Lo que podemos aprender de los diabéticos

Ser diabético y deportista es una combinación imprescindible para tu salud. Hacer ejercicio proporciona a nuestro organismo numerosos beneficios. En este artículo explicamos cómo beneficia el deporte a los diabéticos y los trucos y factores que estos deportistas deben tener en cuenta a la hora de hacer ejercicio.
Raúl Notario -
Lo que podemos aprender de los diabéticos
Lo que podemos aprender de los diabéticos

 

Las personas  que practican algún deporte o entrenan en el gimnasio sesiones de musculación al menos dos veces a la semana tienen los músculos más desarrollados, no quiero decir más grandes, sino que sus músculos cuentan con más masa magra y menos masa grasa. Esto significa  que  al comer,  la glucosa de los alimentos en primer lugar irá destinada a los músculos y al hígado para tener cubiertas nuestras reservas. El azúcar restante será almacenado en forma de grasa, por lo tanto, si parte del azúcar ya se ha almacenado en músculos y en el hígado, menos azúcar quedará que haga aumentar nuestro peso y nuestro tejido adiposo. De ese modo, aumentamos  la vascularización del músculo y el aprovechamos la grasa y ahorro de glucógeno para las actividades físicas de larga duración.  

Esto es vital para quien es diabético. Tener los niveles de azúcar en sangre lo más estable posible siempre será positivo para nosotros, evitaremos en gran medida las  hipoglucemias e hiperglucemias y ayudaremos a que la hemoglobina glicosilada (que es la cantidad media de azúcar que transporta el torrente sanguíneo durante los últimos dos meses aproximadamente), se mantenga por debajo del 7 %, lo cual es muy importante para la salud de un diabético.

Además,  gracias al ejercicio conseguiremos acelerar nuestro metabolismo basal, gastando más calorías a lo largo del día y de la  noche por el mero hecho de estar vivos. Esto nos ayudará a regular automáticamente sin necesidad de medicarnos (hiperglucemia)  o tomar alimentos (hipoglucemia) si en algún momento nuestro nivel de azúcar se descompensa. El metabolismo basal acelerado nos evitará hiperglucemias y el desarrollo muscular hipoglucemias, ya que como he dicho antes, aumentaremos las reservas de glucosa de los músculos e hígado y la glucosa podrá ser liberada por estos mismos según nuestras necesidades.

Por ejemplo, si mientras dormimos tenemos una hipoglucemia, el sistema de alerta de nuestro organismo se pondrá en marcha y podrá tomar dos decisiones. La primera: nuestras reservas de glucógeno, mencionadas anteriormente, actúan liberando al torrente sanguíneo la glucosa necesaria para evitar el riesgo de una hipoglucemia severa y de ese modo poder seguir durmiendo. La segunda: el organismo hace que nos despertemos para tomar algún alimento con hidratos de carbono que hagan aumentar el nivel de azúcar en sangre.

Además de estos beneficios mencionados anteriormente, con la práctica de ejercicio regular se mejora y estimula el funcionamiento del sistema circulatorio evitando los llamados problemas de pie de diabético, disminuyen los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares, se fortalecen los huesos, se reduce el colesterol, aumenta el número y sensibilidad de los receptores de insulina, mejora el rendimiento del corazón y pulmones y la oxigenación y depuración de los tejidos. También bajan las pulsaciones por minuto y la tensión arterial  además de  todos los efectos beneficiosos conocidos del ejercicio que pueden repercutir en cualquier persona diabética o no.

Si eres diabético y quieres hacer ejercicio tienes que tener en cuenta una serie de consideraciones que te ayudarán a ser capaz de alcanzar los objetivos deportivos que te propongas sin riesgos. No por ser diabético tienes que renunciar a ninguna meta deportiva. Los límites los marcaras tú mismo. Todos los diabéticos hemos tenido que escuchar alguna vez por parte de familiares o amigos: "Tú eso no lo puedes hacer ,¿no?",  "¡a ver si te va a pasar algo!".

