Fabricando mis propias botas de montaña en Bestard

¿Te crees capaz de fabricar una bota de montaña que funcione de verdad? Yo nunca pensé que pudiera hacerlo… pero Bestard y GORE-TEX propusieron el reto a Sport Life y nos invitaron a su fábrica en Lloseta (Mallorca); no sólo para poder seguir el proceso de fabricación de una bota artesanal, también para probar la bota fabricada por nosotros mismos en el barranco de Biniarax ¡Así pudimos comprobar que no perdíamos la suela por el camino!
redaccion -
Fabricando mis propias botas de montaña en Bestard
Nutrición y deporte
Nutrición y deporte (blog de Yolanda Vázquez Mazariego)

“¿Entrenas para comer o comes para entrenar?“

¿Te crees capaz de fabricar una bota de montaña que funcione de verdad? Yo nunca pensé que pudiera hacerlo… pero Bestard y GORE-TEX propusieron el reto a Sport Life y nos invitaron a su fábrica en Lloseta (Mallorca); no sólo para poder seguir el proceso de fabricación de una bota artesanal, también para probar la bota fabricada por nosotros mismos en el barranco de Biniarax ¡Así pudimos comprobar que no perdíamos la suela por el camino!

Como dice un refrán: ‘Zapatero a tus zapatos’ para indicar que no te metas donde no te llaman, pero pocas veces se puede hacer una prueba de laboratorio tan completa como la de este mes, y menos sin atravesar fronteras y acabar en un país de Oriente. Por eso cuando Calzados Bestard y GORE-TEX nos propusieron fabricarnos nuestras propias botas de montaña, no pudimos resistir el reto y decidimos probar, ya que Bestard es un clásico en la montaña por sus altas prestaciones en tecnología y calidad y la fabricación artesanal, y a la hora de aprender mejor contar de maestro a uno de los grandes en calzado de alta montaña. El director y propietario de la marca, Antoni Bestard fue un adelantado a su época, montañero e hijo de una familia de zapateros mallorquines de calzados y botas militares, empezó a hacer botas de montaña rígidas y duras… pero como buen ‘genio zapatero’ su mente inquieta le llevó a preguntarse: ¿qué pasaría si pusiéramos una membrana de GORE-TEX a una bota? Y ni corto ni perezoso, en 1985 contactó en una feria de montaña en Grenoble con GORE-TEX, y empezaron a hacer moldes y a diseñar un nuevo concepto de bota de montaña, impermeable y transpirable. Con su colaboración, se acabó lo de untar grasa de caballo a las botas, marcaron el comienzo de una nueva era en el calzado de alta montaña.

Ahora, Bestard se vende en más de 30 países y su marca es sinónimo de gran calidad; con la ventaja de que la fábrica de Mallorca mantiene su proceso artesanal, asegurando un control personal de cada bota que se fabrica y sale al mercado como pudimos comprobar en la fabricación de nuestra propia bota Tritón, el modelo más versátil de la marca.

¿Qué pasos hay para hacer una bota de montaña?

Pues hay 6 pasos, nunca imaginé que hacer una bota fuera tan complicado hasta que vez las piezas en una mesa como si fuera un puzzle para montar y empiezas a preguntarte donde te has metido. Una bota no es sólo una suela pegada a unas pieles y unos cordones, aquí hay forros, plantillas, suelas de caucho, diferentes pieles para cada zona, etc. hasta llegar a 70 piezas de montaje como las que tiene el modelo Tritón que vamos a fabricar, y esta es sencilla, ¡Hay botas con más de 100 piezas!

