¡Tus manos también corren!

Si eres de los que cierra el puño al correr, o deja la mano suelta, o muerta o directamente no sabes que hacer con ella... Necesitas leer este artículo. La posición de las manos en la carrera también es clave para mejorar tu técnica, ¡y tu zancada!
Miguel Ángel Rabanal -
¡Tus manos también corren!
¡Tus manos también corren!

¿Alguna vez te has parado a pensar cómo colocas tus manos cuando corres? Y es que correr no es solo cosa de piernas, en nuestras zancadas inciden directamente la posición adoptada por nuestro tronco, cabeza, brazos y, como te demostramos aquí, también es cosa de manos. Cada corredor tiene su estilo, pero esta es la posición ideal: 

- Tienen que actuar como una prolongación de los antebrazos y no interferir en la trayectoria lineal del desplazamiento.

- Los antebrazos deben guardar un ángulo de aproximadamente 90º con la parte superior de los brazos, que a su vez harán un péndulo con su origen en los hombros, procurando siempre que los codos vayan pegados al cuerpo y las manos no se crucen para que el movimiento pendular tenga la misma dirección que el desplazamiento.

-  Relajadas, con los dedos ni abiertos ni cerrados, como si estuvieras cogiendo una naranja o sujetando un garbanzo entre los dedos índice y pulgar. Los flexores y extensores de los dedos deben encontrarse relajados, evitando tensiones y esfuerzos innecesarios.

La musculatura de las muñecas velarán para que las manos no se desvíen a ningún sitio que no sea la prolongación de los antebrazos, que deberán guardar una posición de 90 grados con los brazos, que a su vez harán un péndulo con origen en los hombros, y procurando siempre que los codos vayan pegados al cuerpo y las manos no se crucen para que el movimiento pendular tenga la misma dirección al desplazamiento.

Posiciones incorrectas:

- Manos extendidas

- Puños cerrados

- Manos demasiado relajadas

- Manos hacia fuera

Posición ideal

Ya nos lo contaba Chema Martínez: "Busca siempre una posición con la que estés cómodo e inicia el braceo desde ella. Debemos prestar atención a que nuestros codos formen un ángulo de 90º, con los brazos ligeramente separados del tronco y las manos semiflexionadas. 

Las manos se recogen "semicerradas", como si tuviéramos dentro unas mariposas, no se pueden apretar en exceso porque las aplastaríamos, pero el cierre del puño tampoco puede ser muy abierto o de lo contrario se escaparían. Debemos adoptar una posición cómoda de semiflexión. Lo único que debemos hacer es, respetando este eje, mover los brazos. Es muy importante el trabajo de estabilización de core, el tronco no se mueve, recuerda que lo único que se mueven son los brazos, pero sin rotaciones ni aspavientos.


¿Cómo debe ser ese braceo?

A ritmos cómodos, trataremos de buscar la economía sin forzar mucho el movimiento porque nos haría gastar más energía. Si es un movimiento rápido, sí que nos ayudaremos bien de los brazos, alargando el braceo. El propio ritmo nos dará la medida de cómo debe ser.

Lo ideal es que los brazos se muevan desde los hombros, de forma paralela a nuestro eje, mientras el tronco permanece lo más rígido posible, sin oscilaciones que nos harían perder energía.

No te preocupes si te sientes muy descompasado al principio, correr es cuestión de técnica... ¡Y de repetir, repetir y repetir! Practica con los ejercicios que nos deja el gran Chema en su sección y que te sirva para crear el hábito de incluir ejercicios de técnica en tu entrenamiento de running, ¡no olvides que es imprescindible!

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...