Los peligros de correr sola: Mordida por un perro

Dicen que el mejor amigo del hombre es el perro, pero entre los que corremos, a veces es el peor enemigo. ¿Por qué lo digo? Estas navidades he tenido un buen susto corriendo por la montaña, iba disfrutando de un claro entre tanta lluvia y nieve, incluso había salido el arcoiris y correr se me hacía más ligero mientras pensaba en mis cosas y serpenteaba por caminos de tierra. Al llegar a una de las hípicas que está en medio de la montaña me salió un perro que estaba suelto y sin darme tiempo a reaccionar me mordió por detrás en el muslo, a traición.
admin_mpib -
Los peligros de correr sola: Mordida por un perro
Nutrición y deporte
Nutrición y deporte (blog de Yolanda Vázquez Mazariego)

“¿Entrenas para comer o comes para entrenar?“



Dicen que el mejor amigo del hombre es el perro, pero entre los que corremos, a veces es el peor enemigo. ¿Por qué lo digo? Estas navidades he tenido un buen susto corriendo por la montaña, iba disfrutando de un claro entre tanta lluvia y nieve, incluso había salido el arcoiris y correr se me hacía más ligero mientras pensaba en mis cosas y serpenteaba por caminos de tierra. Al llegar a una de las hípicas que está en medio de la montaña me salió un perro que estaba suelto y sin darme tiempo a reaccionar me mordió por detrás en el muslo, a traición.Menos mal que reaccioné rápido, me volví y empecé a gritarle mientras me ladraba y no me amedranté porque el perro seguía haciéndome cara y no había nadie para ayudarme. Empecé a pedir ayuda pero resulta que ese día no había nadie en la hípica y habían dejado los tres perros sueltos.

No sé de donde saqué valor para espantar al perro y seguir corriendo al pueblo, pero qué iba a hacer, allí no había nadie y llevaba un buen mordisco, la malla rota estaba llena de sangre y me asusté bastante, bajé directamente a la Policía y llorando les conté lo que me había pasado, así que rápidamente me llevaron al Centro de Salud para vacunarme y curarme la herida y vimos que no había desgarrado afortunadamente, pero que tenía un buen mordisco y un buen susto.

Por si acaso os pasa, os dejo esta noticia que he publicado en www.sportlife.es sobre lo que hay que hacer ante un ataque de perro.

No quiero dar muchas vueltas al tema, a mi me gustan los animales y nunca he tenido miedo a los perros cuando me salen al trote mientras corro, me paro y los dejo olerme para que se tranquilicen, pero en este caso no tuve ninguna opción, ni le vi venir y me parece que los responsables son los dueños que dejan un perro que ya había atacado antes suelto, sin atar, con las puertas abiertas y sin nadie a cargo. Yo he sido afortunada dentro de lo malo porque sólo me he llevado un mordisco, pero podía haber sido peor y me hubiera encontrado sola y sin ninguna ayuda.

De momento, me ha tocado tomar antibiótico y vacunarme, con el tiempo tendré una cicatriz de recuerdo para contar mis historias de corredora y es que ¡Lo que no me pase a mi! Algún día os contaré más, ya me ha picado una víbora, me ha salido un elefante corriendo y me han perseguido a punta de navaja hasta mi trabajo, y todo eso mientras entrenaba...tendré que escribir un libro y desde luego no pienso titularlo con lo de 'Correr es de cobardes'.

Mientras estoy animando a una amiga que tiene perro a correr conmigo, porque ahora no puedo evitar asustarme cada vez que me cruzo con algún perrillo, da igual el tamaño que tenga. Los dueños siempre te dicen lo mismo: Tranquila, que no muerde, pero yo ya no me fío, será cuestión de tiempo que se me pase el susto, pero de momento ahí estoy superando el 'traumilla'.

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...