Los ajustes imprescindibles para tu bici

Aprende los ajustes imprescindibles que tu bici necesita.
Juanma Montero -
Los ajustes imprescindibles para tu bici
Los ajustes imprescindibles para tu bici

 

Hay una serie de comprobaciones que debes hacer antes de salir. No siempre pero sí cada 4 o 5 salidas o después de un tiempo largo sin usar la bicicleta. Aquí las tienes:

1º Comprobar la holgura de dirección. Ponte a horcajadas en la bici, con el freno delantero apretado y trata de mover el manillar de adelante atrás. Si notas un ruido y una vibración cda vez que haces este gesto tu dirección tiene holgura.

  • Para quitar la holgura comienza por aflojar los tornillos laterales de la potencia, luego aprieta el tornillo vertical, comprueba que no hay holgura y reaprieta los tornillos de la potencia.

2º Revisar el apriete de la potencia. Ponte por delante de la bici, agarra la rueda delantera entre las piernas y trata de girar el manillar a los lados.

  • Si se mueve tienes que apretar los tornillos de la potencia.

3º Gira los pedales hacia atrás y escucha si la cadena está seca. ¿Parece que hay pajaritos cantando? Es hora de que descubras lo que es el aceite, un invento “moderno...
Para engrasar la cadena:

Compra mejor aceite específico para cadenas, tiene aditivos para que no se vaya con facilidad. Pon el bote con el aplicador por la cara interna de la cadena, la que roza con los piñones. Coloca un trapo bajo el cambio trasero para recoger el goteo. Da una vuelta completa a la cadena soltando gotitas sobre la cadena (exactamente donde articulan los eslabones). Para acabar puedes agarrarla con un trapo y girar los pedales para eliminar el sobrante

4º Presiona con mucha fuerza los frenos. La palanca debe recuperar bien su posición sin perder recorrido.

5º Comprueba el apriete de tornillos importantes como los de los frenos, el manillar, sillín, bielas…

6º Comprueba el apriete de los cierres de ruedas. Tienen que ofrecer cierta resistencia a abrirse, si no es así asegúralos bien abriendo totalmente la palanca, girando con la mano la tuerca media vuelta y volviendo a cerrar la palanca hasta que ofrezca resistencia pero podamos dejarla paralela a la bici totalmente.

→ Engrasa los cables de freno y cambio

1º Suelta los topes en la pinza de los frenos V.

2º Separa la funda deslizándola hacia arriba para descubrir el cable.

3º Ponle unas gotas de aceite de teflón especial que encontrarás en tiendas de bicicletas.

Haz lo mismo con los cables de cambio. Para sacarlos sin desmontar nada pon la cadena en plato grande y piñón grande, ahora sin pedalear pon los mandos del cambio en plato pequeño y piñón pequeño. Verás que los cables se destensan completamente. No muevas los pedales y podrás desplazar la funda y sacar los cables gracias a los topes del cuadro que tienen una ranura pensada precisamente para eso.

Publicidad

 

Por mucho cuidado que pongas y muchas revisiones que hagas no estarás exento de averías. Puede que pinches, que se te rompa la cadena, que se parta un radio o que se te desajusten los cambios. Recorta esta página y llévala contigo si quieres saber cómo salir del paso y solucionarlo.

El maldito pinchazo

Primero tendrás que sacar la rueda pinchada. Suelta los frenos como te hemos mostrado cuando hay que engrasar los cables y en el caso de la rueda trasera pon el piñón pequeño, que así el cambio estorba menos. Ahora suelta el cierre de la rueda, desenrosca la tuerca 5 ó 6 vueltas en el caso de la delantera (no hace falta en la trasera) y ya tienes la rueda fuera.

1º Mete un desmontable a cada lado de la válvula. Mejor que sea de plástico y ancho, para no producir un nuevo pinchazo. Haz palanca hacia el eje para sacar el flanco de la cubierta.

El talón de la cubierta (aro interior con el que se fija a la llanta) se sale, la hemos destalonado.

Mete un tercer desmontable a un lado de los dos anteriores y sigue destalonando hasta sacar por completo un talón (un lado). El otro lado se puede quedar enganchado a la llanta.

4º Saca la cámara con la mano, comprueba tocando por dentro de la cubierta que no quedan restos del pincho que originó el problema y pon cámara nueva o...

Hincha y busca el agujerito. Cuando lo encuentres lija muy bien la zona del pinchazo.

Pon pegamento de parches (disolución se llama) en una zona algo más amplia que el parche. ¡Muy importante!, espera un par de minutos hasta que el pegamento se queda con aspecto mate. Si no se evaporan algunos componentes volátiles no funciona.

Pon el parche y presiona fuerte con el talón de la mano la cámara sobre tu pierna.

