5 pasos para nadar en el mar

¡Atrévete a dar el salto a las aguas abiertas! Te damos las claves para que adquieras fluidez también al nadar en el mar
Tere Fullana. Fotos: Pau Catllá -
5 pasos para nadar en el mar
5 pasos para nadar en el mar

 

Nadar en aguas abiertas es una gran escuela. Una experiencia que puede ser inolvidable si te has preparado previamente; o una pesadilla si no tienes nivel suficiente para afrontar el reto. Nadar en aguas abiertas requiere de técnica y preparación en piscina. Con estos 5 pasos pasarás al nivel necesario para sentirte estable y nadar con seguridad, evitando los riesgos que dependen de tu nivel de natación.

Nadar a crol, el mejor estilo en aguas abiertas

Así como en la piscina intercalas estilos en tus entrenamientos, en el mar se suele utilizar el estilo crol la mayor parte del tiempo.

En la técnica del estilo crol intervienen muchísimos factores relacionados con el movimiento de lo que denominamos palancas o segmentos propulsivos. Son los que ejecutan las piernas y los brazos mientras nadamos. Sin embargo, nuestras piernas y nuestros brazos están sujetos a nuestro tronco y cabeza, partes fundamentales de la "barca" o "chasis" que usaremos para deslizarnos por el agua. Si atendemos a nuestra posición cuando nadamos y nos movemos sin perder aquella que nos da mayor flotabilidad, podremos mejorar tanto nuestra propulsión, aunque todavía cometamos errores en la ejecución de piernas y brazos, como nuestra estabilidad e hidrodinámica mientras nos sentimos deslizar por el agua.

 

01\ LA POSICIÓN DE LA CABEZA

Es muy común llevar la cabeza dirigiendo la mirada hacia delante, más si estamos nadando en mar. Aunque se pueda pensar que así seguro estaremos mejor orientados, la cabeza debe permanecer bajo el agua proyectando la mirada hacia el fondo (para orientarse hay que subir directamente arriba). De este modo conseguimos adelantar el peso de nuestro cuerpo, por lo que cadera y piernas se mantienen más cercanas a la superficie.

Cuidado con "sacar" demasiado la cabeza

 

02\ STREAMLINE

En el nado de crol siempre hay un brazo que está en movimiento, pero el contrario junto con el tronco y piernas debe integrarse en un solo eje o línea a la que llamamos  "streamline". Si esto ocurre, al ejecutar un impulso con el brazo que queda libre (remada) nuestro cuerpo está mejor preparado para recibir dicha propulsión y lograremos deslizarnos mejor por el agua. Tenemos que conseguir que nuestro cuerpo se comporte como una canoa, que sea firme mientras remamos.

Ej: Fíjate en la imagen del "churro" como modelo de la posición que no tiene que tomar tu cuerpo

 

03\ CÓMO PASAR LAS OLAS - Aterrizaje al agua

En situaciones de mala mar: muy picada, olas de medio a un metro, etc., cuesta mucho avanzar y para ello conviene saber de qué modo podemos nadar para evitar perder nuestra posición en el agua. Como las olas las vamos viendo subir y bajar, podemos pensar que un  modo de superar esto es pasar las olas por encima con los brazos, sin acabar de introducir el brazo en el agua. Pero si lo hacemos así provocamos que la ola choque con más superficies de nuestro cuerpo (le ofrecemos el brazo, la cabeza, nuestra cadera está más caída porque levantamos el tronco y no nos acabamos de apoyar dentro del agua) y que nademos más frenados.

 

Un primer aspecto sería intentar adaptarnos a los movimientos del mar y el otro, que aquí destacamos, es aterrizar el brazo que recobra (fase aérea de la brazada) con el fin de atravesar el agua y tener un nuevo brazo de apoyo delante. El sentido de aterrizaje va de arriba hacia adentro y adelante.

04\ ADELANTAR EL PESO DEL CUERPO CON LA ACCIÓN DEL RÓLIDO

Si logramos aterrizar en el agua como indicamos en el punto 3, no solo conseguiremos pasar mejor la ola o afrontar mejor los constantes saltitos que nos provoca el mar, sino que si finalizamos nuestro recobro de este modo y la trayectoria del brazo continúa hacia delante, balanceándonos sobre él, el peso de nuestro cuerpo también se adelanta, luego flotamos más y seguimos con la posición adecuada para recibir un nuevo impulso que nos dará continuidad en nuestro deslizamiento.  
 

05\ ESTABILIZA EL RITMO DE TU BRAZADA SIGUIENDO LAS PUNTOS ANTERIORES (CABEZA-STREAMLINE-ATERRIZAJE DE LA MANO Y RÓLIDO)

Para entrenarnos con calidad uno de los aspectos que tenemos que tener muy presente es el de dar regularidad a nuestros movimientos. La técnica es la base para lograr que nuestro movimiento sea más fluido y constante al nadar, ya que al ser un deporte cíclico, requiere de un ritmo equilibrado de brazos y piernas. Con este equilibrio y con entrenamiento conseguimos tener un ritmo constante en la velocidad de nuestro nado. Pero el mar nunca nos devuelve ni las mismas corrientes ni las mismas olas. Así que si queremos tener éxito en nuestras travesías y contar con buenas experiencias, es preferible haberse entrenado con el fin de lograr que nuestra velocidad de “crucero” sea lo más rápida posible. Los cambios de ritmo en series largas, el trabajo de series en intensidades un poco más altas y entrenar en el propio mar son algunos ejemplos de la tipología de entrenamiento que desarrollará nuestro sistema aeróbico y que nos ayudarán a superar mejor las variables de este medio salvaje.

Cómo salir de una corriente marina

Si no conoces el mar y las mareas puedes verte arrastrado por una corriente hacia el interior. No te asustes, basta conocer cómo circula el agua para elegir la dirección correcta a la que dirigirte y salir del mar de forma segura.

1   Si no conoces la playa, antes de entrar a nadar, observa las olas y comprueba hacia dónde va la corriente. Respeta el color de las banderas. No nades sin compañía, mejor en playas con socorristas, a los que conviene preguntar sobre el estado del mar y comunicarles cuánto y a dónde vas a nadar para que estén atentos.

2  Si la corriente te arrastra y te impide llegar a la playa, no te dejes llevar por el pánico ni pierdas la fuerza intentando nadar en contra de la corriente. Déjate arrastrar sin perder de vista la línea de la playa y sin dejar de observar los cambios en la corriente para saber cuándo empezar a nadar.

3  Una vez que notas que la corriente que te ha metido hacia el mar se va debilitando, empieza a nadar en paralelo a la línea de costa unos metros para salir del flujo principal.

4  En cuanto empieces a notar que has salido de la corriente, ya puedes nadar hacia la orilla, ahí no vas a encontrar resistencia, y también puedes ir aprovechando las olas entrantes que van hacia la playa.

Si a pesar de todo no puedes alcanzar la orilla, para y reserva tu energía. Busca a alguien en la playa y haz señales moviendo los brazos y grita para pedir ayuda.
 

(*) TFswim se creó en junio de 2010 con el fin de hacer llegar un nuevo concepto para el perfeccionamiento técnico y el entrenamiento de la natación. De la mano de su creadora y escritora de este artículo, Tere Fullana, TFswim ofrece sus servicios en las piscinas municipales de L’Hospitalet del Llobregat y los organizan Clínics Técnicos también en diferentes piscinas y localidades catalanas y de Baleares.

http://tfswim.com/

 

 www.facebook.com/tfswim10

 


 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...