitis puede afectar tanto a tenistas como a quienes fuerzan la muñeca y el codo en su rutina diaria.
Noelia Hontoria -
Cómo prevenir el codo de tenista
El codo de tenista se puede prevenir trabajando bien la técnica.

La epicondilitis se produce por un sobreesfuerzo o una mala postura del antebrazo o la muñeca y se refleja en el codo, produciendo una lesión muy habitual en las personas que practican algún deporte de raqueta.

Se trata de una lesión de origen inflamatorio, por lo que su prevención consistirá básicamente en trabajar bien la postura y en aplicar frío en la zona.

3 medidas de prevención para el codo de tenista o epicondilitis

Para prevenir el codo de tenista, es importante que aprendamos a trabajar bien la postura. Debemos evitar forzar una posición incómoda o poco natural en repetidas ocasiones, ya que puede provocar la inflamación del músculo y con ella la lesión. Aprender a corregir los movimientos que realizamos, tanto durante la actividad deportiva como en otras rutinas diarias en las que podemos estar forzando, es la mejor medida de prevención que podemos llevar a cabo.

Otra opción para prevenir el codo de tenista es aprender a dar descanso a esta zona. No fuerces ni en intensidad ni en tiempos y toma algún tipo de descanso después de los ejercicios. Aprender a estirar correctamente la zona puede ser una buena solución para prevenir la aparición de la epicondilitis.

El tercer consejo para prevenir esta lesión pasa por aplicar frío en la zona después del entrenamiento si tenemos tendencia a sufrirlo o creemos que hemos forzado de más. Las cremas o pomadas a base de antiinflamatorios no esteroideos también nos pueden ayudar para aliviar la zona después de un entrenamiento intenso o de una mala postura repetida. Por último, utilizar coderas también es un buen aliado.

Cómo prevenir el codo de tenista

Una buena higiene postural evita el codo de tenista.

¿En que casos debemos consultar con un especialista?

La visita al fisioterapeuta o especialista en medicina deportiva debería ser obligatoria en cuanto aparecen las primeras molestias en una zona determinada. De este modo, podemos prevenir la aparición de una lesión mayor.

Si no hemos acudido a tiempo y la lesión ya se ha producido, es importante que sigamos sus recomendaciones y el tratamiento planteado y que sea el propio especialista quien nos diga cuándo podemos retomar la actividad deportiva.

Te recomendamos

Te invitamos a que vivas una jornada en Madrid con el equipo de pruebas de MOTOCICLIS...

El objetivo del desayuno para el corredor es aportar nutrientes esenciales sin entorp...

Los 5 objetivos de nutrición que todo buen corredor debe tener en cuenta para configu...

Elegidas por una gran mayoría de corredores populares, las ASICS Gel Cumulus han esta...

Claves de entrenamiento y nutrición para conseguir activar tu metabolismo y cumplir t...

Una nueva versión de las LAZR: así son las Fresh Foam LAZR v2 de New Balance, una zap...