Dos ejercicios para lograr un core y unos tríceps de acero

Los brazos son tremendamente importantes y necesarios en nuestro día a día pero entrenarlos de forma aislada y específica no te llevará a ningún lado.
Raúl Notario -
Dos ejercicios para lograr un core y unos tríceps de acero
Plancha dinámica sobre fitball
Uno al día
Uno al día (blog de Raúl Notario)

“La mejor versión de ti mismo está por llegar. Déjate de excusas y olvida tus límites…si quieres PUEDES.“

Los brazos son tremendamente importantes y necesarios en nuestro día a día, participando en la mayoría de las acciones que llevamos a cabo, incluso cuando no lo parece. Nos ayudan en el equilibrio, participan en la marcha y la carrera, son imprescindibles para llevarnos la comida y la bebida a la boca y un largo etcétera. Parece lógico pensar que si los usamos tanto será necesario entrenarlos para mantenerlos en plena forma pero por otro lado, si voy al gimnasio y trabajo el resto de grupos musculares del tronco ya los estoy utilizando constantemente, entonces ...

¿es realmente necesario entrenarlos de forma específica?

Soy partidario de entrenar movimientos y no músculos concretos, ya que el día a día consiste realmente en eso, en la integración de una serie de contracciones musculares que nos ponen en movimiento, por eso precisamente, cuando trabajamos los brazos de forma específica en el gimnasio, debemos aprovechar para involucrar a otra región o regiones del cuerpo, haciendo más funcional el ejercicio.

A nivel anatómico y siendo muy breve, el tríceps braquial está formado por tres cabezas: una larga, una media y otra lateral. Este músculo es el extensor del codo. Además, la cabeza larga funciona como retroversora y aductora del brazo en su inserción del hombro.

Si trabajas los brazos de forma específica te recomiendo que lo hagas utilizando poleas siempre que puedas. Esto aporta una serie de beneficios: - El movimiento es más controlado, tanto en su fase excéntrica como en la concéntrica. - La fase excéntrica no pierde parte de sus beneficios al dejar caer la carga, ya que debemos mantener la tensión en todo momento.

Press francés en polea y de rodillas

Al apoyar el peso del cuerpo sobre las rodillas ganas una genial implicación de los glúteos y cuádriceps. El efecto de resistencia que ejerce la cuerda de la polea hará que pongas a trabajar a todo tu core, incluidos los erectores espinales. Haz 3 series de 10 a 15 repeticiones.

Dos ejercicios para lograr un core y unos trices de acero

Dos ejercicios para lograr un core y unos trices de acero

Dos ejercicios para lograr un core y unos trices de acero

Dos ejercicios para lograr un core y unos trices de acero

Plancha dinámica sobre fitball

Sumar inestabilidad a un ejercicio de plancha hará que la intensidad del mismo aumente considerablemente, al igual que la implicación de las fibras musculares. Tenlo en cuenta durante tus entrenamientos semanales.

Dos ejercicios para lograr un core y unos trices de acero

Dos ejercicios para lograr un core y unos trices de acero

Dos ejercicios para lograr un core y unos trices de acero

Dos ejercicios para lograr un core y unos trices de acero
Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

Así es New Balance 2018 TCS New York City, la colección oficial que se inspira en el ...