Waterpolo: el deporte más intenso para disfrutar y quemar calorías

Una piscina, un balón y muchas ganas de nadar hacia la portería, eso es lo que necesitas para iniciarte en un deporte de alta intensidad, rápido y muy divertido, ¡así se juega al waterpolo!
Lidia Castillo / Fotos: Gonzalo Manera -
Waterpolo: el deporte más intenso para disfrutar y quemar calorías
Waterpolo: el deporte más intenso para disfrutar y quemar calorías

Es uno de los deportes de más alta intensidad, y si no prueba a mantenerte a flote en una piscina profunda durante 15 minutos, ¿a qué no es anda fácil? Pues esa es la preparación de base de un waterpolista, que además debe coordinar sus movimientos para lanzar con precisión, defender o parar el parón. Os damos algunas claves para adentrarnos en este apasionante deporte... ¡y para que juegues con más conocimiento tus partidos de verano si eres de los que se apunta!

Un deporte intenso a más no poder

El waterpolo es uno de los deportes más intensos y complejos que existen. Intenso porque intentar nadar durante 15 minutos seguidos (el juego se divide en 4 tiempos de 8’ que en la práctica pueden extenderse a 15 por la gran cantidad de faltas que se pitan) luchando literalmente por conseguir hacer llegar el balón a la portería del contrario con un equipo entero encargado de hacerlo imposible por todos los métodos legales (o no tan legales) a su alcance y sin poder agarrarte al bordillo o pisar el suelo de la piscina en ningún momento, lo convierten en toda una estrategia quemacalorías. También es complejo, porque además de necesitar una técnica de natación muy depurada para mantenerte a flote gastando la menor energía posible, necesitas estar muy atento a la estrategia del propio equipo y del contrario en un juego que se desarrolla con la máxima rapidez.

¿Cuánto dura un partido?

Se divide en 4 tiempos de 8’ que en la práctica pueden extenderse hasta 15 con un descanso de 2’ entre cada tiempo, con una tregua mayor entre el 2º y el 3º, el descanso aquí se extiende a 5’. En la práctica hablamos de alrededor de una hora de juego.


¿Cuántos jugadores forman cada equipo?

Los jugadores son 7 (6 más el portero), todos menos el portero pueden desempeñar cualquier posición, pero por lo general en los equipos profesionales cada jugador tiene una función específica entre estas:

Defensor de boya: se encarga de marcar al boya en todo momento para evitar que consiga el pase y meta punto.

Boya: es el jugador que se ubica en la posición más cercana a la portería (a 2 o 3 metros) y es el atacante por excelencia, quien debe marcar punto.

Central: en línea con el boya y frente a la portería, pero a más distancia (5 o 6 metros). Su función principal es conseguir el tiro directo o la expulsión de quien le marca para lograr un ataque en superioridad.

Laterales: se ubican en la línea de 5 metros a la altura de la portería, su objetivo es penetrar en la defensa y lanzar a puerta.

Extremos: se sitúan a cada lado de la portería, en la línea de 2 metros, para jugar con el boya.

¿Por qué se usan gorros distintos a los tradicionales de natación?

Los gorros de waterpolo normalmente son a 3 colores, con azul y blanco según sean visitantes o jueguen en casa, y rojos para el portero. En ellos aparece el número del jugador y son característicos porque tienen unas orejeras de protección. Estas protecciones, además de para evitar los golpes del balón, busca proteger los oídos de posibles codazos (ya sean accidentales o no).

¿Cómo es el balón y cómo debe agarrarse?

En balón pesa entre 400 y 500 gramos (en función de si la categoría es femenina o masculina) y mide entre 65 y 67 cm de diámetro para las chicas y entre 68 y 71 cm en la modalidad masculina.
El balón jamás podrá agarrarse con las dos manos a la vez, con la excepción del portero, y el agarre más práctico es con los dedos completamente extendidos abarcando el balón con la mayor extensión posible de la mano.

¿Cuál es la profundidad de la piscina?

Como no está permitido tocar el suelo con los pies, la profundidad de la piscina debe ser de al menos 1,80 metros.

¿Cómo comienza el partido?

Cada equipo ubicado en su área, el árbitro tira el balón al centro del campo y con un sprint el más rápido en hacerse con él será el que gane la posición de ataque.

Ahora, ¡vamos a atacar!

El waterpolo es un juego muy rápido y un equipo solo puede estar 30” en posesión del balón sin lanzar a puerta, si en ese tiempo no se logra, el ataque pase al equipo contrario. Si lanzan a portería pero fallan y consiguen el rebote vuelven a disponer de 30” más. En cambio, si el equipo consigue punto, el ataque pasa al contrincante.

Un detalle curioso del waterpolo es que es muy raro que un equipo puntúe cuando ambos están en igualdad numérica, vamos, que todos los jugadores estén activos en ese momento, de hecho más de la mitad de los puntos de un partido se consiguen con juegos en superioridad, cuando un jugador del equipo que defiende se ha pasado marcando al atacante y le han pitado falta de expulsión durante 20” (si un jugador sufre 3 expulsiones, a la tercera será definitiva). Así, conseguir la expulsión de un rival es una estrategia vital para lograr la victoria en waterpolo, cobrando una gran importancia el desarrollo de tácticas para conseguir que el rival haga faltas graves.

¿Por qué se pitan tantas faltas en un partido?

*En la imagen, ejemplo de un marcaje bastante agresivo por el control del balón.

En waterpolo hay dos tipos de faltas, simples y graves. Las primeras son aquellas que impiden el movimiento del oponente que en ese momento tiene el balón, como rechazar el balón con el puño cerrado, hundir el balón, o echar agua a la cara del contrario a propósito.

Las graves en cambio suceden cuando en la disputa por el balón “enciende” demasiado la agresividad y se producen codazos o patadas o se intenta retener o hundir al contrincante; pero también se convierte en falta grave una falta simple que se haya producido para evitar un gol del atacante.

Árbitro: el rey del juego

El waterpolo puede llegar a ser un juego muy estresante para los jugadores: están en un medio hostil, el acuático, luchando por mantenerse a flote e intentando que los defensas no impidan su jugada en un margen de tiempo de solo 30”. Esta característica de estrés genera que la agresividad de los jugadores se incremente, lo que es peligroso y más en un medio como el acuático donde una zambullida más brusca de la cuenta puede acabar en tragedia. Por todo esto, la figura del árbitro es fundamental, es el auténtico rey del partido y su autoridad no se cuestiona, ya que es el encargado de preservar la seguridad de todos los jugadores parando el juego a tiempo y evitando que los picos de agresividad se vayan de las manos, y como muestra de esta autoridad su posición se encuentra de pie al borde de la piscina.

El otro waterpolo

En el mundillo se conoce como el otro waterpolo todos los movimientos que se producen debajo del agua y sobre los que el árbitro no tiene "jurisdicción", solo puede sancionar las jugadas que ve. Lo que sucede bajo el agua es territorio comanche y es muy común que se aproveche esta zona alegal para desplegar "travesuras" que limiten la jugada del contrario: agarres bruscos, pellizcos, patadas, etc.; una serie de prácticas antirreglamentarias, desde luego no muy éticas, pero que se deben tener en cuenta para comprender la intensidad y la dificultad que puede alcanzar este deporte. No se puede entender un partido de waterpolo si no se menciona su zona oscura y la influencia que puede tener en la estrategia de juego.

*Agradecemos la colaboración al equipo Real Canoe Isostar de waterpolo (que juega en la División de Honor), cuyos jugadores nos sirvieron de modelo y nos ayudaron con este artículo.

 

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...