Roturas fibrilares: qué son y qué podemos hacer para evitarlas

Los músculos esqueléticos son el motor que mueven nuestro cuerpo y que permiten que nos relacionemos con el medio que nos rodea, que realicemos nuestras actividades diarias y que, como no, hagamos una de las cosas que más nos gustan, deporte.
admin_mpib -
Roturas fibrilares: qué son y qué podemos hacer para evitarlas
Roturas fibrilares: qué son y qué podemos hacer para evitarlas
Uno al día
Uno al día (blog de Raúl Notario)

“La mejor versión de ti mismo está por llegar. Déjate de excusas y olvida tus límites…si quieres PUEDES.“

Los músculos esqueléticos son el motor que mueven nuestro cuerpo y que permiten que nos relacionemos con el medio que nos rodea, que realicemos nuestras actividades diarias y que, como no, hagamos una de las cosas que más nos gustan, deporte.

Normalmente todos los músculos trabajan de forma coordinada y continua, pero esto puede cambiar debido al exceso de reposo e inmovilización debido a que el músculo se desarrolla gracias al entrenamiento, pero se atrofia con el sedentarismo.

No obstante, las lesiones musculares son las más frecuentes en el deporte y no se deben precisamente a la inactividad física de los deportistas.

Este tipo de lesiones son las más frecuentes en el mundo deportivo aunque no suelen ser graves ni dejan secuelas tras su recuperación, aunque no deben tomarse a la ligera si quieres evitar continuas recaídas que pueden frustrar tus progresos como deportista.

Tradicionalmente, este tipo de lesiones se han identificado con la clásica frase “me ha dado un tirón” y a continuación se experimenta una sensación que imposibilita seguir con la actividad, o al menos hacerlo al 100%. En esos casos normalmente el diagnóstico es de rotura muscular.

A continuación os dejo algunos datos para que ampliéis vuestros conocimientos acerca de esta lesión.

1- Después de la sensación de “tirón” no siempre se produce hematoma y menos al principio, los hematomas pueden aparecer pasadas unas horas o incluso días.

2- Si los síntomas son leves, en lugar de rotura se suele diagnosticar contractura muscular. Las contracturas suelen ser más leves pero en algunas zonas como el cuello pueden volverse crónicas.

3- Las roturas musculares son más susceptibles de aparecer cuando realizamos movimientos explosivos o potentes, donde implicamos velocidad y cambios de ritmo.

Los músculos que más frecuentemente sufren este tipo de lesiones son los siguientes:

a. Gemelos

b. Sóleos

c. Isquiotibiales

d. Cuádriceps

e. Aductor largo

4- En función del deporte que practiques, la aparición de estas lesiones serán más frecuentes en unas regiones que en otras, de hecho, en tenis es común la rotura muscular en los gemelos, denominándose “tennis leg” en la literatura inglesa.

5- El sóleo sufre bastante en los corredores que optan por la media y larga distancia. 

6- Los isquiotibiales suelen ser los damnificados cuando hablamos de deportes donde se dan cambios de ritmo, gestos explosivos y velocidad, algo típico en fútbol, junto con el recto anterior de los cuádriceps.

¿Cómo actuar ante una rotura muscular?

En primer lugar, debemos acudir al especialista para que nos someta a una ecografía o a una resonancia magnética y de ese modo conocer el alcance de la lesión. Normalmente la exploración y los síntomas, junto con las pruebas médicas, son las que guían al médico antes de establecer las pautas de recuperación. El reposo suele ser necesario durante las primeras horas y días (48-72h), además de eso hay que aplicar frío e incluso una venda en la zona.

Para mejorar el proceso de recuperación se suele comenzar a partir de ese tiempo con un ejercicio controlado con poca carga o intensidad. Aquí juega un papel fundamental la fisioterapia y sus técnicas de rehabilitación que ayudan a facilitar la cicatrización para volver a la normalidad. De todas formas, a pesar de tener todos estos cuidados y precauciones, todo puede empeorar en un momento si no realizamos un buen trabajo de fortalecimiento muscular. Esto es clave, no solo antes de volver a la actividad normal, también lo es en tu día a día para evitar las molestas roturas y contracturas y prevenir su aparición.

Además del entrenamiento de fuerza, el trabajo de flexibilidad, el descanso y una correcta nutrición (alimentación e hidratación) son importantísimos aspectos a tener en cuenta para evitar estas lesiones.

Si te estas recuperando debes saber que hay una serie de complicaciones que pueden aparecer si no sigues estos consejos.

• Recaídas

• Formación de una cicatriz que remite dolor en la zona

• Encapsulamiento de un hematoma o su calcificación

• Si llega a romperse la fascia o la aponeurosis que envuelve el músculo puede llegar a producirse una hernia muscular y es necesario acudir al especialista oportuno para determinar si necesita intervención.

Espero que os hayan resultado útiles mis consejos, os deseo un feliz inicio de semana deportiva a tod@s Sportlifer@s

Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

Así es New Balance 2018 TCS New York City, la colección oficial que se inspira en el ...