Curvas: cuando las cosas se tuercen

Cuando las cosas se tuercen... Tuerce tu también o te saldrás del camino. En este artículo veremos 2 tipos de giros: abiertos y cerrados. En todos los casos es muy importante que haya una buena distribución de pesos tanto delante y detrás como al lado interno y externo, ya que así proporcionaremos la máxima adherencia a las dos ruedas.                    
Sport Life -
Curvas: cuando las cosas se tuercen
Curvas: cuando las cosas se tuercen

Sobre la postura estándar de rodaje buscamos una posición algo más aplanada, para acercar el centro de gravedad al suelo y ganar estabilidad. Por lo general adelantaremos el peso, salvo en el caso de que la curva baje de nivel, que sea en descenso.

  • Coloca tu pie exterior a la misma altura que el interior o más bajo.
  • Desplaza todo el peso al pie de fuerea de la curva, presionando de modo consciente sobre el pedal exterior. Esta norma es una de las más  importantes para mantener la estabilidad.
  • En curvas en las que se ha de frenar mucho, pon una marcha más corta antes de entrar, para salir con una buena aceleración.
  • Si no hay baches, peraltes ni zonas con adherencia diferente dentro de la misma curva, la mejor trayectoria es la más suave: has de abrirte antes de llegar, aproximarte al vértice interno de la curva en su mitad y luego volver a abrirte suavemente. Podemos dibujar la trazada ideal con polvo de cal en el suelo, o marcarla con un chorrito de agua del bidón de la bici, si está el terreno seco.
  • Bajar el centro de gravedad es esencial. Acerca tu pecho al manillar, al lado externo de la curva.
  • Busca posibles apoyos naturales que te permitan usarlos como paralte ya que te darán mucha más seguridad al girar.

Publicidad

Si el giro es muy cerrado o has llegado a él a una velocidad excesiva, la forma de trazarlo es derrapando, ya que el derrape te permitirá cerrar tu trayectoria. Es muy importante que no derrapes en entornos naturales porque erosionas el tapiz vegetal y contribuyes a su deterioro, pero puede probarlo en una zona de tierra plana sin vegetación o en un camino.

  • Presiona con más fuerza el freno trasero, con tu peso adelantado, así la rueda delantera seguirá sujetándote al terreno mientras que la trasera deslizará hacia fuera, cerrando el giro y permitiéndote perder velocidad.
  • Aproxímate con la vista puesta en el punto más cerrado de la curva. Has de entrar frenando ligeramente con los dos frenos, tocando con suavidad el delantero. Necesitas perder velocidad en el trozo recto previo al giro.
  • Para empezar a girar adelanta el peso, saca el pie interior del pedal y úsalo como apoyo, deslizándolo por el suelo. Si algo saliera mal podrías apoyarte en ese pie para no caerte.

Publicidad
Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

El espíritu de la maratón más internacional...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...