El entrenamiento que te equilibra

Olvídate de las malas posturas y encuentra el equilibrio en tu entrenamiento para evitar lesiones de espalda con estos ejercicios.
Domingo Sánchez -
El entrenamiento que te equilibra
El entrenamiento que te equilibra

Frecuentemente, los gestos del día a día o nuestro deporte favorito motivan vicios en nuestra postura que pueden llegar a lesionar nuestra espalda. No te preocupes, puedes solucionarlo haciendo estos ejercicios, te llevará menos de 10 minutos.

Crea tu propia "rutina postural". Haz estos ejercicios 2 ó 3 veces a la semana, empezando por una sola serie de 30 segundos de duración para cada ejercicio, hasta que seas capaz de mantener 45 segundos de cada ejercicio y realizar 3 series. Seguro que lograrás el equilibrio.

Siéntate correctamente Isométrico posterior
Siéntate correctamente Isométrico posterior

Objetivo: desarrollar el equilibrio entre la fuerza de los lumbares y los abdominales, es decir, entre la parte posterior y anterior del cuerpo. Siéntate en el suelo con la espalda totalmente recta y las piernas juntas y estiradas delante del cuerpo. Levanta un brazo verticalmente y no te olvides de cambiar. ¡Ojo! No muevas el tronco ni hacia delante ni hacia atrás.

Objetivo: aumentar la fuerza estática o sin movimiento de la musculatura posterior del cuerpo, como tríceps, lumbares, glúteos y parte posterior de los muslos. Boca arriba con los codos extendidos y las palmas de las manos apoyadas a tu espalda, deja el peso exclusivamente sobre los talones y las manos. El cuerpo se coloca en línea recta desde los talones hasta la cabeza. ¡Ojo! Es importantísimo mantener un ritmo constante de respiración y permanecer totalmente alineada.

Isométrico anterior
Equilibrio lateral
Isométrico anterior Equilibrio lateral

Objetivo: aumentar la fuerza estática o sin movimiento de la musculatura anterior del cuerpo, como pectoral, abdominal y cuádriceps. Boca abajo con los brazos extendidos al frente, de modo que se apoyen en el suelo exclusivamente las manos y las puntas de los pies. Tu cuerpo debe formar una línea recta desde los talones hasta la cabeza. ¡Ojo! Es importantísimo mantener un ritmo constante de respiración y vigilar que tu cuerpo permanezca totalmente alineado.


Objetivo: aumentar la fuerza estática o sin movimiento de la musculatura lateral del cuerpo, sobre todo oblicuos. Apoyada sobre un antebrazo y sobre el pie de su mismo lado, coloca el cuerpo estirado al igual que en los ejercicios anteriores. La diferencia es que el cuerpo se coloca lateralmente, perpendicular al suelo. ¡Ojo! No bajes ni subas la cadera, el cuerpo debe estar siempre en línea recta. Además, mete barriga para trabajar el transverso.













 

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

En noviembre queremos que cuides de ti...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...