Los "deberes" del snowboard: 5 tareas para mejorar

Te proponemos 5 tareas sencillas para que puedas mejorar tu snow.
Javier González -
Los "deberes" del snowboard: 5 tareas para mejorar
Los "deberes" del snowboard: 5 tareas para mejorar

Bajo la aparente facilidad del snowboard se esconden verdaderos desafíos que nos impiden progresar técnicamente. Os proponemos sencillos ejercicios que seguro os ayudarán a desenvolveros mejor en las pistas.

Como todo en esta vida, hay que intentar empezar con buen pie. Y en el snowboard empezar con buen pie significa tener bien interiorizada la "posición base". Sin una buena posición base seremos capaces de surfear y de progresar, pero no lo haremos adecuadamente y seguro que en algún momento esa progresión se corta, o será nuestro.

Publicidad
  • Actitud backside

Es la posición base cuando nos deslizamos en la diagonal de talones (con el peso en los talones). Similar a la posición base, pero con la línea de hombros perpendicular a la tabla.

Publicidad
  • Deslizamiento frontside

Deslizamiento sobre la diagonal de puntas. Recuerda siempre mirar hacia donde te diriges.

Publicidad

Los ejercicios que os planteamos son sencillos y pueden ejercitarse en cualquier tipo de pista. Evidentemente, cuanto más difícil y empinada sea la pista, más nos costará realizarlos, pero justo así comprobaremos que el mismo ejercicio nos vale para seguir poniéndonos a prueba cuando ya los tengamos dominados en pistas más fáciles.

  • 1. Recto

Una de las cosas que, curiosamente, más cuestan en las primeras fases de aprendizaje es ir recto. Esto es así porque ir recto supone deslizarse con la tabla plana, sin apoyar ninguno de los cantos de apoyo de la tabla, con la consiguiente sensación de inseguridad que esto puede provocar. Para ejercitar el gesto y la posición del deslizamiento recto, os recomendamos el siguiente ejercicio:
En una pista en la que os sintáis cómodos, partiendo de la posición base apoyados en el canto de talones, probad a pasar el peso a la pierna delantera para que progresivamente la tabla se sitúe de cara a la pendiente hasta que estéis deslizando en recto. Sentir como pisáis la tabla con las plantas de ambos pies, pero sin ejercer presión sobre ninguno de los cantos. Debéis sentir como la totalidad de la suela es la que se apoya en la nieve. Derrapad y volved a la posición base con el canto de puntas. Repetid el movimiento hasta 10 veces seguidas, y cuando lleguéis a un camino probad la misma sensación pero ¡sin contemplaciones!

  • 2. Bañeras

Otro de los escenarios que suponen una pesadilla para muchos snowboarders. Sortearlas con naturalidad y elegancia supone un ejercicio técnico que hay que trabajar siempre que se pueda. Por eso siempre se dice que el mejor ejercicio es ¡no evitarlas! Esto no significa que tengáis que "comeros una pista roja llena de bañeras, porque seguramente lo pasaréis mal, pero cuando os encontréis con alguna zona, procurad hacer pequeñas incursiones en las que ir desarrollando poco a poco la necesaria capacidad de anticipación y movilidad articular. El secreto para mantener el ritmo y la seguridad entre las bañeras consiste en una atenta previsión de los trechos siguientes, de modo que se siga la trayectoria más conveniente y os podáis preparar con tiempo para realizar los movimientos de flexión-extensión necesarios para girar entre ellas. La técnica más eficaz es la que rodea las bañeras por la base en dirección de la pendiente, amortiguando con las piernas los cambios de pendiente. ¡Ánimo!

  • 3. Cambios de ritmo

Se ven en las pistas a muchos snowboarders manteniendo un ritmo de descenso constante, con una cadencia de giros siempre igual. Y no es malo, pero cuando algo es demasiado cómodo, seguramente no se esté ejercitando ninguna capacidad o habilidad nueva. El ejercicio que os proponemos os hará trabajar los cambios de ritmo que en algunas situaciones os serán tremendamente prácticos, como por ejemplo en una pista boscosa. Os proponemos un ejercicio simple, pero que como premisa conlleva estar muy pendiente en todo momento del resto de usuarios de la pista, ya que supone no aplicar un patrón de giros ni de ritmo en la bajada: combinad una serie de giros cortos con una serie de largos, un poco en recto, volver al los cortos, trazad diagonales combinadas con giros… ¡improvisad en cada bajada!

Publicidad
  • 4. Lateralidad

Una de las particularidades del snowboard es lo marcada que es la lateralidad en su técnica, ya que todos tenemos una posición innata que nos marca si somos "regular" (pierna izquierda adelante) o "goofie" (pierna derecha adelante). Sin embargo, llegar a un nivel avanzado de snowboard supone ser capaces de olvidarnos de esa posición natural y poder desenvolvernos en ambas situaciones… Sin duda un reto de los buenos, que curiosamente es mucho más mental de lo que parece. Y precisamente el ejercicio que os proponemos empieza por ejercitar el "coco" e imaginarnos descendiendo en nuestra posición no natural. ¿Qué tal en el telesilla? Intentad interiorizar en vuestra mente cómo harías esos mismos movimientos que ya sabéis hacer, pero con el sutil detalle de que hacia el otro lado (en "switch"). El siguiente paso es no desperdiciar la oportunidad de poco a poco hacer pequeños movimientos, giros e incluso descensos sobre nuestro lado no natural. Aunque pueda dar pereza, ya que puede suponer volver a empezar, os aseguramos que en el futuro no os arrepentiréis en absoluto de todo lo que hayáis trabajado este aspecto.

  • 5. Pesos

Llega un punto en el que uno se da cuenta de que al final el snowboard es tan sencillo como saber jugar bien con el peso y las fuerzas que se aplican sobre la tabla. Y en muchas situaciones que se nos presentan en pistas y fuera pistas, así como en los snowparks, hay que ser capaces de transmitir esos pesos de una forma "radical".  Una forma de ir ejercitando esos movimientos es en parado, incluso en una superficie no nevada.  Poneos las botas de snowboard y abrochaos las fijaciones en una superficie plana de hierba o una moqueta. Probad a apoyar todo vuestro peso sobre la pierna delantera, hasta que lleguéis a tocar, primero con la mano delantera y luego con ambas, la punta delantera de la tabla (nose). Al aplicar presión notaréis como la parte trasera de la tabla (tail) se levanta. Haced el mismo ejercicio pero aplicando ese peso sobre la parte trasera de la tabla, hasta que lleguéis a tocar el “tail” primero con la mano trasera y luego con las dos. Luego probad a, desde la posición base, balancear vuestro peso de un lado al otro hasta que la tabla haga el movimiento de un péndulo… ¿os sale? Entonces es el momento de probarlo en parado en superficie nevada, y cuando esté dominado hacer lo mismo pero ¡en movimiento!

Y recordad, hay un dicho que dice "Si en un día de snowboard no te has caído… es que no has hecho snowboard".

Publicidad
Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

El espíritu de la maratón más internacional...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...