Maratón, los errores más comunes al entrenarlo

Estos son los errores de entrenamiento más comunes cuando te preparas un maratón, ¡no caigas en ellos!
Rodrigo Gavela -
Maratón, los errores más comunes al entrenarlo
Maratón, los errores más comunes al entrenarlo

Son errores que se repiten muy a menudo entre los corredores aficionados que **preparan maratones** En su mayoría son fácilmente subsanables.

Este artículo es un adelanto de la revista Sport Life de agosto que actualmente está en quiosco, puedes hacerte con ella aquí en la versión print, y aquí en la versión digital.

Evita la impaciencia

El primer error del corredor que prepara un maratón es la Impaciencia, del que se derivan muchos de los demás. La clave es no tener prisa y empezar muy despacio.

Realizar demasiados kilómetros es el error más común y el más pernicioso a largo plazo

Es mejor quedar cortos de km que pasarse.

Realizar rodajes demasiado largos

Es otro error habitual en el corredor aficionado de maratón. Esto perjudica más que beneficia, pues pierdes mucha fuerza muscular y saturas el hígado.

No estirar provoca lesiones

Los estiramientos son fundamentales después de cada entrenamiento.

Comer poco supone un menor rendimiento

Hay que alimentarse e hidratarse correctamente con una dieta variada y completa.

Sesiones de gran intensidad

Publicidad

Sesiones de gran intensidad en corredores con poca experiencia y sin una base importante de trabajo de fuerza suponen una sobrecarga innecesaria que perjudica más que beneficia.

La ausencia del trabajo de fuerza

El trabajo con pesas o con gomas es el gran ausente en la preparación de los maratonianos y, paradójicamente, es la clave de su preparación. Resultan incómodas y aburridas, pero son la mejor garantía de éxito a medio y largo plazo. Permiten mejorar espectacularmente la fuerza y resistencia muscular y con ello todas las demás cualidades físicas básicas, y son el mejor antídoto ante la mayor parte de las lesiones comunes en los corredores.

No trabajar el abdomen

Los abdominales son otro de los puntos débiles del corredor. Es necesario fortalecerlos para equilibrar fuerzas y evitar sobrecargas y molestas lesiones en la espalda y en los abductores.

No hidratarse bien

La falta de hidratación en el entrenamiento conlleva un mayor riesgo de contracturas y una menor asimilación del entrenamiento, al estar la sangre más espesa y los músculos menos elásticos.

Correr con dolor

Correr con dolor de forma continuada sólo conduce a padecer una lesión crónica de la parte afectada. Y no parar cuatro o cinco días, al final supone parar un mes o más.

Usar zapatillas pensadas para profesionales

Algunos creen que compitiendo con zapatillas súper rápidas, como las que usan los corredores de élite, van a mejorar sus marcas, pero lo único que consiguen es sobrecargarse antes y agotarse muscularmente de forma prematura.

Estar demasiado tiempo de pie el día antes del maratón

Os sobrecargará innecesariamente la musculatura.

Sufrir no debe ser sinónimo de entrenar

Si piensas que sufrir es sinónimo de entrenar, estás en un grave error. Lo ideal es acabar os entrenamientos con la sensación de que podías hacer más. Debes diferenciar dolor de molestia, el dolor es siempre peligroso, pues es el paso inmediatamente anterior a la lesión.

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
También te puede interesar

Se publica el estudio más grande de la historia mundial del running con el análisis de 107,9 millones de resultados de carreras populares

Te recomendamos

Las claves para comer de forma funcional y los mejores alimentos para conseguir tus o...

Con el máximo retorno de energía de todas las espumas de New Balance hasta la fecha, ...

Quake es el nuevo diseño de Saucony que se incorpora a grandes modelos de su línea té...

La periodista Noemí de Miguel ya es finisher del Maratón de Ciudad del Cabo y lo logr...

La guía con las 30 etapas para hacer a pie, pero también en bici o si te apetece eleg...

¿Y si hubiera alguna forma de construir calzado más eficiente variando la mecánica de...