Planes de entrenamiento: ejercicios

Swolf


Dificultad
Difícil
Swolf
Swolf es una palabra inglesa que mezcla “swim” –nadar– y las tres última letras de la palabra “golf”, se llama así porque se nada valorando cada repetición como en el golf, donde el objetivo es dar los menores golpes (brazadas) posibles. Entre la longitud que recorres con cada brazada y el número de brazadas que das hay una estrecha relación pero de tipo inversa, porque cuando nadas con más longitud, sueles disminuir el número de brazadas que das y al revés. En principio esto es bueno, pero no lo mejor.

Realiza varias repeticiones de 50 a 200 metros, según sea tu nivel contando brazadas. Haz la primera repetición y anota el tiempo y las brazadas que has realizado en esa primera repetición. La fórmula que tienes que llevar a cabo es una simple suma:

SWOLF = tiempo (en segundos) + Número de brazadas

Con esa puntuación como referencia, en las siguientes repeticiones tienes que reducirla, bien aumentando la longitud de brazada, bien disminuyendo la frecuencia o mejorando ambas a la vez.