Las "normas de circulación" en la piscina

Parece que últimamente, quizás porque hay muchas piscinas con "exceso de tráfico" en las horas punta, empieza a ser frecuente ver piques e incluso discusiones entre nadadores. Un buen momento para recordar las reglas de etiqueta en la piscina
Yolanda Vázquez Mazariego -
Las "normas de circulación" en la piscina
Las "normas de circulación" en la piscina

No es un deporte de contacto hasta que en un calle  hay demasiados nadadores con diferente ritmo. Incluso hemos llegado a contemplar discusiones que han necesitado del socorrista para poner orden. Desde Sport Life queremos recordaros las normas que deben regir en la pileta, comenzando por saludar.

 

1)      Cuando entres en una calle, saluda. Es lógico, porque cuando se entra en cualquier lugar se saluda, y la piscina no es una excepción. No se trata de pedir permiso, se trata de ser agradable.

2)      Entra en tu calle de forma tranquila. Si quieres entrar de cabeza estás en tu derecho, pero hazlo siempre cuando tus compañeros de calle estén lejos, y revisa a los que ya llegan y van a voltear. No les saltes en la cara... Un susto de muerte cuando vuelves tranquilamente nadando protagonizado por otro nadador que hace las veces de torpedo, no es agradable y puede acabar en lesión.

3)      Se nada por las calles en el mismo sentido que al conducir ¡NO VAYAS POR EL MEDIO DE LA CALLE!, con el coche no se va, o no se debería ir, entre dos carriles... y mucho menos por la izquierda. A no ser que vayas a nadar a Inglaterra, allí se nada por la izquierda en la mayoría de las piscinas.

4)      DÉJATE EL EGO EN EL VESTUARIO. Cuando se establecen en las calles niveles por velocidad de nado, se modesto y si dudas, elige la calle de menor velocidad. Para saber en que calle debes nadar, ten en cuenta que si no nadas un 100 metros crol a menos de 2'10'', ve a las calles lentas. Si nadas a más de 3' cada 100 metros crol, ve al carril más lento. Es mejor nadar en un carril que tu controles que en uno en que molestes porque tengan que adelantarte constantemente. El concepto es que "yo al menos no molesto". Seguro que así, todo mejora. Además, siempre hay tiempo de cambiarse de calle.

5)      Deja una distancia de unos 5 metros entre el que va delante y tú. Intenta no tocarle los pies a quien va delante. Un error y un toque lo puede tener cualquiera, pero si por largo le das 10 veces en los pies.... mosquea.

6)       Intenta detenerte en el lado izquierdo de la pared. De esta forma, el resto de personas que naden podrán girar o voltear en el lado derecho, que es el correcto.

7)      Si te decides a adelantar, piensa en hacerlo bien. Es igual que al conducir, primero comprueba que realmente tienes velocidad para adelantar rápido, segundo, mira que no venga nadie de frente y tercero, ocupa el lado izquierdo y deja espacio al adelantar para no asustar ni molestar.

8)      Y si metes la pata en la piscina, das un golpe o un manotazo sin querer, por favor, párate y pide disculpas. Comprueba que la otra persona está bien, no sigas nadando como si los ‘encontronazos’ en el agua fueran gafes del oficio en la piscina.

 

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

Ya hemos cumplido el primer mes del #RetoSportLife #RetoHerbalife y la periodista Noe...

Así son las Supercross de Joma, unas zapatillas cómodas, estables y reactivas...

Te contamos porqué el deportista no tiene porqué excluir al pan de su alimentación y ...

Otro de los grandes pilares para que no te fallen tus músculos: la hidratación. Repas...

La guía con las 30 etapas para hacer a pie, pero también en bici o si te apetece eleg...