No dejes que te vuelvan a decir cosas parecidas. Un diabético no es un enfermo, a no ser que, además de ser diabético, tenga gripe en ese momento. Un diabético es una persona con una disfunción por la cual su páncreas no segrega insulina (Diabetes tipo 1) o bien su insulina no es capaz de llegar a las células (Diabetes tipo 2).

De hecho, hay muchos deportistas de élite que son diabéticos insulinodependientes como por ejemplo el nadador Gary Hall, el tenista Arthur Ashe, el boxeador Joe Frazier, el alpinista Iosu Feijoo, el jugador de baloncesto Adam Morrison, el triatleta Fernando Herrera o el karateka Felipe Hita y algunos futbolistas como Moha (Osasuna y Girona entre otros), Gary Mabbutt (Tottenham) y el más conocido de todos y que actualmente tiene diabetes tipo 2, Maradona.

Publicidad

 

Antes de comenzar la actividad debes valorar el nivel de esfuerzo que te va a ocasionar, la duración de la misma y de qué tipo es. No es lo mismo ir en bicicleta que corriendo o realizar una sesión de fitness en el gimnasio. 

Debes medir tu nivel de glucosa justo antes de comenzar la actividad y esta debe estar planificada para disminuir los riesgos al mínimo. Debes ir provisto de hidratos de carbono,  bien en pastillas, en líquido o en barritas.

Si te inyectas insulina antes de hacer ejercicio, no debes hacerlo en la zona en la que los músculos se van a ver más implicados. Procura elegir la zona muscular menos activa en el ejercicio que vas a realizar. 

Modifica la dosis de insulina que te inyectas en función de la previsión de ejercicio que tengas.
Ten en cuenta que si realizas una actividad constante en esfuerzo, (running por el parque, entrenamiento en el gimnasio, natación, etc.) es decir, actividades cerradas en las que sabes lo que vas a hacer,  tu nivel de azúcar en sangre irá bajando , por eso es importante que tres horas antes de hacer el ejercicio comas alimentos de bajo índice glucémico (alimentos que se absorben poco a poco y liberan sus glúcidos en función del requerimiento de esfuerzo de nuestro organismo) como la pasta al dente, plátano, manzana, yogur liquido… Para este tipo de actividades no es muy importante que empieces en un nivel óptimo de glucosa, puedes empezar en un nivel elevado (aunque no demasiado, no más de 250 mg/dl) y a lo largo de  la actividad tu nivel de azúcar irá disminuyendo.

Sin embargo, si vas a hacer esfuerzos de tipo anaeróbico y continuados en el tiempo, te recomiendo que procures empezar la actividad con niveles óptimos de azúcar, entre 120 mg/dl y 150 mg/dl aproximadamente. En este tipo de actividades, el primer mecanismo de suministro de energía es la liberación de glucosa al torrente sanguíneo por parte de los músculos y el hígado y si nuestro nivel de azúcar ya es elevado haremos que lo sea aún más y es muy probable que nos encontremos mal e incluso podamos sufrir mareos y nauseas. Si sucede esto lo mejor es que pares, procures beber mucha agua para estimular la eliminación del azúcar mediante la orina y descansar hasta que tus niveles sean adecuados o te encuentres mejor.

Ten en cuenta que las hipoglucemias debidas a la práctica de ejercicio físico se pueden producir incluso 48 horas después del desarrollo del mismo. Es importante saber esto para poder ajustar la cantidad de insulina que nos inyectamos.  

Por lo tanto, ¿Tiene alguna ventaja ser diabético?, ¿Algún beneficio? Definitivamente, sí. Es la mejor forma que conozco de aprender sobre nutrición y dietética, sobre cantidad de hidratos de carbono que tiene un alimento, grasas, proteínas, etc.

Ser constante y cuidadoso con la alimentación y con la cantidad de ejercicio que realizas es imprescindible para un diabético y debería serlo para cualquier persona que quiera estar sana y disfrutar de una vida saludable.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...