7 razones para entrenar con pulsómetro

Si dejas el pulsómetro en el cajón cada vez que sales a entrenar, tenemos siete razones para que vuelvas a usarlo
Miguel Ángel Rabanal -
7 razones para entrenar con pulsómetro
7 razones para entrenar con pulsómetro

1. Permite evaluar constantemente la intensidad del trabajo realizado.

2. Previene el sobrentrenamiento: permite que la intensidad del trabajo semanal no sea excesiva y que hagamos lo que realmente nos toca en los días de recuperación y en los entrenamientos suaves, en los que muchas veces nos dejamos llevar por las buenas sensaciones.

3. Evita el infraentrenamiento: avisa cuando hay que “darle un poco más de caña”.

4. Permite un esfuerzo constante en las competiciones: es mejor indicativo que la velocidad para controlar, especialmente sobre un terreno variado o en áreas donde los factores externos afectan a la velocidad.

5. Aumenta el grado de diversión en los entrenamientos.

6. Permite evaluar nuestra evolución, ya sea mediante el registro por escrito (comparando los datos en la misma distancia o esfuerzo unos meses más tarde) o volcando los datos en tu ordenador. Los pulsómetros más avanzados ofrecen programas y aplicaciones que analizan los datos, crean estadísticas y actúan como auténticos entrenadores personales.

7. Es una herramienta muy motivadora.  

 

USO Y CUIDADO DEL PULSÓMETRO:

3 CONSEJOS

- Humedece con unas gotas de agua la parte de los electrodos que están en contacto con la piel antes de usar el pulsómetro. Para la transmisión de las ondas de impulso eléctrico del corazón los electrodos necesitan cierta humedad.

- Ponte la cinta justo al inicio de tu entrenamiento y quítatela de inmediato para incrementar la vida útil de la pila de la banda.

- Seca la banda cuando termines de entrenar con un paño seco para evitar que siga gastando pila.

 

FACTORES QUE PUEDEN ALTERAR NUESTRA FRECUENCIA CARDIACA

- El calor. El corazón tiene que trabajar más para disipar el exceso de calor y suben las pulsaciones.

- Los nervios. En los momentos previos a una competición, las pulsaciones se disparan hasta casi el doble.

- La fatiga muscular. Es muy difícil subir de pulsaciones debido a que la musculatura ve mermado su potencial y por tanto la demanda de sangre y las pulsaciones son menores.

- El sobreentrenamiento. En casos de fatiga general, distinta a la muscular, se produce un aumento de las pulsaciones en reposo.

- El consumo de sustancias excitantes como café, té, bebidas energéticas, etc., produce una activación del sistema nervioso simpático que dispara nuestras pulsaciones por encima de las que tenemos normalmente.

- La hora del día. Por lo general, al final del día, se tienen las pulsaciones más altas en igualdad de condiciones.

- El “drift cardiaco”. Algunos estudios argumentan que el pulso cardiaco puede incrementarse entre 5-20 ppm durante un trabajo mantenido entre 20-60 minutos, aunque la intensidad se mantenga constante.

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

El espíritu de la maratón más internacional...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...