El abc de los corredores de montaña

Lo básico para disfrutar del running en la montaña
Sport Life -
El abc de los corredores de montaña
El abc de los corredores de montaña

A: Las subidas

 

Desplázate ligeramente hacia delante todo tu cuerpo, sin doblar la espalda. Un error habitual es que cuando estás subiendo corriendo una montaña es a correr agachado mirándote los pies. Si lo llevas flexionado hacia delante, además de dificultar tu respiración, puede provocarte una sobrecarga en la zona lumbar. Si es tan dura la subida que debes caminar, usa como palanca tus manos apoyándolas en los muslos. Concéntrate en tirar hacia atrás de tus hombros Vigila que tu pisada la haces debajo de tu cuerpo, no delante como cuando corremos en llano. Haz pasos pequeños y rápidos, para evitar castigar tus cuádriceps y tus gemelos. Intenta apoyar completamente el talón en el suelo (siempre que la inclinación de la cuesta nos lo permite) para evitar las habituales sobrecargas de gemelo que sufren los corredores de montaña.

 

B: Las bajadas

 

No te inclines hacia atrás. El objetivo es que el impacto de la bajada sea absorbido por todo el cuerpo, no sólo por los cuádriceps y para lograr esto nuestro cuerpo debe formar una línea inclinada de los hombros a los pies sin formar ningún ángulo extraño. Lo ideal es llevar el centro de gravedad más bajo para ganar estabilidad. Así el paso será más corto y las rodillas se flexionan más de lo que lo hacen cuando corremos por asfalto.

Importante: no ir tenso ya que eso te hace perder habilidad y es un castigo extra para tus articulaciones Si las bajadas tienen mucha piedra y son estrechas, busca apoyos estables como las piedras grandes e inclina el cuerpo hacia atrás un poco más para ganar equilibrio extra. Son claves el papel de los brazos, llévalos abiertos como si fueras un equilibrista en la cuerda.
Si la bajada no tiene mucha piedra pero sí mucha pendiente lo que hace que te descontroles porque te es imposible frenar más ya que tus cuádriceps se cargan a tope, prueba a alternar correr y dar saltos

 

C: Las reglas de juego

 

Recuerda que el corredor de montaña debe ir siempre en plan “reservón”. No hay cuestas imposibles sino ritmo demasiado rápidos. En las carreras de asfalto te quedan tres km y a ojo sabes que te quedan entre 14 y 20 minutos por duro que sea; en montaña te pueden quedar 20 una hora porque la dureza y lo técnico del terreno lo marca todo. El trail running es como el mountain bike tienes que ir mirando un poco más delante de ti para tener tiempo para elegir la buena trazada que te permita evitar obstáculos.

En invierno hay que extremar la prudencia ya que zonas técnicas que en invierno podemos pasar saltando de piedra en piedra ahora puede estar mojadas y el resbalón está casi asegurado. Es importante hacer apoyos firmes y decididos. Si te toca cruzar un río, busca puntos de apoyo lo más plano posibles como rocas fijas o troncos cruzados y traza una línea imaginaria hasta la otra orilla. Haz el paso hasta el otro lado con ritmo, sin pararte ni juntar los dos pies en el mismo punto.

Si lo ves complicado y te hace dudar, directamente métete en el río. El año pasado en una carrera de montaña ví como un participantes de fastidiaba un tobillo por pasar por una zona de piedras muy delicada por evitar no meter los pies en el agua
10 metros

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...