5 claves para nadar en aguas abiertas

Porque nadar en el mar no es lo mismo que en la piscina... Aquí tienes 5 trucos que te ayudarán a mejorar tu nado en aguas abiertas
Tere Fullana -
5 claves para nadar en aguas abiertas
5 claves para nadar en aguas abiertas

¿Algo va mal en cuanto sales de la piscina? La natación en aguas abiertas tiene requisitos diferentes que debes entrenar. Seguro que mejoras mucho si estás atento a estos 5 puntos claves cuando te lances al mar o al pantano.

 

1.  TRAYECTORIA DE BRAZOS

Los brazos tienen que proyectar dos líneas rectas paralelas entre sí, correspondientes a la separación entre los dos hombros. Cada brazo realiza dos momentos de aceleración dentro de cada brazada, que son los dos impulsos (cuando empuja el agua hacia atrás y cuando entra en el agua). Si cada brazo proyecta cada uno de sus dos impulsos sobre su recta, el cuerpo se moverá hacia delante. Si por el contrario, los impulsos salen de esta, entonces el tronco se verá obligado a compensar con un exceso de torsión y el desplazamiento empezará a serpentear.

2. POSICIÓN DE MENOR RESISTENCIA

En el mar es importante que entre impulso e impulso, se consiga muy bien la posición que menor resistencia ofrece al agua. Esta es con el cuerpo ligeramente inclinado y formando una línea recta entre el brazo de delante, el tronco y las piernas. Esta posición se da durante el recobro del brazo contrario, desde que la mano ha acabado su impulso bajo el agua hasta que alcanza la altura de la cabeza.

 

3. TÉCNICA DE RESPIRACIÓN BILATERAL

Para nadar larga distancia no es imprescindible dominar la respiración bilateral. Lo que hay que contar es con un nado equilibrado respecto al balanceo del tronco, que se mueve de izquierda a derecha por igual. Eso sí, saber llevar correctamente la respiración bilateral suele indicar que el nado está mejor compensado entre ambos lados.

 

 

 

4. BUSCAR REFERENCIAS

Cuando nos tenemos que orientar y nos encontramos lejos de nuestro punto de referencia (por ejemplo, un arco) conviene coger puntos más grandes, como una montaña, edificio o algún otro accidente geográfico, que sean fáciles de visualizar con un solo vistazo. A medida que nos vamos acercando, vamos concretando o llegando más al detalle de nuestro punto de referencia.

 

 

5.RECTIFICAR LA TRAYECTORIA

Si durante la travesía nos vemos obligados a rectificar la trayectoria, conviene que durante las primeras brazadas con las que vamos a cambiar nuestro rumbo vayamos chequeando constantemente para evitar coger una trayectoria descompensada. Es un error muy habitual que si me he desplazado hacia la derecha respecto a mi punto referencia, acabe nadando dejando el punto en el lado contrario, es decir, a mi izquierda, lo que me obliga a volver a rectificar la trayectoria. Esto ocurre porque la visión desde la cabeza distorsiona la imagen y tiende a compensar en exceso.


Te recomendamos

Ligeras, pero también estables y amortiguadas, así son las ASICS Gel-DS Trainer 24...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Tu objetivo es claro: acabar con esa última capa de grasa que esconde tus abdominales...

Una zapatilla para llegar más lejos con menos esfuerzo, para disfrutar de más kilómet...

¿Sabías que en tu intestino conviven 100 billones de bacterias? A este conjunto de ba...

El Curso de organización de eventos deportivos contará además con el Caso práctico Ca...