¿Se pueden perder 2 kilos en 24 horas? Probando una nueva dieta

Mes de agosto en Sport Life, reunión de temas y voy con mi propuesta de unas recetas veraniegas para no ganar kilos durante las vacaciones, pero… ¡donde hay patrón no manda marinero!  Mi jefe me dice que este mes tengo que escribir un artículo sobre como perder 2 kilos en 24 horas, que hay una dieta de moda entre deportistas y que tengo que ponerme al día. Los que me conocéis os podéis imaginar mi cara estupefacta ¿2 kilos en 24 horas? ¿Haciendo deporte? ¿Sin hacer burradas? ¿Comiendo sano? Pues no sé, no sé, esto no lo tengo claro, pero me pongo ahora mismo a documentarme y a ver si es posible.
redaccion -
¿Se pueden perder 2 kilos en 24 horas? Probando una nueva dieta
¿Se pueden perder 2 kilos en 24 horas? Probando una nueva dieta
Nutrición y deporte
Nutrición y deporte (blog de Yolanda Vázquez Mazariego)

“¿Entrenas para comer o comes para entrenar?“

Mes de agosto en Sport Life, reunión de temas y voy con mi propuesta de unas recetas veraniegas para no ganar kilos durante las vacaciones, pero… ¡donde hay patrón no manda marinero!  Mi jefe me dice que este mes tengo que escribir un artículo sobre como perder 2 kilos en 24 horas, que hay una dieta de moda entre deportistas y que tengo que ponerme al día. Los que me conocéis os podéis imaginar mi cara estupefacta ¿2 kilos en 24 horas? ¿Haciendo deporte? ¿Sin hacer burradas? ¿Comiendo sano? Pues no sé, no sé, esto no lo tengo claro, pero me pongo ahora mismo a documentarme y a ver si es posible.

Ya sabéis que a mí no me van nada las dietas rápidas y soy bastante pesada con mi sistema de dieta y ejercicio, lentamente pero de forma segura, para no recuperarlos y mantener la salud y el buen humor con buenos hábitos de alimentación y de ejercicio. Por eso cuando me propusieron este artículo me mosqueé un poco con mi ‘jefe’ Montero. Cuando me puse a buscar la información y a documentarme encontré que sí que existían dietas de 24 horas para deportistas, había información en inglés y alemán, por lo que me puse a leer y a estudiar lo que encontré para ver si tenía base y se podía hacer un artículo y ¿por qué no? También probarla para ver si funcionaba.

Como a mi me gusta adaptarlo todo, una vez que vi en qué consistía el sistema y como primaba  quemar las reservas de grasa con las sesiones de entrenamiento y la ingesta de proteínas, la adapté un poco a mi ‘manera’ y me propuse el reto de seguir el sistema de 24 horas de sábado a domingo para poder seguir la dieta y las sesiones de ejercicio sin problemas y poder descansar bien.

Mi plan empezó el sábado a última hora con una sesión de una hora corriendo por la montaña con cambios de ritmo, desnivel, subidas y bajadas, etc. La montaña tiene su propio ritmo y los intervalos son más naturales. Para cenar toca proteínas para no perder masa muscular y tomo pollo a la plancha con una ensalada de hojas verdes y para llenarme me hago mi puré de vegetales depurativos (cebolla, repollo, apio, pimiento, calabacín, zanahoria, perejil, etc.)

El domingo toca entrenar en ayunas, pero como es el día de entrenar con los niños y toca bicicleta de montaña, desayuno una manzana con un yogur con frutos secos, arándanos secos, canela y semillas de sésamo y salimos a rodar por el camino Schmidt en familia, con sus piedras y raíces, y luego a bajar por el puerto de la Fuenfría. No requiere mucha resistencia, pero  después de 90 minutos empiezo a notar bajón, menos mal que me he traído nueces y entre sorbo y sorbo de mi bebida hidratante con té rooibo con zumo de limón voy reponiendo algo de energía. A la hora de comer estoy fundida. Me  peso a ver que ha pasado y he perdido un kilo trescientos gramos, me quedan unas horas para perder 700 gramos, así que después de comer una ensalada de hojas verdes y un filete de ternera me voy a la piscina y hago 20 minutos de natación a ritmo intenso y con la excusa de que hay que subir al puerto a recuperar el coche que dejamos aparcado por la mañana con los niños… nos hacemos un entrenamiento con bici de carretera, 75 minutos a plato pequeño y piñón grande hasta el Puerto de Navacerrada y Cotos. Ahora sí que estoy agotada, ¡no doy más de mí! Al llegar a casa me quedan las fuerzas justas para llegar a la báscula y esta vez sí que marca dos kilos menos, no he perdido ni un gramo de masa muscular, eso está bien pero tampoco ha disminuido la grasa, sí que estoy por debajo de mi nivel de agua, eso no me gusta tanto. Meriendo un yogur natural y a la hora de cenar estoy muy hambrienta, por eso me tomo doble plato de puré depurativo y una rodaja de atún a la plancha.

CONCLUSIÓN: Prueba superada, ¡2 KILOS MENOS EN 24 HORAS!, pero si queréis saber mi opinión, ha sido una paliza y en vez de dos veces como recomienda la dieta alemana he tenido que entrenar 4 veces en 24 horas y aunque no he llegado a pasar hambre al comer 5-7 veces, sí me he notado floja entrenando. Eso me recuerda a una entrevista que hice a Mario Mola, triatleta de 22 años que competirá en el triatlón del Hyde Park en Londres 2012 y me dejó asombrada por su madurez: es una tontería hacer entrenamientos basura como entrenar en ayunas, hay que aprovechar cada sesión para hacer entrenamientos de calidad cada día.

LA MALA NOTICIA: Al día siguiente me peso a primera hora… y malas noticias, he recuperado un kilo de peso y eso que estoy en ayunas… Lo confieso, por la noche me comí  2 onzas de chocolate negro, pero es que estaba tan floja que mi cuerpo y mi mente me pedían energía. Analizo mis fallos para aprender de la experiencia porque yo no he entrenado en ayunas como recomienda el autor de la dieta, y encima he hecho 4 entrenamientos en 24 horas en vez de dos como recomienda y los míos de más de una hora de duración en dos sesiones. Me aplico la ‘cuenta de la vieja’  y de los 2 kilos perdidos, uno es de agua por eso lo he recuperado por la noche de forma natural. Como me gusta probarlo todo, me voy a correr una hora en ayunas antes del desayuno y compruebo que al volver he vuelto a perder el kilo recuperado. Está claro que es agua porque al desayunar vuelvo a recuperarlo. En mi caso la dieta de las 24 horas funciona para perder un kilo en situación de emergencia, pero si la repito tendré que organizar mejor los entrenamientos para conseguir entrenar en ayunas y compaginar el fin de semana con la familia y ver qué pasa, ¡pero al menos me he quitado un kilo de encima!

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

En noviembre queremos que cuides de ti...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...