Son 6 pasos los que se requieren para hacer una bota como la Tritón, disponemos de 3 horas, aunque se precisan 24 horas para hacer una bota como ésta. Nos saltamos la 1ª parte, el desarrollo y diseño del producto, algo de la 2ª parte que es el corte/aparado; puesto que el corte es la parte de la bota que envuelve el pie sin la suela y estos pasos son muy especializados y no para novatos como nosotros, aunque nos dejan probar a hacer cortes con el material para hacernos una idea. En la fábrica nos encontramos con el corte de piel del modelo Tritón, en mi caso el Tritón Lady, con nuestro nombre y talla, la pieza básica con la que vamos a trabajar y pasamos a la fase 3, la producción del forro o botín interior, que para mi es la parte más técnica y meticulosa. Hay que cortar el forro laminado de GORE-TEX, coserlo para dar forma al botín con costuras en zig-zag y hacer el termosellado de los pespuntes para asegurarse la estanqueidad del botín. Sinceramente, esto no es coser y cantar, aquí toca mirar y alabar la habilidad de las operarias, pues después toca comprobar la estanqueidad de cada bota, una por una se colocan en un tanque de agua, para ver que son impermeables y poder desechar cualquier producto defectuoso. Un detalle que marca la diferencia y asegura la calidad de cada bota Bestard. La fase 4 es el montado del corte de piel con las punteras y taloneras, la bota ya empieza a tener forma, me atrevo a ir montando, poner cola e ir pegando las partes de las botas… Afortunadamente, los operarios de la fábrica nos van ajustando cada proceso, encajando bien los botines para evitar arrugas que pueden producir roces y ampollas y lijando los restos de cola que pueden dañar el laminado de GORE-TEX y producir pequeñas roturas que permitan la entrada de agua en la bota. La fase 5 es el pegado de la suela, con un lápiz marcamos el perfil de la suela que se unirá a la suela y encolamos, ya me atrevo a prensar la suela con la bota y lijar, pero me aseguro que el operario lo revise cada vez. Pasamos al túnel de calor para asegurar que la suela o piso de caucho se pega bien al corte de piel, ¡no sea que vayamos a quedarnos sin suela mañana en el barranco! Llega la fase 6, el acabado y control de producto, sacamos la horma, se eliminan las manchas de cola y los defectillos que hemos dejado, se coloca la plantilla anatómica, los cordones y las etiquetas, pasamos la atenta revisión final de una operaria que da el visto bueno a la bota o la descarta si no da la talla y si pasamos el examen… montamos la caja de cartón y las metemos para llevárnoslas al hotel. ¡Recién hechas para probarlas al día siguiente! Me hago la foto con mis flamantes botas Bestard rojas y en mi cara todavía se refleja duda de si habré sabido hacer los pasos correctamente… mañana lo comprobaré.

Al día siguiente nos vamos al Barranco de Biniaraix, un recorrido de 12 kilómetros en el GR-221 de Mallorca, el autobús nos deja en el embalse de Cuber donde nos ponemos nuestras botas dispuestos a estrenarlas aprovechando el día soleado mallorquín, la sensación es diferente a la ilusión de estrenar botas… a las botas de montaña se las coge cariño con el tiempo, cuando las miramos y recordamos las marchas y experiencias con las que hemos ido pisando los caminos recorridos, esta vez el cariño ya está iniciado, son mis botas, las he fabricado yo, me siento responsable si me rozan o me hacen daño, asumo mi responsabilidad si hay un defecto de fabricación. Después de 4 horas, la bota se adapta perfectamente a mi pie, es un recorrido sencillo y poco exigente pero de bajada, perfecto para poner a prueba cuadriceps y rodillas y poder comprobar que la bota es cómoda, ¡mis uñas siguen en su sitio y no se han quedado clavadas en la puntera de la bota con el desnivel! Llegamos a la bahía de Soller, da pena quitarse las botas, pero el agua invita al baño antes de una paella deliciosa para volver a casa con buen sabor de boca.

Y lo más importante, me preguntaréis ¿Cómo te han ido tus botas? Pues mi respuesta sincera es muy bien, reconozco que tengo el defecto maratoniano de preferir zapatillas de correr para andar por la montaña y no soy fan de las botas por su rigidez y control de tobillo… pero después de haberlas probado en la marcha, me he sentido muy cómoda, no he tenido rozaduras ni ampollas y mi tobillo no está limitado en el movimiento… ¿amor de madre? No, decididamente no, esto es una prueba objetiva de laboratorio, y hay que reconocer el trabajo bien hecho cuando te dan la oportunidad de ponerlo a prueba, Bestard sabe lo que hace, más cuando se arriesga a enseñar sus secretos a unos novatos periodistas y exponerse a sus críticas. La bota me gusta y en su tono rojo he dejado un poquito de mi corazón… ¡que ahora también sueña con hacer montañas con sus nuevas botas!

Y si queréis ver el vídeo para comprobar que estuve allí, os dejo este enlace al vídeo de como hacer tu bota de Bestard que han elaborado los periodistas de cmdsport. Y el vídeo de como hacerse un nudo que no se deshace nunca en la bota de montaña, el nudo Bestard que nos grabó Elena Moro de la revista Oxígeno.

 

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

El espíritu de la maratón más internacional...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...