Vuelve a meter la cámara y mete de nuevo los flancos, finalizando por la válvula

Publicidad

 

Verás un eslabón dañado y lo primero es quitarlo con la ayuda del tronchacadenas, la herramienta especial. Tienes que sacar el pasador del eslabón "bueno" que está al lado del dañado. Apoya bien la cadena sobre el troncha y gira el mango, que es como un tornillo, para que presione sobre el eje del eslabón y lo vaya sacando. ¡No lo saques del todo! Es casi imposible meter un pasador de nuevo. Ha de quedar justo en la cara externa del eslabón.

Tienes que eliminar dos eslabones (el dañado y el de al lado) porque funcionan por parejas, alternando ancho y estrecho y no podemos unir dos iguales, así que has de repetir la operación de sacar otro pasador para quitar esos dos eslabones citados.

Une ahora el eslabón ancho que tiene el pasador fuera con el eslabón estrecho "bueno", con la mano. Coloca el tronchacadenas y gira el mango para apretar, metiendo el pasador en su sitio.

4º Muchas veces la unión queda un poco dura y la cadena no articula bien, fuerza ligeramente con la mano a los lados la cadena y se soltará.

Publicidad

 

Desenrosca el trozo de radio que queda del lado de la llanta y enrrolla el trozo del lado del buje sobre otro radio, si no puedes sacarlo con facilidad.

2º Cada radio tira de la llanta hacia un lado y van alternando, por eso tenemos que compensar la falta de tensión del radio roto para que la rueda no se descentre. Necesitas una llave de radios o una llave inglesa pequeña.

Destensa los dos radios de al lado, girando media vuelta en el sentido de las agujas del reloj y tensa los dos de más allá, girando en el sentido contrario a las agujas, para compensar la falta de tensión del radio oto.

Publicidad


CORONAS

Comprueba que la cadena al poner el cambio en la marcha 1 está realmente en la corona más grande. Si se queda en la segunda hay que ver si empujando el cambio con la mano hacia la corona más grande cambia o no.

2º Si no cambia ni empujando, hay que aflojar el tornillo del cambio marcado como "Low" o "L"
Si empujando cambia, hay que tensar el cable: puedes hacerlo girando el tensor del mando derecho (en el manillar) hacia delante, desenroscando. Ve de media en media vuelta y prueba cada vez si ya cambia bien.

Si te pasas de tensar lo que pasará ahora es que cuando pongas la marcha 2 la cadena se quedará en la 1. Si esto ocurre gira el tensor del mando hacia atrás, enroscando y estarás destensando el cable. .

4º Por el contrario si al poner la marcha 1 la cadena se sale hacia los radios, tienes que apretar el tornillo "Low", que es realmente un tope que limita el recorrido.

Ve bajando coronas hasta llegar a la última posición del cambio (7, 8 ó 9, según tu bicicleta). ¿Está la cadena en la corona más pequeña? Si no lo está, afloja el tornillo del cambio marcado como "High" o "H" media vuelta cada vez y ve probando.
5º Si te pasas de aflojar, la cadena se saldrá del piñón hacia el cuadro.

6º Con los topes "High" y "Low" ajustados comprueba de nuevo que en cada posición del cambio la cadena está en su sitio.

PLATOS

1º Si la cadena se te sale, bien por el lado del plato grande o por el del pequeño, lo primero es ajustar los tornillos del desviador delantero. Si se va por el plato grande hacia fuera, atornilla (sentido horario) el tornillo "High" o "H" hasta que no se salga. Si se va por el plato pequeño hacia el cuadro presiona el tornillo "L".

Comprueba que el plato que esté engranado corresponde con el número que pone en el mando (o con el clic correspondiente si no tiene números).

Si a la cadena le cuesta subir a platos más grandes, gira el tensor del mando izquierdo hacia atrás (atornillando).

Si a la cadena le cuesta desplazarse a platos más pequeños haz lo contrario, gira el tensor hacia delante (desatornillando) para destensar ligeramente el cable.

Publicidad


Al llegar a casa lo mejor es, si te quedan energías, darle una buena limpieza. ¿Estás vago? Bueno, pues otro día… pero al menos aprende a hacerlo como se debe.

Pon la bici ruedas arriba sobre una manta o toalla vieja. Así no se raya el manillar ni se estropea el sillín y la bicicleta se sujeta para poder manipularla.

Saca las ruedas. Sepáralas para tener más espacio en la zona de la transmisión.

Limpia la cadena y la transmisión con agua jabonosa. Con un cubo con agua, un detergente líquido de lavar los platos (desengrasante) y un cepillo podrás eliminar toda la suciedad fácilmente.

Limpia el cuadro con agua y jabón. Si lo haces sólo con agua luego quedan manchas. Empieza por la parte más alta (horquilla, vainas, pedalier…) y ve bajando hacia el manillar, sillín, etc.

Limpia las ruedas separadas, que es más fácil. Dale con un cepillo a la zona lateral de las llantas, donde se acumulan restos de zapata de freno.

Sécalo todo con una toalla vieja y monta de nuevo las ruedas. Al acabar es el momento de engrasar la cadena como te hemos contado al principio.

Publicidad
Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...