Unihockey: Coge el stick y corre

Es hockey, pero no es hockey... Se juega con un stick, con una bola hueca, con las paredes, y ¡hay hasta 22 jugadores por equipo! Te presentamos el floorball, un hockey muy singular, intenso y muy fácil de jugar.
Raquel Arranz -
Unihockey: Coge el stick y corre
Unihockey: Coge el stick y corre

El unihockey o floorball es un deporte poco conocido en España, sin embargo, empezar a practicarlo resulta muy sencillo. A los jugadores de campo sólo les hace falta un "stick" (palo y pala) y una bola, el resto son ganas de aprender y correr. Este deporte también se conoce en nuestro país como Unihoc o Unihockey. Se juega en pabellones cubiertos, con suelos de madera o plástico. Las dimensiones del campo son parecidas a las del balonmano o el fútbol sala: 40 metros de largo por 20 de ancho. Además, es indispensable el uso del “rink”, unas vallas de 50 centímetros de alto
que rodean todo el campo, ya que con las paredes y por detrás de la portería, también se juega.

Con estas características no es de extrañar que el desarrollo tuviera lugar, sobre todo, en los países del norte de Europa, una manera inmejorable de practicar hockey sin pasar frío y a resguardo de la nieve y el hielo. Pero los suecos, no fueron los únicos. Se dice que allá por el XIX, en el norte de América y en Inglaterra ya se practicaba "floorhockey" –derivado del hockey hielo-. Sea como fuere, la primera federación nacional se creó en 1981 en Suecia y el primer reglamento nace en 1983.

Desde que se fundara la International Floorball Federation en 1986, cada vez son más los países que han empezado a practicar esta modalidad de hockey, no sólo por lo fácil que resulta aprender a practicarlo, sino porque tampoco hay que hacer un gran desembolso económico.

Como el stick es ligero y la bola hueca, las posibilidades de hacerse daño son mínimas. Además, la naturaleza de este deporte permite un discreto contacto, nada que ver con lo que ocurre en el hockey hielo.

Publicidad

 

  • Cinco y el portero

Lo mejor de este deporte es la cantidad de jugadores que forman cada equipo –hasta 20 y dos porteros- y que nadie "chupa banquillo". En campo hay cinco jugadores más el portero, y los cambios son muy rápidos dada la intensidad, dinamismo y rapidez del juego. Cada 30, 40, 50 segundos se producen cambios en los jugadores de campo, la mayoría de las veces, de los cinco a la vez. Casi no te ha dado tiempo a recuperar… y ya tienes que saltar de nuevo para darlo todo en muy poco tiempo. La intensidad es tremenda, dentro y fuera, ya que en el banquillo también hay que estar muy atento a lo que ocurre dentro del "rink".

El portero es un jugador peculiar. Defiende una portería de 115 centímetros de alto por 160 de ancho y 60 de fondo. ¿Te parece pequeña? Pues no es fácil de defender y además requiere mucha intuición y movimientos felinos, rápidos y precisos. Como las bolas se lanzan con fuerza y ganas de gol, el portero es el único que tiene una equipación diferente: lleva pantalones largos y camiseta de manga larga, guantes, lógicamente zapatillas y también casco. Éste último protege la cara con una especie de rejilla para que pueda ver, pero a la vez, parar goles, por qué no, con la cabeza.

Es recomendable el uso de coquilla y peto protector para el pecho. Las rodilleras también son importantes ya que, dada la altura de la portería, la posición defensiva del portero así lo requiere. Este jugador, es tan especial –para eso para los trallazos de los contrarios- que tiene dos áreas para él.

La mayor es de 5 por 4 metros, y es la que hay que defender con uñas y dientes; la menor, justo delante de la portería, mide 2,50 metros de largo por 1 de ancho. Es un lugar sagrado, sólo para el portero.

Publicidad

 

El floorball, aunque parezca sencillo, tiene muchas reglas destinadas a proteger la integridad de los jugadores y aunque en otras modalidades de hockey exista más contacto, en este caso no es así. No es cuestión de citarlas todas pero aprender las básicas no cuesta nada:

  • El palo no debe sobrepasar en ningún caso la altura de la cadera. Se considera palo alto.
  •  No se puede golpear la bola con las manos ni con la cabeza. El portero es el único que puede utilizar las manos para parar y coger la bola.
  •  No se puede empujar ni poner la zancadilla al contrario de ninguna manera.
  • El stick se utiliza para jugar y no para golpear al contrario.
  •  El juego sin stick no es posible, olvida que esto es hockey hielo.
  • No se puede jugar la bola cuando estamos en el suelo. Si sólo es una rodilla, está permitido. Tampoco te puedes tirar por el suelo en plancha –ni lanzar tu stick- para cortar un pase o un lanzamiento.

 No puedo pasar a otro compañero con el pie. De hecho, sólo podemos golpearla una vez con el pie.

  • El stick

En realidad, el stick está formado por un palo y una pala en su parte final. Los palos son muy ligeros y están fabricados en materiales tipo fibra de vidrio o de carbono, con un peso entre 150 y 250 gramos. La longitud del palo tiene que ver mucho con la altura del jugador ya que no hay que
manejar la bola ni demasiado agachado ni demasiado erguido. Lo normal, en los adultos, es que llegue a la altura del ombligo.

En la parte inferior del palo se encuentra la pala, de plástico, incluso de nailon, fibra de vidrio o carbono. Lo más importante para elegir una buena pala es saber de qué voy a jugar y cuál es mi nivel, ya que las blandas son mejores para el control del stick y las duras para tirar con más fuerza.

Otro detalle muy importante es determinar cómo coge cada uno el stick, ¿dónde va mi mano derecha?, ¿arriba? ¿abajo? ¿y la izquierda? Según pongamos nuestras manos, así tendremos que curvar la pala, que al comprarla suele ser plana. Según la normativa del floorball la máxima curva son 30 milímetros, de aquí para abajo es una cuestión de gustos.

Publicidad
Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

En noviembre queremos que cuides de ti...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...